Sur de la Florida

Buscan cambios drásticos en distritos electorales

¿Qué pasaría si los políticos escogieran a los votantes?

Los críticos de la modificación de los distritos electorales, el políticamente cargado proceso de establecer límites geográficos para la elección de los legisladores estatales y federales, alegan que eso es exactamente lo que ocurre cada década después de un censo federal.

Utilizando tecnología informática de punta que ubica a los electores por partido, raza, ingresos y hasta las veces que van a la iglesia, el partido que gobierne en Tallahassee modifica los distritos para proteger a influyentes políticos y perjudicar a sus contrarios.

"Es un sistema arreglado'', dice Ellen Freidin, presidenta de campaña de FairDistrictsFlorida.org, un grupo no partidista que ha lanzado una petición para reformar cambiar la modificación de los distritos electorales. "Cuando los legisladores se sientan a demarcar, es como quien se sienta a jugar poker y puede escoger las barajas que quiera''.

El grupo planea recoger 676,811 firmas en todo el estado para el primero de febrero e incluir dos enmiendas constitucionales en la boleta del 2010, antes que comience la modificación de demarcaciones electorales. Las enmiendas plantean que los distritos legislativos no deben fijarse para favorecer a ningún titular o partido político, sino que se deben fijar cuidadosamente y tomar en cuenta los límites de municipios y condados.

En otras palabras, que los distritos ideales no se parecerían en nada al mapa electoral de la Florida, que dividen las comunidades y hacen que los electores duden sobre quiénes los representa en Tallahassee y Washington.

Cuando Michael Udine, alcalde de Parkland, trató recientemente de ayudar a varios vecinos a solucionar el problema de las paredes de tablaroca china en sus viviendas, llamó al representante de la zona en el Congreso, Ron Klein. Pero resulta que es el representante federal Ron Wexler quien representa a los propietarios afectados en el extremo occidental del municipio.

Udine recuerda que los propietarios de la misma subdivisión protestaron porque Klein no estaba en sus boletas en el 2006 aunque sabían que se había postulado al Congreso.

"Muchos pensaron que tenían la boleta equivocada'', dijo Udine. "Hasta a mí me confunden esos límites disparejos''.

No todo el mundo cree que las demarcaciones están mal. Se espera la oposición de los legisladores republicanos que podrían controlar las nuevas demarcaciones después del Censo del 2010 y posiblemente también de algunos titulares negros preocupados por la seguridad de sus empleos.

Una rara alianza entre legisladores negros republicanos y demócratas creó el mapa legislativo de 1992 y ayudó a elegir a los primeros legisladores estatales negros desde la Reconstrucción, lo que allanó el camino para que los republicanos tomaran el control del Congreso estatal.

Los votante negros fueron asignados a un puñado de distritos para elevar al máximo su influencia política y al mismo tiempo evitar el peligro que podrían representar para candidatos republicanos en distritos vecinos.

El año pasado la Legislatura, controlada por los republicanos, trató infructuosamente de impugnar en los tribunales las propuestas enmiendas constitucionales de demarcación. Pero la mayoría de los legisladores negros han eliminado la antigua resistencia de la minoría comunitaria a las reformas y han firmado la petición. Lo mismo ha hecho el representante Kendrick Meek, de Miami, que aspira a ser el primer senador federal negro de la Florida.

El representante estatal Joe Gibbons, por Hallandale Beach, quien dirigió el concilio político negro cuando aprobó las proyectadas enmiendas constitucionales en abril, señaló que él y otros dos legisladores negros representan a distritos con mayoría de electores blancos. Según Gibbons, eso prueba que los afroamericanos pueden ser elegidos en distritos con una población de mayoría negra, aunque no abrumadoramente.

"Hay una base de respaldo mayor para candidatos de minorías, como lo prueba Barack Obama, pero todavía hay gente que no confía tanto'', dijo, y añadió: "Cuando hay distritos con un porcentaje alto de electores de minorías, eso impide que los distritos que los cruzan posiblemente elijan a miembros de minorías''.

Las proyectadas enmiendas prohíben específicamente la existencia de distritos que pongan en peligro el derecho al voto de las minorías. Y cuando los activistas de derechos civiles advirtieron que una comisión de demarcación bipartidista no podía representar adecuadamente a loselectores negros, los que defienden las enmiendas decidieron mantener el poder en manos de la Legislatura.

Incluso así, los representantes federales demócratas Alcee Hastings, por Miramar, y Corrine Brown, por Jacksonville, legisladores negros elegidos en 1992, no se han sumado al grupo todavía, lo mismo que un pequeño grupo de legisladores estatales negros.

"Siempre tengo cautela debido al avance de las minorías'', dijo el senador estatal Chris Smith, de Fort Lauderdale. "Quiero garantizar que podremos seguir adelantando o mantener lo que hemos conseguido''.

La posibilidad de que la Florida consiga uno o dos escaños más en el Congreso federal después del censo del 2010 hace aumentar lo que está en juego.

Los demócratas señalan que aunque están un poco atrasados en la inscripción de votantes, los republicanos tienen casi dos terceras partes de los escaños en ambas cámaras.

Las enmiendas representan la mayor esperanza del Partido Demócrata de poder romper ese cerco republicano.

"Claro que tendría que revisarlo antes de opinar sobre esa enmienda en particular'', dijo el gobernador republicano Charlie Crist la semana pasada. "Creo que el sistema que tenemos funciona bastante bien''.

El Partido Republicano de la Florida no ha adoptado una postura oficial hasta ahora y su portavoz Katie Gordon dice que no planea invertir fondos en la campaña. Todavía podría surgir oposición de grupos que favorecen a los republicanos y de intereses empresariales que deseen mantener las cosas como están.

El republicano Mike Haridopolos, quien debe dirigir la modificación de los distritos electorales en el Senado estatal, dice que el proceso sigue normas cuyo fin es garantizar la igualdad.

"Hay leyes muy estrictas, incluso fallos judiciales'', dice. "El hecho es que los liberales están impulsando esto''.

FairDistrictsFlorida.org oficialmente no es partidista, pero sus líderes y donantes son mayoritariamente demócratas. El grupo ha recaudado alrededor de $1 millón, fundamentalmente entre la base base tradicional de activistas demócratas, sindicatos y abogados litigantes.

La mayor parte del dinero se ha asignado a una firma de asesoría política liberal de California que usa asigna personal para realizar peticiones de firmas en todo el estado.

Uno de los pocos republicanos que participa en la campaña es el presidente de FairDistrictsFlorida.org, Thom Rumberger, abogado de Tallahassee y veterano de la batalla por las demarcaciones de 1992.

"Nadie quiere renunciar a su poder, pero es lo correcto'', dice.

"Garantizo que los demócratas estarían haciendo exactamente lo mismo si la situación fuera al revés''.

  Comentarios