Sur de la Florida

La Virgen de la Caridad unifica a Miami

LA IMAGEN de la Virgen de la Caridad del Cobre durante la procesión.
LA IMAGEN de la Virgen de la Caridad del Cobre durante la procesión. El Nuevo Herald

Las luces del altar de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, volvieron a iluminar el martes a Miami durante la tradicional procesión que reúne cada año a miles de creyentes cubanos y de otras nacionalidades.

"La Virgen abrió la hispanidad en Miami'', declaró monseñor Agustín Román, fundador de la Ermita de la Caridad, quien cumple 50 años de sacerdocio y presidió la celebración eucarística a petición del arzobispo de la Arquidiócesis de Miami, Joseph A. Favalora.

La procesión trasladó la imagen de la Caridad desde el santuario de la Ermita, en Coconut Grove, hasta el Bank United Center de la Universidad de Miami, en Coral Gables. En el recinto universitario los feligreses celebraron el arribo de la imagen con oraciones y cánticos que estremecían las paredes del auditorio.

Maritza Rodríguez, de 54 años y oriunda de San Miguel del Padrón, en La Habana, afirmó que estaba rezándole a la Virgen de la Caridad "por la paz y la unión de los cubanos'' y para poder ver a su familia en Cuba.

La tradicional jornada de plegarias precede al cuarto centenario del hallazgo de una imagen de la Virgen en 1612 flotando en las aguas de la Bahía de Nipe, en el oriente de Cuba. El Año Jubilar de la Caridad se festejará en el 2012.

Durante la solemne eucaristía, monseñor Román pidió que estos tres años de preparación sean una ocasión para crecer en la fe, la esperanza y la caridad.

"Durante este Trienio hacemos un llamado a la conversión del corazón, que lleguemos a abrazar a Cristo como lo hizo la Virgen, que es el modelo del cristianismo'', dijo Román. "Arranca de nosotros todo odio para que seamos luz, para transmitir el evangelio. Debemos ser sal de la tierra y luz del mundo. Y ser misioneros, para buscar al hermano y darle todo lo que tenemos en el corazón''.

Román recibió también una proclama del Condado de Miami-Dade por su medio siglo de entrega sacerdotal. La proclama le fue entregada por el comisionado Bruno Barreiro. Le acompañó el comisionado de la Ciudad de Miami y candidato a esa alcaldía, Tomás Regalado.

Por su parte, el rector de la Ermita de la Caridad, Oscar Castañeda, destacó que la fiesta se celebraba con el mismo sentimiento de agradecimiento y admiración de los tres jóvenes campesinos que encontraron a la Virgen.

Marina Paz, una guatemalteca de 42 años, dijo que encontró una réplica de la imagen de la Virgen de la Caridad en los alrededores de una iglesia y se la llevó a su casa.

"Sentí que me decía que era para mí'', comentó. "La Virgen me dio un gran regalo: mi esposo recuperó la fe que había perdido''.

La Virgen fue coronada en su santuario en suelo cubano por el Papa Juan Pablo II en enero de 1998. La réplica situada en la Ermita fue traída por los exiliados cubanos en 1961.

Clara Villarreal, de Matanzas, expresó que le está rogando a Cachita por la unión, el perdón y la reconciliación en Cuba.

"Para que seamos un solo pueblo bajo el manto protector de la virgencita''.

Como Villarreal, otros feligreses compartieron su devoción.

"En los momentos más difíciles de mi vida me ha ayudado'', relató la cubana Gloria Figueredo, de 54 años.

También hubo quienes recordaron los milagros concedidos.

"Tenía un nieto enfermo y lo sanó'', dijo Rody Caridad, camagüeyana de 71 años. "Ella es maravillosa. Le estoy agradeciendo que ya podemos viajar a Cuba para ver a la familia''.

La reportera Viviana Muñoz colaboró con esta información.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios