Sur de la Florida

Hallazgo bajo mar revela peligro para los Cayos

CHRIS BERGH, director de Conservación Costera y Marina de la Florida de Nature Conservancy, muestra el 18 de junio cómo el 
mar ya ha saturado una zona en el Cayo Big Pine.
CHRIS BERGH, director de Conservación Costera y Marina de la Florida de Nature Conservancy, muestra el 18 de junio cómo el mar ya ha saturado una zona en el Cayo Big Pine. The Miami Herald

Hace algunos años, buscadores de tesoros a la caza de un naufragio del siglo XVIII en el Estrecho de la Florida hicieron un descubrimiento fascinante, pero que recibió escasa atención.

No fue un tesoro sumergido. Fue tierra sumergida.

A unas 35 millas de Cayo Hueso, bajo 45 pies de agua y una densa capa de barro de 5 pies, había una costa de hace 8,500 años, muy similar a la costa actual de los Cayos de la Florida. Había fragmentos bien conservados de mangles y pinos, así como conos de pino, algunos insólitamente fragrantes todavía al ser sacados a la superficie.

"Increíble, esto podría ser la costa del Cayo Big Pine'', expresó Corey Malcom, director de Arqueología de la Sociedad Mel Fisher Maritime Heritage.

El pasado prehistórico ofrece una imagen inquietante de lo que muchos expertos consideran un futuro no muy remoto para la sarta de islas bajas que forman los Cayos de la Florida.

"El sur de la Florida está en la línea de fuego de la subida del nivel del mar en Estados Unidos y los Cayos de la Florida son el punto cero'', comentó Evan Flugman, coautor de un informe de la Universidad Internacional de la Florida sobre la importancia de que el condado Monroe se ocupe del asunto antes de que sea tarde.

Para el 2100, según los pronósticos más optimistas, el nivel del mar subirá 7 pulgadas, según por un panel internacional de estudio del clima. Según este escenario, los Cayos perderían alrededor de 59,000 acres de terreno por valor de $11,000 millones, según Nature Conservancy, entidad sin fines de lucro.

Según el pronóstico más pesimista del panel, en el que el nivel del mar subiría 23.2 pulgadas, alrededor del 75 por ciento de los 154,000 acres de los Cayos, y casi un 50 por ciento de sus propiedades, que valen $43,000 millones, quedarían sumergidas. Entre otras consecuencias: la pérdida del hábitat de muchas plantas y animales en peligro de extinción.

Pero, los pronósticos del panel son conservadores en comparación con los cálculos de algunos científicos.

Las asombrosas predicciones se presentaron en una reunión celebrada en junio en Cayo Marathon para exhortar al alcalde del condado Monroe, George Neugent, así como a otras autoridades y a los habitantes de la zona, a elaborar planes a largo plazo para hacer frente al cambio climático. A diferencia de los condados Miami-Dade y Broward, los Cayos no tienen un equipo que se ocupe del cambio climático.

Las gráficas presentadas en la reunión, que muestran la desaparición de las tierras, no tuvieron como propósito asustar a nadie. Como dijo Chris Bergh, director de Conservación Costera y Marina de la Florida de Nature Conservancy: "Nadie se va a ahogar porque suba el nivel del mar''.

Durante los últimos 100 años, las aguas en los Cayos han subido gradualmente 9 pulgadas, lo que llamó la atención de los científicos, pero no de muchos otros. Pero si el consenso sobre el cambio climático resulta cierto, no se podrá ignorar la subida de las aguas.

"Esta presentación no tiene por fin crear pánico y que la gente venda sus viviendas. Yo vivo en Big Pine y estoy tratando de ampliar mi casa'', dijo Bergh. "El objetivo es que la población piense y se informe mejor''.

Durante la presentación, Patrick Gleason, geólogo y miembro del Comité de Cambios Climáticos del condado Broward, señaló que el sur de la Florida está entre las zonas más vulnerables de todo el mundo debido a su escasa elevación y a su base porosa de piedra caliza.

Un estudio de Nature Conservancy pronosticó consecuencias potenciales, tanto ecológicas como económicas, de un aumento del nivel del mar para los Cayos, en particular para Cayo Big Pine.

Pero el estudio de FIU concluyó que se han hecho pocos preparativos.

"Si somos el canario en la mina de carbón, tenemos que empezar a activar la alarma'', puntualizó la administradora de Conservación de los Cayos de la Florida de Nature Conservancy, Alison Higgins, quien es además presidenta de Cayos Green Living Energy Education, entidad sin fines de lucro.

James Murley, nombrado por el gobernador Charlie Crist, presidente de la Comisión de Energía y Clima de la Florida, dijo que el condado Monroe debe aprovechar su nominación estatal como área de preocupación crítica, afirmando que el condado debe pedir ayuda al estado y a las fuerzas de choque vecinas contra el cambio climático.

Murley, quien vive parte del año en los Cayos, admitió que "Aún hay muchas preguntas por responder''.

Pero hagan caso a lo que ya saben y comiencen a realizar planes, que luego se pueden ajustar''.

Los expertos presentes en la reunión dijeron que cualquier proyecto de contingencia ante el aumento del nivel del mar debe incluir medidas que ayuden a reducir los gases de invernadero.

"Alguna gente piensa que debemos construir rompeolas y diques como en Nueva Orleans'', dijo Bergh. "Pero eso no funciona debido a la porosidad de la roca y la arena en los Cayos''.

Los habitantes del área que asistieron a la reunión ofrecieron sus propias sugerencias. Uno dijo que los Cayos deberían limpiar lugares tóxicos que pudieran contaminar el mar. Otro sugirió que se eleve la infraestructura de las carreteras cuando se pavimenten las vías.

No obstante, los científicos afirman que los Cayos ya sufren los resultados de los cambios climáticos, desde el blanqueamiento de arrecifes hasta la pérdida de tierras.

Parado en aproximadamente un pie de agua salada que cubre una zanja de control de mosquitos de los años 50 en el Cayo Big Pine, Bergh mostró cómo el mar ya ha saturado el lugar, antes seco.

Señalando hacia un árbol muerto, dijo: "El pino es testigo de la historia''.

Según los pronósticos más positivos del panel sobre el clima, Cayo Big Pine perdería 16 por ciento de sus tierras al mar, y otro 11 por ciento de hábitat del ciervo de los Cayos, en peligro de extinción, y otras especies raras de plantas y animales.

Según pronósticos más negativos, el mar cubriría el 51 por ciento de Cayo Big Pine.

  Comentarios