Sur de la Florida

Vendieron todo para comprar el bote de sus sueños, pero el gusto les duró dos días

Tanner Broadwell y su novia Nikki Walsh con su perro Remy.
Tanner Broadwell y su novia Nikki Walsh con su perro Remy. Gofundme

Una pareja de Colorado que se mudó a Florida planeó durante un año comprar un barco para vivir en la embarcación y navegar por el Caribe, pero naufragaron dos días después de zarpar y sólo lograron rescatar a su perro de 2 años y algunas pertenencias.

Tanner Broadwell, de 26 años, y Nikki Walsh, de 24 años, residentes de Tamba Bay, vendieron todas sus pertenencias, incluyendo su vehículo, para comprar la embarcación de 28 pies de largo y disfrutar de una vida serena en alta mar.

“Mi novio (Tanner, 26) y yo (Nikki, 24) habíamos planeado durante un año comprar un velero, vivir en él y navegar hasta el Caribe. Nuestros planes futuros eran navegar por el mundo algún día. Vendimos todas nuestras pertenencias y nuestro automóvil para comprar nuestro velero de 28 pies y nos mudamos a él con nuestro pug de 2 años, Remy”, contó Walsh en el sitio Gofundme.


Relató que finalmente prepararon el bote para su viaje a Cayo Hueso desde Tarpon Springs, Florida, después de trabajar en un astillero y entregar embarcaciones durante unos meses. Zarparon con comida y suministros.

“Al día siguiente nos dirigimos al canal Johns para anclar durante la noche y nos encontramos con un objeto sumergido en el agua y nuestros sueños y el trabajo duro se hundieron debajo de nosotros muy rápidamente”, detalló.

sunken-boat-credit-gofundme
El bote de Tanner Broadwell y su novia Nikki Walsh hundido en las aguas del Golfo de México. Gofundme

Su viaje llegó al final el miércoles de la semana pasada cuando la embarcación golpeó algo y se detuvo totalmente, explicó a su vez Broadwell.

Entraron en pánico cuando el agua comenzó a inundar el bote y a arrasar con todo lo que tenían. Lo único que salvaron fueron algo de ropa, dinero, documentos personales y su perro que tenía un chaleco salvavidas.


“Perdimos todas y cada una de nuestras pertenencias, no tenemos seguro, pero todos logramos salir con vida y no nos damos por vencidos con nuestros sueños”, dijo Walsh.

Ahora necesitan dinero para sacar el barco hundido y por eso lanzaron una campaña de recolección de fondos en Gofundme con una meta de $10,000.

“¡Los $10k son para sacar el bote del agua! Es lo primero y más importante que tenemos que hacer. Cualquier cosa extra es para conseguir un nuevo barco y continuar nuestra aventura. No renunciamos a nuestro sueño”, dijo Walsh.

La pareja logró recaudar $11, 461 aportados por 263 personas en tan solo tres días.

“Dios los bendiga y agradecemos a cada persona que donó, ¡usted no sabe lo que significa para nosotros!”, expresó.

Sezary Krupa vivía en su velero de 33 pies, amarrado en la Bahía de Biscayne, hasta que el huracán Irma lo arrastró a una mansión en Coconut Grove. Su bote no fue el único que fue arrastrado a la casa: hay cuatro barcos en total.

Felipe Francia cuenta sobre un incidente en el que varios botes fueron destruidos después que uno de ellos se prendió fuego y explotó en el río de Miami el martes 2 de enero del 2018.

Siga a Sonia Osorio en Twitter: @soniaosoriog.

  Comentarios