Sur de la Florida

Camionero sobrevive feroz accidente en la I-95

Jimmy Hill ha estado manejando rastras y camiones desde hace 40 años, y ha tenido que pasar por algunas situaciones difíciles en su vida. Sin embargo, la violenta explosión que sobrevivió el pasado lunes lo ha dejado al borde de las lágrimas.

No se trata de que haya escapado milagrosamente a la muerte, ni tampoco la tranquilidad de que nadie estaba en la carretera cuando su tanquero lleno de 8,000 galones de gasolina explotó y se convirtió en un verdadero infierno.

Hill, de 63 años, se ha quedado devastado porque uno de los dos perros que iban en el vehículo con él, una perra springer spaniel de ocho meses llamada Jesse, murió.

''Creo que salió lanzada del camión'', dijo Hill.

Un informe de que un perro negro y blanco había sido visto vagando cerca del accidente en la autopista I-95 le había dado esperanzas, pero después se supo que los bomberos encontraron a la perra muerta, y se la llevaron del lugar.

Hill se dirigía hacia el norte por la I-95 el lunes a eso de la 1:30 a.m. Llevaba gasolina desde Fort Lauderdale a una gasolinera Shell en Gun Club Road.

``Es mucho mejor viajar a esa hora de la noche'', dijo Hill.

Pero cuando salía en la salida de Southern Boulevard, se topó con una camioneta abandonada que estaba en un carril de la autopista.

Un portavoz de la Patrulla de Caminos de la Florida (FHP) dijo que cuando Hill trató de no chocar con el vehículo abandonado, la maniobra provocó que el tanquero saltara al aire. La cabina se separó del resto del vehículo, y el tanquero cayó encima de la camioneta y estalló en llama, dijo el teniente Earl Brown, mientras equipos de limpieza se encargaban de recoger los hierros calcinados de la carretera.

Hill y su otra perra, Jubilee, la hermana de Jesse, pudieron escapar por la ventanilla de la cabina, y ponerse a salvo.

''En mis años de chofer, he visto muchas cosas, pero nada parecido a esto'', dijo Hill, que vive en Palm Springs. ``Fue una suerte de que ocurriera a la 1:30 de la mañana cuando no hay nadie en la carretera''.

Hill fue llevado al hospital St. Mary's Medical Center donde fie atendido por quemaduras de segundo grado que van desde su muñeca izquierda hasta el hombro, y por lesiones menores en los brazos y la cara. La aparatosa explosión obligó a cerrar todas las sendas de la I-95 durante una hora. Y tomó más de un día reparar el daño que sufrió la autopista.

Entretanto, Hill sigue quejándose de haber perdido a su bella e inteligente Jesse. ``Me da mucho dolor que haya muerto''.

  Comentarios