Sur de la Florida

Se agota el espacio para desperdicios nucleares

La central nuclear de Turkey Point en febrero pasado.
La central nuclear de Turkey Point en febrero pasado. AP

Después de que más de dos millones de libras de desperdicios nucleares se han acumulado en el sur de Dade durante 35 años, Florida Power & Light trata discretamente de conseguir un cambio de zonificación que le permita usar seis acres de su terreno en Turkey Point para almacenar contenedores especiales a cielo abierto.

Los ecologistas saben desde hace tiempo que la FPL planeaba usar los contenedores, pero no sabían que era necesario un cambio de zonificación, que generalmente contempla un debate público que pudiera llevar a modificaciones a la propuesta de la FPL.

"Esto es nuevo para mí'', dijo Lloyd Miller, del National Parks Trust del Sur de la Florida. "No había escuchado nada'', dijo Mark Oncavage, que sigue los temas energéticos del sur de la Florida en el Sierra Club. "Creo que deberíamos tener un papel en esto'', agregó.

"Dos personas me han dicho que algo está pasando pero no tengo detalles'', dijo Laura Reynolds, de Audubon. "¿Me puede dar detalles?"

Tom Veenstra, portavoz de la FPL, dijo que la empresa no ha hecho ningún secreto del plan de almacenar desperdicios nucleares en contenedores a cielo abierto. "La información sobre este proyecto está en nuestra página de internet desde el 2006, y desde el 2007 lo hemos discutido como parte de nuestras presentaciones a la comunidad''.

Sin embargo, la página electrónica no menciona la necesidad de cambiar la zonificación.

El problema de la FPL es que se está quedando sin espacio para almacenar desechos nucleares en Turkey Point y no los puede enviar a otro lugar en el país. Durante más de una década, el gobierno federal ha tratado de crear un instalación nacional para manejar desechos nucleares debajo la Yucca Mountain en el desierto de Nevada, pero el proyecto no ha podido avanzar debido a la feroz oposición de los ecologistas y los habitantes de la zona.

Marc LaFerrier, director del Departamento de Planificación y Zonificación de Miami-Dade, dijo que no sabe si la solicitud de la FPL al condado podría resolverse burocráticamente o requeriría una audiencia pública. "Esto es un diferente a la aprobación normal de un plan''.

Y los ecologistas quieren la audiencia. "Son temas muy importantes'', dijo Reynolds. ‘‘Debido a la proximidad de este lugar al agua, nos preocupa el ascenso del nivel de las aguas con el calentamiento global y debido a los ciclones''.

Una audiencia en el condado pudiera ser la última oportunidad de los ecologistas para detener la ampliación de la zona de almacenamiento. El mes pasado el Departamento de Protección Ambiental de la Florida aprobó el cambio.

Durante más de 30 años, la FPL ha almacenado los desechos nucleares de Turkey Point en piscinas de hormigón revestidas de acero inoxidable. Esas piscinas estarán a plena capacidad en los próximos dos años, escribió Veenstra en un mensaje electrónico, y la FPL piensa comenzar a usar contenedores especiales en estructuras tipo silo de seis pies de ancho y 16 pies de alto formados por "contenedores de acero inoxidable dentro de módulos de hormigón de dos a cuatro pies de espesor.

En todo el país se han estado usando estos contenedores desde hace más de 20 años en 55 puntos de almacenamiento, dijo Veenstra. "Han demostrado ser seguros y ecológicamente apropiados''.

Los contenedores cumplen los requisitos de la Comisión de Normación Nuclear, como que sean resistentes a ciclones, inundaciones y otros fenómenos, dijo Veenstra.

"La instalación misma estará muy protegida e incluye múltiples capas de protección, como una cerca de perímetro, sensores de radiación, un sistema de barreras para vehículos, un sistema de detección de intrusión de alta tecnología, vigilancia permanente y patrullas regulares de seguridad''.

En un memorando del 14 de mayo al gobierno estatal, LaFerrier escribió que para conseguir la aprobación de zonificación, la FPL tiene presentar un plan que muestre un sistema de drenaje en el lugar que impida que el agua de escrurrimiento pueda alcanzar la Bahía de Biscayne y otras áreas, incluso en caso de grandes inundaciones provocadas por ciclones.

La principal preocupación de los ecologistas es proteger las aguas. "Hay todo tipo de problemas con la entrada del agua'', dijo Oncavage, del Sierra Club. "Pudiera haber ciclones además del calentamiento global. ¿Cuánto hay que levantar los contenedores para protegerlos de una marejada ciclónica?"

El memorando del condado indica que la FPL ha hecho "referencia a una elevación de 18.3 pies'', pero LaFerrier dijo que la empresa "todavía no ha presentado planes'' y no está claro si esa altura se refiere a terrenos construidos hasta ese nivel o una plataforma de hormigón sobre el terreno. La FPL no respondió a una pregunta del Herald sobre la elevación del lugar de almacenamiento.

"Ciertamente me gustaría ver los planes'', dijo Oncavage. "El combustible [nuclear] usado puede ser extremadamente peligroso''.

Reynolds, director ejecutivo de Tropical Audubon, dijo que le preocupa que la FPL planee construir otros dos rectores nucleares en Turkey Point y que buscar una cambio de zonificación para almacenar más desechos nucleares sería otro paso hacia la aprobación de la ampliación.

Según informes federales, los desechos nucleares de Turkey Point son de 40 toneladas todos los años, cifra que pudiera duplicarse con la entrada en operación de dos reactores más dentro de varios años.

"Quiero dejar en claro que no nos oponemos a la energía nuclear'', dijo Reynolds, ‘‘pero tenemos que examinar con una lupa la ampliación de este lugar en particular porque puede haber una elevación significativa del nivel del mar y marejadas ciclónicas entre dos parques nacionales. Sin una Yucca Mountain no están avanzando de manera sostenible''.

La respuesta de FPL es que no hay alternativas. "Debido a restricciones planificadas de espacio en las piscinas, esperamos que la construcción de los contenedores ocurra en el 2009 o el 2010 y que almacenamiento comience en el 2011'', dijo Veenstra.

Pero al menos será un lugar verde, porque para los seis acres el condado ha solicitado plantar nueve árboles por acre y 10 arbustos por cada árbol'' aunque pudieran plantarse en otra parte si FPL lo prefiere.

  Comentarios