Sur de la Florida

FPL usará parte de aumentos en compra de avión

Armando Olivera, presidente de Florida Power & Light.
Armando Olivera, presidente de Florida Power & Light.

La Florida Power & Light, involucrada en audiencias controversiales para aumentar la tarifa eléctrica, informó esta semana que parte del propuesto aumento de 30 por ciento es para pagar por un nuevo jet ejecutivo que reemplazaría un aparato de 10 años en su flotilla de tres.

Ejecutivos de la FPL se apresuraron a explicar que la factura del nuevo avión se compensaría con la venta del viejo por $18 millones, lo que obligaría a los clientes de la empresa a pagar $13 millones.

Un puñado de ejecutivos de la FPL usa los aviones para uso personal, dijeron autoridades de la empresa. Entre ellos está el presidente ejecutivo Armando Olivera, quien dijo a las autoridades normativas que usó el avión para asistir a audiencias en Tallahassee y con frecuencia usa el helicóptero de la compañía para viajar entre su residencia en Miami y la sede de la empresa en Juno Beach.

Cuando le preguntaron si usaba el helicóptero para ir a trabajar, aseguró: "No siempre, pero generalmente sí''.

El testimonio se produjo en la segunda semana del caso de aumento de tarifa que ha estado acompañado de una ola de acusaciones de que la Comisión de Servicios Públicos (PSC) está demasiado cerca de las empresas que regula.

La PSC es objeto de una investigación de la Policía Estatal de la Florida (FDLE) y de la fiscalía estatal del Condado Leon por posibles contactos indebidos entre altos ejecutivos de la empresa eléctrica y miembros del panel regulatorio, que aprueba las tarifas. La FPL también ha rechazado una orden de la PSC de revelar los salarios de los altos ejecutivos de la empresa, y un miembro de la Comisión ha pedido el despido de un cabildero de la PSC que asistió a una fiesta en la residencia de un ejecutivo de la FPL.

Mientras las audiencias concluían el sábado, el Herald/Times también conoció que tres asistentes de autoridades normativas de Florida entregaron repetidamente códigos privados de mensajes electrónicos a un ejecutivo de la FPL, lo que potencialmente permitiría a la empresa comunicarse directamente con ellos fuera del control público y sin dejar un rastro de papel.

Los diarios obtuvieron mensajes electrónicos enviados febrero del 2008 y febrero del 2009 que muestran que la abogada Natalie Smith de la FPL solicitó repetidas veces, y recibió, los Número de Identificación Personal (PIN) de las BlackBerry de miembros de la Comisión, que paga el estado, así como el PIN de la BlackBerry de la comisionada Lisa Edgar.

Las leyes estatales prohíben que los comisionados de la PSC discutan casos pendientes de tarifas con ejecutivos de las empresas, pero excluye específicamente de la prohibición al personal de la PSC. Un jurado de instrucción recomendó en 1991 que se cambiara el estatuto para cerrar esa brecha, pero nunca se implementó.

Las normas de la PSC prohíben a su personal y comisionados discutir en privado ciertos tipos de actividades de la Comisión con entidades que ésta norma. Según las leyes estatales, los comisionados que participen en tales discusiones y no lo reporten pueden enfrentar una multa de $5,000 y su expulsión del panel. Edgar dijo que puede haber recibido mensajes con los PIN pero que no recordaba haber recibido ninguno de la FPL. "Es es lo que sé, no entiendo nada sobre esto de los PIN'', dijo "No envío ningún PIN, sencillamente no lo hago''.

La FPL expresó en una declaración que Smith nunca se comunicó a través del PIN con Edgar o ningún otro comisionado y defendió el uso de éstos por parte de Smith.

"La comunicación entre los miembros del personal es un aspecto normal y debido del proceso normativo en el que participan todas las partes como parte de cualquier actividad oficial'', expresó Mark Bubriski, portavoz de la FPL. "Todas las comunicaciones de Smith han sido apropiadas y cualquier sugerencia de que Smith participó en comunicaciones indebidas es patentemente falso''.

Las BlackBerry permiten el envío de mensajes de PIN a PIN, que permite al usuario no usar el sistema normal de mensajes electrónicos. El Herald/Times pidió a la PSC copias de los PIN y los mensajes de BlackBerry de los cinco miembros de la PSC y su personal pero le informaron que no se lleva documentación de eso.

"Los mensajes PIN a PIN o de texto no se guardan'', escribió Ann Cole, de la PSC. ‘‘No existe un programa de retención y nunca se guardan''.

No guardar los mensajes puede ser una infracción de la ley de documentos públicos, dice Tom Julin, abogado de Miami que se especializa en leyes de medios de comunicación.

"Si está documentado en algún momento y no se conserva, ciertamente sería una infracción'', dijo. Las leyes estatales exigen que las entidades públicas tengan un sistema para preservar toda comunicación "sin importar su forma física''.

Los mensajes electrónicos muestran que el abogado Smith de FPL obtuvo los números de PIN de Edgar; la ayudante de Edgar, Roberta Bass; William Garner, asistente del presidente de la PSC Matthew Carter; Cynthia Muir, directora de Comunicaciones de la PSC; y el cabildero de la PSC Ryder Rudd. Smith es abogado de la FPL que representa a la empresa en el caso de tarifas pendiente ante la PSC. Rudd fue retirado de todos los asuntos de la FPL el mes pasado cuando los comisionados conocieron que había asistido a una fiesta en casa de un ejecutivo de la FPL.

En un mensaje electrónico del 19 de febrero del 2008 que Bass envió desde su BlackBerry a Smith, sin ningún texto, sólo tenía una copia del PIN de la BlackBerry de Edgar. No se pudo contactar a Bass para que comentara al respecto.

Carter dice que no envía mensajes a través del PIN y no estaba al tanto de que nadie en su equipo los usara para comunicarse con ejecutivos de la FPL.

"Espero que mis empleados no hayan estado haciendo eso'', dijo. "No parece estar bien''.

En tres ocasiones, Garner, el asistente de Carter, envió mensajes electrónicos a Smith para intercambiar números de PIN y también la invitó el 23 de febrero del 2009 a unirse a su lista de contactos en BlackBerry, otro servicio de mensajes que no pasa por el sistema de mensajes electrónicos del estado. No fue posible contactar a Garner para que comentara al respecto.

Carter dijo el sábado que esos "espectáculos'' sobre el personal y la investigación de la FDLE "dificulta al persona realizar su trabajo''.

El miércoles dio a conocer una nota de prensa en que declaró que que tenía ‘‘independencia y estaba libre de influencias externas''. Negó que esté demasiado cerca de las empresas de servicios reguladas, especialmente la FPL, y señaló que "en casi todo tema importante que la FPL ha presentado ante la Comisión he votado por negar o limitar severamente la solicitud de la compañía''.

Si la PSC concede el aumento de tarifa solicitado por FPL, que asciende a $1,300 millones, la Comisión podría excluir el costo del nuevo avión y los $40 millones que FPL gasta en 42 paquetes de compensación para ejecutivos, aunque el impacto sería mínimo sobre la cantidad total.

Usted puede contactar a Mary Ellen Klass en meklas@MiamiHerald.com

  Comentarios