Sur de la Florida

La Comisión aprueba el ambicioso plan Miami 21

Manny Díaz, alcalde de Miami.
Manny Díaz, alcalde de Miami. AP

En su segundo intento, la Comisión de Miami aprobó el ambicioso y controvertido código de zonificación llamado Miami 21 en una votación de 4-1, después de una audiencia de todo un día el viernes, trazando un nuevo curso, ahora con enfoque en los transeúntes, para todo el desarrollo futuro de una ciudad caracterizada por estar construida para acomodar automóviles.

Dejando a un lado las preocupaciones de que el nuevo código "no está listo para figurar en un lugar destacado'', como lo expresó un residente opuesto, una mayoría de la comisión respaldó la estrategia del alcalde Manny Díaz de moldear de nuevo la urbanización, de modo que los transeúntes tengan más comodidad, mezclando comercios y casas en los principales corredores de la ciudad, un panorama urbano más similar al de Manhattan, Chicago o San Francisco que el modelo constante de centro comercial del sudeste del país.

El nuevo código, que reemplaza la zonificación actual de la ciudad enteramente, tiene que confirmarse en una segunda audiencia de la comisión, que probablemente tenga lugar a mediados o fines de octubre antes de entrar en vigencia.

La votación del viernes, ante una sala repleta, ocurrió a sólo un mes luego que la comisión sufriera un estancamiento de 2-2 con el plan, con el comisionado Angel González ausente por enfermedad. González votó a favor el viernes. El del comisionado Tomás Regalado, detractor de Díaz que está aspirando a alcalde, fue el único voto negativo.

Joe Sánchez, que preside la comisión y es aliado de Díaz, votó sorpresivamente que no la vez anterior, debido a temores sobre los estrictos límites de elevación en que insistió el comisionado Marc Sarnoff en la parte norte de Biscayne Boulevard, y cambió su voto a positivo luego de que Sarnoff aparentemente desechó lo de la altura hasta el segundo voto. Sarnoff dijo que estaba votando a favor "muy renuentemente''.

Pero en un debate marcado por una serie de enmiendas y mociones a veces conflictivas, Sarnoff finalmente maniobró alrededor de Sánchez, vinculando con éxito el límite de 35 pies al distrito histórico --conocido como MiMo-- en Biscayne Boulevard, a una enmienda relacionada con Miami-21 en la histórica ordenanza de preservación de la ciudad.

La aprobación de Miami21 fue unan resonante victoria para Díaz, que había convertido la rezonificación en una cuestión central de su administración.

"Se trata del futuro de Miami, de cimentar sustentabilidad'', dijo sonriente Díaz después del voto señalado que el plan está creado para guiar el desarrollo de la ciudad para el próximo siglo.

"Esto es algo cuyo efecto probablemente no se hará sentir hasta que pasen años'', dijo.

El plan de cuatro años empezó durante el pináculo del auge de la construcción de condominios, cuyas excesos muchos críticos achacan a lo que ellos dicen son las relaciones cordiales de la oficina de Díaz con los contratistas. Pero Díaz enfocó Miami 21 como un esfuerzo para moderar el desarrollo intrusivo y extremo fomentado por un código de zonificación anticuado y lleno de parches, que según él fue explotado muy fácilmente por un escuadrón de abogados de los contratistas.

"Un voto por respaldar Miami 21 será una separación radical del plan de nuestra ciudad, un pasado ejemplificado por la filosofía de "construya ahora, planee después'', dijo Díaz a la comisión en la apertura de la audiencia, que incluyó cuatro horas de testimonio público.

La aprobación del plan pone a la ciudad al frente de la planificación urbana a nivel nacional. Miami 21 representa un rechazo de la zonificación según se ponía en práctica en gran parte del país, que ordena una separación de los usos comerciales y residenciales, favoreciendo un código "fundamentado en las formas'' que propugna los distritos de uso mixto y obliga a que los edificios estén bien próximos a las aceras con tiendas, casas u oficinas para estimular la vida en la calle y oculta el estacionamiento. Entre otras ciudades importantes, ya Denver y Filadelfia están considerando adoptar códigos similares.

"Todo el mundo está viéndonos'', dijo la residente Emie Farrah a la comisión, instándoles a aprobar el Miami 21

"Uno no debe temerle al cambio''.

Pero los temores por sus efectos, desde propietarios preocupados de que tendrían que reconstruir sus casas según el nuevo código después de un huracán hasta arquitectos quejándose que se iba a restringir su creatividad, contribuyeron a las largas demoras de Miami 21, que a veces parecía estar políticamente destinado a fracasar.

Pero el viernes, gran parte del testimonio público se centró no en la amplitud del plan sino en detalles y circunstancias particulares relacionadas a propiedades individuales o cuadras, sugiriendo que los planificadores municipales, que tuvieron unas 500 reuniones públicas persuadieron a los residentes de los beneficios que ellos reclamaban para Miami 21, o por lo menos en calmando la mayoría de las discusiones.

Pero los comisionados siguen chocando por los límite de 35 pies de altura para la parte nordeste Biscayne Boulevard, algo que rebaja significativamente lo que los planificadores de Miami 21 propusieron.

Los límites los procuraron algunos activistas de barrios pero encontraron mucha oposición entre dueños de propiedad en el histórico distrito MiMo. Los que respaldan al distrito dicen que el bajo nivel frontal anulará los esfuerzos de renovar y expandir los históricos moteles y edificios comerciales en el boulevard.

"Esto es mi sudor y sangre desde hace 22 años'', dice Henry Pastel, que desde hace mucho ha propugnado las mejorías en el boulevard, diciendo que los límites de altura son injustos. "Nos hemos esforzado mucho por lo que tenemos hoy''.

Pero Sarnoff insistió en que los límites se requieren para proteger a los vecindarios de casas individuales que quedan exactamente detrás de los edificios del boulevard.La oposición a Miami 21 la encabezaron los abogados de algunos urbanizadores y la rama miamense del American Institute of Architects.

Pero las audiencias también atrajeron a numerosos arquitectos y abogados en respaldo del código, aunque según algunos, hay cosas que quedan por resolver para la segunda audiencia. Muchos miembros de ambos bandos han elogiado mucho la labor de la asesora principal Elizabeth Plater-Zyberk, que incorporó docenas de cambios propuestos por residentes, arquitectos, urbanizadores y propietarios.

"No creemos que es perfecto, pero es un buen trabajo'', dijo el prominente abogado Stanley Price.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios