Sur de la Florida

Proeza médica brinda nueva vida a bebé

Panagiotis Galitis junto a su madre Maria Galitis en una conferencia de prensa en el edificio Alamo del Jackson Memorial Hospital.
Panagiotis Galitis junto a su madre Maria Galitis en una conferencia de prensa en el edificio Alamo del Jackson Memorial Hospital.

Para finales de mes, el pequeño de 16 meses Panagiotis Galitis regresará a su nativa Grecia, donde se reunirá con su saludable hermano mellizo, y estará listo para comenzar una nueva vida, con un nuevo hígado, estómago, pancreas e intestino.

El trasplante de varios órganos --que realizaron médicos del Holtz Children's Hospital, que forma parte del Centro Médico de la Universidad de Miami (UM) y el Hospital Jackson Memorial-- se hace de forma habitual a cientos de pacientes. Sin embargo, con un peso de siete libras, Panagiotis es el recién nacido más pequeño al que se le ha hecho un trasplante de tal complicación.

En una conferencia de prensa que tuvo lugar ayer, el animado bebé con mejillas rozagantes sonrió y jugó con los médicos y con sus padres, sin demostrar el menor indicio de haber pasado gran parte de su corta vida en un hospital.

"La realidad es que cuando estás cosas funcionan, realmente funcionan bien'', dijo el doctor Andreas Tzakis, director del Programa de Hígado y Gastrointestinal de la Universidad de Miami (UM) quien es también de Grecia.

El viaje de Panagiotis comenzó en enero del 2008 cuando su madre, Maria Galitis, dio a luz a dos niños mellizos en Atenas, Grecia.

Poco después de haber nacido, el pequeño Panagiotis contrajo una enfermedad en los intestinos y un fallo en el hígado. La enfermedad le impidió comer e hizo que tuviera que depender de ser alimentado vía intravenosa.

Después de varios intentos fallidos para repararle sus intestinos en el hospital pediátrico de la Universidad de Atenas, Panagiotis fue aerotransportado al Holtz Children's Center, que forma parte de uno de los pocos centros médicos en el mundo donde se realiza este tipo de cirugía.

A los médicos les preocupaba que el frágil niño no pudiera sobrevivir el vuelo a Miami, todo ello sin hablar de la compleja operación que le esperaba.

Sin contar con órganos tan pequeños para que cupieran en el minúsculo cuerpo de Panagiotis, el equipo médico del Centro Médico de la Universidad de Miami (UM) y el Hospital Jackson Memorial se vio obligado a reducir el tamaño de los órganos.

Panagiotis, sin embargo, derrotó todos los obstáculos.

En la actualidad, con casi 18 libras y creciendo a gran rapidez, el bebé milagroso puede comer y levantar la cabeza por sí mismo.

"En mi corazón sentía que al niño le iría bien, pero nunca me imaginé que tendría una recuperación tan rápida'', dijo el padre, Isaac Galitis, mientras sostenía a su hijo sonriente entre los brazos.

El regreso a Grecia será especialmente memorable ya que es la primera vez que Panagiotis vivirá con su hermano, Nicholas, que pesa más de 20 libras y ya ha empezado a dar sus primeros pasos.

Los médicos dicen que en un año o dos, los mellizos pesarán aproximadamente lo mismo y tendrán las mismas capacidades físicas.

Se espera que Panagiotis viva una vida normal, pero deberá visitar a los médicos de forma regular para monitorear cómo va su salud.

Aunque satisfechos por los progresos del niño, los médicos dijeron que será un poco amargo separarse de la familia Galitis y del pequeño y "encantador'' Panagiotis.

Eddie Island, director del Departamento de Trasplante de Hígado y Cirugía Gastrointestinal de la UM, dijo: "Queríamos darle al niño una oportunidad para que viviera, y aceptó de lo más bien''.

  Comentarios