Sur de la Florida

Programa facilita pagos de préstamos estudiantiles

Pagar un préstamo estudiantil podría hacerse pronto menos arduo que hasta ahora.

A partir de esta semana, cualquier persona que tenga un préstamo estudiantil federal puede presentarse para un programa, auspiciado por el Departamento de Educación, que pone límites a los pagos mensuales en base a los ingresos y remite los saldos que queden después de 25 años. Los que decidan trabajar en los servicios públicos podrían ver sus préstamos remitidos luego de sólo 10 años.

La elegibilidad para el pago en base a los ingresos (IBR) se determina a partir de los ingresos y el total de la deuda de una persona. Una calculadora en www.ibrinfew o.org puede ayudar a los prestatarios a determinar su elegibilidad para el plan, que estará disponible a partir del miércoles.

"Es una manera de tomar préstamos universitarios sin acabar en la ruina'', dijo Lauren Asher, presidenta del Institute for College Access & Success (Instituto para el Acceso y el Exito Universitario), una agencia sin ánimo de lucro con sede en California que administra el Project on Student Debt (Proyecto sobre la Deuda Estudiantil).

El programa se origina en la Ley de Acceso y Reducción de Costos Universitarios del Departamento de Educación, aprobada en el 2007, que autorizó la creación de un nuevo plan de pagos basado en los ingresos tanto para los prestatarios de Préstamos Federales de Educación Familiar (FFEL) y de Préstamos Directos en todos los préstamos universitarios Stafford y PLUS.

Los pagos mensuales podrían resultar en menos del 10 por ciento de los ingresos para la mayor parte de los que se enrolen, que se calcula serán alrededor de 1 millón de personas, dicen expertos. Los pagos nunca pasarían del 15 por ciento de cualquier ingreso por encima de unos $16,000 al año (o 150 por ciento del nivel de pobreza).

Los que ganen menos de $16,000 no tendrían que hacer pagos mensuales de ningún tipo.

La nueva opción de pagos se propone brindar alivio a los que ganan salarios modestos y se debaten bajo el peso de los préstamos estudiantiles durante años y años. Por medio de estirar los pagos durante un período de tiempo más largo, se mantiene los pagos mensuales a nivel de una porción razonable de los ingresos, aunque la mayoría de las personas no ahorraría nada en cuanto al costo total del préstamo.

IBR "puede bajar los costos y brinda una luz al final del túnel'' para esos prestatarios, dijo Asher del Institute for College Access & Success. Eso permite a los prestatarios una mayor flxibilidad financiera para ahorrar para el retiro, comprar casa o incluso pagar por la educación de sus hijos, dijo Asher.

El programa, no obstante, no es para todos.

En algunos casos, la acumulación de intereses podría subir el costo del préstamo. Y, puesto que la mayoría de los préstamos se pagarán probablemente en un plazo de 25 años o menos, el aspecto de remisión de deudas del programa no se aplicará a la mayoría de la gente. Para ahorrar en costos de interés, los que puedan permitírselo saldrán mejor pagando sus préstamos lo más rápido posible, dijo Mark Kantrowitz, editor de FinAid.org, que se ocupa de la industria de la ayuda financiera.

Si un aumento de salario acaba descalificando al prestatario para los pagos mensuales limitados, de todos modos son responsables del costo del préstamo y del interés acumulado hasta ese momento. Los pagos mensuales de todos modos no podrán sobrepasar lo que serían en un plan de pago estándar de 10 años. Claro que los prestatarios siempre tienen la opción de pagar sus deudas más rápido si así lo desean.

Ya existen algunas opciones para los que no pueden permitirse pagos mensuales grandes, como por ejemplo planes de pago a largo plazo que llegan a los 30 años. Pero los requisitos de eligibilidad son más estrictos, y los pagos mensuales son todavía altos.

  Comentarios