Sur de la Florida

Intentó unirse a ISIS pero lo atraparon en el aeropuerto de Miami. Pudiera pasar 20 años en prisión

Gregory Hubbard con una muestra de sus esculturas en una galería de Wellington, Palm Beach, en el 2007.
Gregory Hubbard con una muestra de sus esculturas en una galería de Wellington, Palm Beach, en el 2007. The Palm Beach Post

Un residente de West Palm Beach se declaró culpable de conspirar para ayudar a la organización terrorista del Estado Islámico (ISIS), por lo que pudiera ser sentenciado a una condena de hasta 20 años de prisión.

Gregory Hubbard, de 54 años, fue arrestado el 21 de julio del 2016 en el Aeropuerto Internacional de Miami cuando intentaba tomar un vuelo hacia Berlín, Alemania, desde donde pensaba viajar en tren hasta Turquía y luego cruzar la frontera a Siria para unirse a ISIS.

Según los documentos presentados en una corte federal de West Palm Beach, Hubbard había guardado todas sus pertenencias dentro de un almacén en la ciudad de Albany, Georgia, en vísperas de su viaje y por desconocimiento de cuándo iba a poder regresar a Estados Unidos.

El hombre, que era un ex marine y popular escultor del sur de la Florida, llamó la atención de agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) un año antes de su detención cuando le dijo a un informante confidencial de esta agencia que apoyaba al Estado Islámico y que deseaba unirse a ellos pronto.

De abril de 2015 a julio de 2016, Hubbard mantuvo varias conversaciones con el informante del FBI en las que hablaba del mensaje y propuesta del Estado Islámico. En una ocasión, Hubbard afirmó que la única manera de lidiar con el enemigo era “cortarle la cabeza” y en otra ocasión, justificó matar a un militar porque “estaban en guerra”.

En diciembre de 2015, Hubbard y el informante estaban en un restaurante cuando se transmitió la noticia de la masacre en San Bernardino, California, que acabó con la vida de 14 personas.

Cuando el informante comentó que el acto le parecía una tragedia, Hubbard “se enfureció, se levantó de repente y exclamó a gritos que a él no le importaba cuántos estadounidenses e infieles murieran”, cuenta la declaración jurada de un agente del FBI.

Durante su relación, Hubbard presentó al informante con un individuo apodado “Shakur” que tenía contactos con terroristas en Siria y a otro simpatizante bajo el sobrenombre de “Daoud”.

El grupo se reunió al menos cinco veces para prácticas de tiro como parte de su preparación y para evitar las sospechas de desconocidos, se referían al Estado Islámico como el “equipo de fútbol” en conversaciones en público.

Los investigadores pudieron luego identificar a “Shakur” como Dayne Antani Christian, de 31 años y residente de Lake Park y quien había sido condenado en 2010 por hacer una declaración falsa a un proveedor de armas, por lo que fue sentenciado a un año y un día en prisión.

“Daoud” fue identificado después como Darren Arnes Jackson, un residente de West Palm Beach de 50 años.

Christian y Jackson fueron también acusados de conspirar para ayudar a una organización terrorista. Ambos se declararon culpables a principios de 2017.

Los tres acusados serán sentenciados en abril y pudieran recibir una condena máxima de 20 años de prisión. Christian pudiera recibir 10 años de cárcel adicional por un cargo de convicto en posesión de una arma de fuego.

“Las personas que buscan viajar para tomar las armas con ISIS representan una amenaza para la seguridad de todas las naciones”, dijo el fiscal del distrito sur de Florida, Benjamin Greenberg, en un comunicado de prensa.

“La Fiscalía de Estados Unidos, el FBI y la Fuerza de Tarea Conjunta contra el Terrorismo continúan trabajando de manera proactiva para sofocar e interrumpir cualquier peligro potencial que planteen las organizaciones terroristas y sus seguidores”, agregó.

Por su parte, Roberto Lasky, agente especial a cargo de la división del FBI en Miami, indicó que “detener a los terroristas antes de que puedan actuar es un asunto serio que requiere profesionales dedicados a la aplicación de la ley y una vigilancia eterna” en la que pueden ayudar personas comunes.

“Si ves algo, di algo”, resaltó el agente.

Siga a Johanna A. Álvarez en Twitter: @jalvarez8.

  Comentarios