Sur de la Florida

Avanza plan de rehabilitación de casas en Hialeah

LA FAMILIA Chuy posa enfrente de su nueva casa en Hialeah, que fue reconstruida como parte del 
plan de rehabilitación de viviendas de la ciudad, financiado con fondos de la iniciativa SHIP de 
la Cámara de Representantes en Tallahassee.
LA FAMILIA Chuy posa enfrente de su nueva casa en Hialeah, que fue reconstruida como parte del plan de rehabilitación de viviendas de la ciudad, financiado con fondos de la iniciativa SHIP de la Cámara de Representantes en Tallahassee. El Nuevo Herald

El patriarca de la familia Chuy luchó tenazmente para mantener su casa en pie en espera de la ayuda de un programa de rehabilitación de viviendas de la Ciudad de Hialeah. Pero murió dos meses antes de poder abrir la puerta de su sueño.

El martes, la familia Chuy recibió de las manos del alcalde Julio Robaina las llaves de su flamante hogar de tres habitaciones, dos baños, una sala de recibo, cocina y lavandería en el 150 East y la calle 4.

"Estoy muy contenta y emocionada, no tengo palabras de tanta emoción'', dijo Bárbara Chuy, de 63 años. "Entre tanta alegría, la única pena que siento es que mi esposo no pueda estar con nosotros. Fue él quien hizo todas las gestiones y soñó más que ninguno con este momento''.

Los Chuy se convirtieron en la sexagésima familia que se beneficia con el ambicioso plan conjunto del fondo de Ayuda para Reconstrucción, de Hialeah, y el programa estatal State Housing Initiative Partnership (SHIP) Program. El esfuerzo está orientado al rescate de núcleos familiares cuyas viviendas no sólo se encuentran en condiciones deplorables, sino que también representan un peligro habitacional.

"Es un día muy especial, gracias a este esfuerzo vamos a mantener una familia honesta y trabajadora en nuestra comunidad'', sostuvo Robaina. "Hoy estamos entregando las llaves de la casa número 60 en un momento en que la economía está mala y dificulta hacer pagos. Ellos y nosotros nos sentimos más que satisfechos''.

Para muchos dueños de casas se trata de una oportunidad única en la vida. Los Chuy, de origen cubano, viven en Hialeah desde principios de 1990. Por 15 años permanecieron bajo el mismo precario techo. Luis Manuel Chuy, mecánico de profesión, falleció el pasado abril, víctima de cáncer. Su fotografía reposa ahora en el centro de una pequeña mesa, justo a un lado de la sala de recibimiento.

"La verdad es que todo nos resulta un privilegio. Tener una casa nueva en medio de tanta crisis es un regalo de Dios. Es totalmente nueva, desde el piso hasta el techo'', precisó Jorge Luis, de 33 años, uno de los cinco hijos de la familia.

La hija menor, Fe Esperanza, de 21 años, padece de Síndrome de Down. Durante aproximadamente el año que tardaron las obras, madre e hija compartieron una habitación en la casa de un vecino. Los otros miembros de la familia se acomodaron temporalmente con amigos y parientes. Jorge Luis, su esposa y sus dos hijos pequeños vivirán con ellas.

Según el Departamento de Servicios Humanos y Subvenciones de Hialeah la inversión alcanzó $107,633. El programa está al alcance de familias con ingresos muy limitados. Uno de los requisitos consiste en que la propiedad deba estar ocupada por los dueños y contar con pólizas de seguros vigentes.

Asimismo, la vivienda tiene que ser declarada no habitable y elegible para la demolición por un inspector de la ciudad. Finalmente, si la propiedad es puesta a la venta o transferida antes de 20 años, el dueño está obligado a devolver a la ciudad el total de la inversión.

Frederick H. Marinelli, director del Departamento de Servicios Humanos y Subvenciones de Hialeah, elogió el programa y agregó que hay otros planes de asistencia que están vigentes en Hialeah.

"Tenemos varios programas, entre ellos, uno que sirve exclusivamente para remodelar viviendas y que ha hecho posible mejoras en 1,244 casas'', dijo Marinelli. "Lo importante es que todas las obras han sido pasos constructivos para Hialeah''.

  Comentarios