Sur de la Florida

La operación ya estaba lista. La cirujano llegó con manos temblorosas y dijo que tomaba 12 medicamentos

Archivo.
Archivo.

A una doctora de Kendall se le prohibió participar en una cirugía después de que llegara a la operación con las manos temblorosas y admitiera que le habían recetado 12 medicamentos, de acuerdo con el Departamento de Salud de Florida.

Un diagnóstico posterior de la doctora Lilliam Sanabria, con licencia desde 1990, indica que padecía de uso crónico de opiáceos, síndrome de dolor crónico, depresión moderada y trastornos del sueño.

“De acuerdo con esa opinión, no hay vías menos restrictivas que las descritas en esta orden, que protegerá adecuadamente al público”, indica la orden de restricción de emergencia del Departamento de Salud.

Los “hallazgos del hecho” en la orden comienzan con la llegada de Sanabria al South Miami Hospital para realizar un procedimiento quirúrgico ginecológico el pasado 24 de marzo.

“Los miembros del equipo quirúrgico notaron que la doctora Sanabria tenía dificultades para ponerse los guantes y la bata quirúrgica, que la doctora Sanabria tenía dificultades para hablar, y que las manos de la doctora Sanabria temblaban tanto que tuvo dificultades para ensamblar el equipo quirúrgico necesario para realizar el procedimiento”, indica la orden de emergencia.

Mientras se llamaba a un cirujano sustituto, Sanabria fue enviada a la sala de urgencias. Ella achacó el temblor de sus manos y la dificultad en el habla a la Gabapentina, un anticonvulsivo que, según explica la orden de restricción, “tiene un efecto en los químicos y nervios del cuerpo relacionados con las causas de las convulsiones y algunos tipos de dolor”.

Pero en un examen del doctor Jack Abramson en noviembre, ordenado por el Departamento de Salud, la orden de restricción de emergencia indica que Sanabria admitió que padecía de síndrome de dolor crónico, fibrosis quística, dolor neuropático, migrañas y depresión. También le dijo a Abramson que le habían recetado 12 medicamentos, entre ellos:

▪ Lexapro, utilizado para tratar la depresión y la ansiedad.

▪ Seroquel, utilizado para tratar ciertas afecciones mentales/anímicas, como esquizofrenia, trastorno bipolar y episodios repentinos de manía o depresión asociados con el trastorno bipolar.

▪ Restoril, para tratar el insomnio.

▪ Albuterol, “un broncodilatador que relaja los músculos de las vías respiratorias y aumenta el flujo de aire hacia los pulmones”.

▪ Pulmozyme, utilizado para “mejorar la función pulmonar en personas con fibrosis quística al disminuir las secreciones pulmonares y reducir el riesgo de infecciones del tracto respiratorio”.

▪ Tobramicina, un antibiótico usado para tratar infecciones bacterianas.

▪ Vicodin, un analgésico con hidrocodona.

▪ Tramadol, “un medicamento del tipo opioide prescrito para tratar el dolor. ... Tramadol, como todas las drogas de la clase opioide, puede afectar el estado de alerta mental, se presta a uso excesivo y puede formar hábito”.

▪ Baclofeno, “un medicamento relajante muscular que se usa para tratar espasmos musculares, dolor y rigidez”.

▪ Librax, una combinación de clordiazepóxido y clidinio que se usa para reducir los ácidos estomacales y disminuir los espasmos intestinales.

“El doctor Abramson recomendó que la doctora Sanabria esté sujeta a supervisión médica y clínica por parte de Professionals Resource Network hasta que determinen que la doctora Sanabria ... [puede] ejercer la medicina con una habilidad y seguridad razonables para los pacientes”, dice la orden del Departamento de Salud. “Hasta la fecha de esta orden, la doctora Sanabria no ha cumplido con las recomendaciones del doctor Abramson”.

David J. Neal: 305-376-3559, @DavidJNeal

  Comentarios