Sur de la Florida

Pronostican que será un año duro para hospitales del sur de la Florida

El Dr. José Lamelas (centro), jefe del departamento de Cirugía Cardiovascular del Mont Sinai Medical Center, es asistido por el cirujano Dr. Clark Wang (derecha) durante una operación de corazón abierto, el 24 de junio del 2009.
El Dr. José Lamelas (centro), jefe del departamento de Cirugía Cardiovascular del Mont Sinai Medical Center, es asistido por el cirujano Dr. Clark Wang (derecha) durante una operación de corazón abierto, el 24 de junio del 2009. The Miami Herald

El año pasado fue brutal para los hospitales del sur de la Florida, y este año será probablemente peor.

El sistema Baptist Health, que había sido inmensamente próspero en el pasado, sufrió pérdidas de $71.7 millones en su año fiscal 2008. El Miami Children's Hospital perdió $72 millones. Holy Cross perdió $25 millones, y el Mercy, $34.8 millones.

Estos cuatro hospitales sufrieron serias pérdidas en sus carteras de inversiones, pero otros, en particular el Jackson y el Homestead, están comenzando a sentir los efectos de la recesión a medida que crece el número de sus pacientes con seguro.

Lo peor podría estar por venir. "Va a ser un año particularmente duro, sobre todo para las instituciones que dependen de fondos públicos'', declaró Linda Quick, presidenta de la Asociación de Hospitales y Salud del Sur de la Florida.

Tanto los distritos de hospitales públicos de Broward y, en menor grado, el Jackson Health System de Miami-Dade dependen de los impuestos a la propiedad, que están declinando a medida que bajan los precios de la vivienda.

El aumento del desempleo ha empeorado la situación. Quick afirmó que un sondeo reciente reveló que, cada vez que sube el desempleo nacional en uno por ciento, eso se traduce en 100,000 nuevos pacientes elegibles para recibir los beneficios del Medicaid, un hecho que escalofría a los ejecutivos de los centros médicos porque los pagos del Medicaid están a menudo por debajo de los costos médicos.

No obstante, muchos ejecutivos han quedado sorprendidos de que la recesión no haya traído a más pacientes sin seguro médico a sus salas de emergencia.

Broward Health reporta que los cuidados médicos no pagados han aumentado poco. Un ejecutivo del Hospital de la Universidad de Miami declaró que el aumento de pacientes sin seguro ha sido "bastante escaso''.

Ralph Lawson, director de finanzas del Baptist Health South Florida, aseguró que el Homestead Hospital, que sirve a un área con muchos inmigrantes y otras personas sin seguro médico, vio un incremento de deudas sin pagar y cuidados de caridad de casi el doble, pero que los otros hospitales del sistema han mantenido ganancias y volumen estables. "Esto ha sido algo sorpresivo para mí''.

Varios ejecutivos hospitalarios sugirieron que la razón podría ser que, con más de 800,000 personas sin seguro médico en Miami-Dade y Broward, la atención médica no pagada ya es estratosférica, y que los que han quedado sin seguro recientemente no han estado sin él suficiente tiempo para que su estado de salud decline.

Jackson Memorial, sin embargo, está siendo azotado por el problema. El sistema público reportó un excedente de $26 millones para el año fiscal que terminó el 30 de septiembre, incluyendo cuidados primarios y centros de atención especializada, pero la carga de pacientes sin seguro del Jackson Memorial aumentó del 15.4 al 19.5 por ciento.

Robert Alonso, vocero del Jackson, reportó que el sistema está viendo un declive general de ganancias, tanto de seguros comerciales como Medicare, Medicaid y del impuesto a la venta de medio centavo. El sistema recibe también $178 millones de los impuestos a la propiedad del condado.

El efectivo en caja ha bajado a $110 millones, lo suficiente como para 23 días de operaciones. Alonso amplió que la dirección del Jackson ha estado hablando con la Administración de Salud Pública y los comisionados del Condado acerca de recibir más fondos de impuestos.

En contraste, a pesar del declive en los ingresos por concepto de impuestos a la propiedad, los hospitales públicos de Broward están en bastante buena situación. Memorial Healthcare System, el sistema de hospitales públicos de South Broward, consiguió un excedente total de $120.8 millones para el año fiscal que terminó el 30 de abril del 2009, asistido por unos $20 millones fruto de un acuerdo con seguros de salud públicos, explicó el director de finanzas Matthew Muhart.

Broward Health, que administra los hospitales públicos de North Broward, tuvo un excedente de $51 millones en el año fiscal que terminó el 30 de junio del 2008. Esa cifra incluye pérdidas en los centros de salud comunitarios y consultas médicas comunitarias. "Seguimos consiguiendo resultado bastante sólidos'', aseguró la directora de finanzas, Dawn Javersack. Además, están atrayendo a nuevos pacientes debido a tecnologías de última moda, como el CyberKnife, para terapias de radiación contra el cáncer.

Broward Health tiene efectivo en caja para 140 días, casi 7 veces lo que el Jackson.

Aparte de sus problemas de inversiones, el sistema Baptist sigue teniendo buenos resultados en los prósperos suburbios del sur, con el Baptist Hospital a la cabeza, con un excedente neto de $81.6 millones, la mayor ganancia de cualquier hospital del sur de la Florida.

Pero la cartera de inversiones del sistema, de $1,400 millones, experimentó una contundente pérdida de $210 millones durante el año fiscal que terminó el 30 de septiembre del 2008, y las pérdidas siguieron aumentando en los meses siguientes.

En general, las inversiones del Baptist bajaron en un 22 por ciento durante un período de 18 meses, que terminó el 1ro. de abril, aseguró Lawson, aún así por debajo de las pérdidas del 30 o 40 por ciento sufridas por muchos inversionistas individuales en sus cuentas de retiro.

Miami Children's Hospital también presentó problemas con sus inversiones. El hospital logró un excedente operacional de $9.5 millones, pero acabó con una pérdida de $72 millones debido a pérdidas en inversiones y acuerdos de intercambio en que convirtió valores de tasa variable a tasas fijas, según el director de finanzas, Pedro Alfaro. Gran parte de estas pérdidas se han recuperado desde entonces, afirmó Alfaro.

El informe más reciente del estado sobre los hospitales de la Universidad de Miami, cubre el año fiscal que terminó el 31 de mayo del 2008.

William Donelan, el director de operaciones de la escuela médica, declaró que no hará público el informe del año que terminó el mes pasado hasta que se haga una auditoría y se presente a la junta directiva.

En el año fiscal 2008, el nuevo Hospital de la Universidad de Miami, anteriormente conocido como Cedars, sufrió una pérdida de $11.5 millones en su instalación de 560 camas, según datos estatales. Pero los dos hospitales de mucho menor tamaño de UM, que controlan el Centro de Cáncer Sylvester y el Instituto Oftalmológico Bascom Palmer, tuvieron un excedente de $42 millones, principalmente de servicios a pacientes ambulatorios.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios