Sur de la Florida

Candidatos defienden sus viajes en aviones estatales

Alex Sink, directora de finanzas de la Florida, que se ha postulado para el puesto de gobernadora con una plataforma de disciplina fiscal, ha dado cientos de vuelos en aviones estatales, incluyendo viajes personales para ella y miembros de su familia a su casa cerca de Tampa.

El procurador general Bill McCollum --que también se postuló para gobernador-- ha costado a los contribuyentes mucho menos en viajes, pero a menudo despacha un avión vacío para recogerlo en el aeropuerto de Sanford, a 13 millas de su casa de Longwood, a un costo adicional al estado.

Tanto Sink, demócrata, como McCollum, republicano, que compiten por el puesto principal del estado en el 2010, han usado los aviones estatales para mantener acceso regular a sus residencias permanentes en el centro de la Florida. Eso ha suscitado cuestionamientos de si ellos protegen tanto los fondos públicos como dicen.

Sink defiende sus viajes como "de importancia para moverse por el estado y hablar con la gente fuera de Tallahassee''. Ella afirma que siempre reembolsa al estado por todos los vuelos hechos por sus familiares, y hace notar que ella fue la que presionó para que se publicaran en internet los archivos de los vuelos de los aviones estatales, y la que lo consiguió.

"Cuando yo ocupé el puesto --antes de poner incluso el pie en un avión estatal-- yo pregunté al servicio de aviación cuáles eran las pautas y regulaciones para los viajes de familiares, y he seguido esas pautas'', dijo. "Yo he tratado de cumplir con las reglas''.

Las leyes estatales exigen a los miembros del Gabinete que mantengan una residencia legal en Tallahassee; McCollum y Sink tienen segundas viviendas en la capital. Pero la ley les prohíbe que usen un avión estatal para viajar de ida y vuelta a su residencia principal.

Aunque lo mismo McCollum que Sink aseguran que ellos usan el avión estatal solamente para deberes oficiales, que incluyen a menudo eventos cerca de las ciudades donde viven, los archivos muestran que también lo han usado para ir a sus casas en la zona central de la Florida.

Por ejemplo, el 13 de junio del 2007, Sink y dos empleados volaron a Orlando para una conferencia sobre fraude de seguros, y en el viaje de regreso hicieron escala en Tampa para rcoger al hijo de Sink, Bert McBride, para el viaje de vuelta a Tallahassee. Dos días después, Sink y varios empleados salieron de Tallahassee, hicieron escala en Tampa para dejar a su hijo, y siguieron a Orlando para un banquete del Florida Credit Union. El costo de desviar los vuelos a Tampa: $2,925.

El domingo 11 de mayo del 2008, Sink, su hija Lexie y un empleado regresaron de asistir a la Conferencia Global de Sostenibilidad y Transparencia en Amsterdam e hicieron que el avión estatal los recogiera en Atlanta. El costo del viaje a la conferencia fue pagado por los auspiciadores de la misma, y el estado cobró a Sink $285 por el pasaje de su hija en el vuelo estatal. El costo total a los contribuyentes por el vuelo Atlanta-Tallahassee: $1,568.

En varias ocasiones, McCollum ha despachado un avión vacío de Tallahassee a su residencia en Sanford para transportarlo a eventos en otras partes del estado. A menudo el avión lo deja en el centro de la Florida y regresa a Tallahassee sin pasajeros.

Un ejemplo: el sábado 3 de rebrero del 2007, un avión estatal fue a Sanford a recoger a McCollum, quien asistió a los funerales de dos víctimas de asesinato --la esposa de un jefe de policía y un agente-- en el Panhandle. Después del servicio fúnebre, el avión llevó a McCollum de regreso a Sanford y regresó vacío a Tallahassee. El costo adicional de volar de Tallahassee a Sanford y de regreso a McCollum: $1,950, según los archivos estatales de vuelos.

El jefe de presupuesto del Senado, el senador J.D. Alexander de Winter Haven, ha criticado por muchos años la tendencia de los funcionarios estatales de mezclar el trabajo y la conveniencia personal en el mismo viaje. Sus intentos de controlar mejor el uso de aviones estatales han fracasado, y él no ha podido convencer esta primavera a sus colegas de la Legislatura de que vendan el segundo avión estatal.

Alexander dijo que entiende la necesidad de viajar de los funcionarios estatales, pero que no quiere que los contribuyentes paguen injustamente por eso.

"El problema es cuando todos los fines de semana tienen una reunión en su ciudad de residencia. A mí eso no me gusta'', dijo. "Ellos se postularon para un trabajo a tiempo completo en Tallahassee. Es ahí donde deben estar''.

Una inspección del uso del avión estatal por parte de Sink and McCollum hecha por The Herald/Times encontró lo siguiente:

* Entre enero del 2007 y el 22 de junio del 2009, la oficina de Sink gastó $413,334 en el avión estatal --la segunda cantidad más baja de todos los miembros del Gabinete--, mientras que McCollum fue el que menos gastó: $280,189.

* Desde que Sink anunciara su campaña para el puesto de gobernador el 13 de mayo, ha gastado $11,400 en viajes del avión estatal. Desde que McCollum hiciera su anuncio el 18 de mayo, ha pasado varios días de uso personal en su campaña, pero no ha utilizado el avión estatal.

* Desde que ocupara su cargo, McCollum ha gastado $59,597 en aviones vacíos para que lo recojan o lo dejen. Sink ha gastado $34,598 en aviones vacíos para que la recojan.

* Tanto Sink como McCollum han usado el avión estatal para viajes cortos. Por ejemplo, McCollum hizo un vuelo de 12 minutos de Fernandina Beach a Jacksonville el 22 de mayo del 2008. Sink voló de West Palm Beach a Boca Raton --un vuelo de 15 minutos-- el 24 de enero del 2008. Ambos dijeron que sus horarios cargados y sus preocupaciones por el tráfico requirieron que usaran el avión estatal para estos viajes cortos.

  Comentarios