Sur de la Florida

Demandan a Cutié, su esposa y a la Policía de Biscayne Park

Alberto Cutié y su entonces novia Ruhama Buni Canellis, en la Iglesia de la Resurrección después de la misa, el 31 de mayo del 2001.
Alberto Cutié y su entonces novia Ruhama Buni Canellis, en la Iglesia de la Resurrección después de la misa, el 31 de mayo del 2001. El Nuevo Herald

Un hombre que dice ser el ex novio de Ruhama Buni Canellis, la flamante esposa del ex sacerdote católico Alberto Cutié, puso una demanda a la pareja y al Departamento de Policía de Biscayne Park.

En una demanda judicial presentada en el tribunal de circuito de Miami-Dade, Maxi Paulus Ratunuman, de 44 años, afirma que la policía de Biscayne Park lo arrestó sin motivo el 6 de junio mientras instalaba un piso de losas en la casa de un cliente en Griffing Boulevard, en Biscayne Park.

La razón: Ratunuman, quien según la demanda vivió por tres años con Canellis en el área de Biscayne Park y la ayudó a criar a su hijo adolescente, tenía información "que podría traer malas consecuencias'' para ella y para Cutié, quienes querían sacarlo de en medio.

Los archivos del condado muestran que el agente de la policía de Biscayne Park Antonio Sánchez, quien es nombrado en la demanda junto al agente Raimundo Atesiano, arrestó a Ratunuman por entrar sin autorización en propiedad privada.

Ratunuman, oriundo de Indonesia, está en estos momentos en el Centro de Detención Metro West por razones de inmigración. El también enfrenta cargos de manejar con una licencia vencida. La fecha de su juicio está fijada para el 15 de julio.

Ratunuman y Canellis "tenían planes de casarse y tener hijos'', de acuerdo con la demanda. Ratunuman pagaba la hipoteca de la casa porque Canellis "no podía pagarla sola'', pero entonces ella "comenzó a engañarlo con'' Cutié.

La demanda no especifica cuándo sucedió esto, pero Cutié ha dicho que él y Canellis comenzaron sus relaciones hace dos años. La demanda tampoco dice qué tipo de información perniciosa tiene Ratunuman sobre la pareja. Ratunuman pide en la demanda $15,000 por ‘‘angustia psicológica, pérdida de ingresos y de capacidad de ingresos'', así como por los costos de la hipoteca y remodelación de la casa que supuestamente Canellis prometió devolverle.

Papeles judiciales muestran que Canellis compró en el 2003 una casa de dos cuartos en el 10951 NE 3 Avenue, cerca de Biscayne Park, y la vendió en el 2007 por $180,000.

Sánchez no quiso contestar preguntas ayer, y los abogados de Ratunuman en la firma de Fort Lauderdale Goldman & Hellman no devolvieron llamadas.

Nadie contestó ayer tampoco el teléfono del apartamento de Miami Beach listado en estos momentos a nombre de Canellis.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios