Sur de la Florida

Preocupa alza de gastos de Medicaid

Mientras en Washington se discute sobre un seguro de salud para todos, los legisladores estatales están mucho más preocupados con los planes para una amplia expansión de otro programa gubernamental, el Medicaid.

El Medicaid, un programa estatal-federal, brinda los beneficios de seguro médico a niños pobres, personas mayores, embarazadas e inválidos, los cuales suman un total de 2.7 millones en la Florida.

Esa cifra pudiera elevarse en otros 1.3 millones --a un costo adicional de $4,300 millones de los gobiernos estatal y federal-- si los proyectos de ley sobre los servicios de salud del Congreso, que buscan una expansión masiva y nacional del programa, obtienen la aprobación.

Alrededor de uno de cada cinco floridanos podría ser elegible para el Medicaid en un estado donde 20 por ciento de la población no tiene seguro de salud.

Los gastos del Medicaid ya sobrepasan los fondos educacionales para los estudiantes universitarios de la Florida. Estos consumen cerca de 27 por ciento del presupuesto estatal de $66,500 millones. Por otra parte, la parte del programa que financia el estado se enfrenta a un déficit de $1,500 millones el año próximo.

"Si no hubiera aumentos obligatorios federales, la bomba de tiempo que es el Medicaid ya sería la preocupación principal de la Legislatura de la Florida para los próximos tres o cuatro años'', dijo el senador Don Gaetz, republicano de Niceville que ayuda a supervisar los gastos de la salud. "Es una preocupación muchísimo más grande para nosotros que la opción de un seguro de salud público''.

A diferencia del gobierno federal, a los estados --entre ellos la Florida-- se les prohíbe tener un déficit en sus gastos, de modo que cualquier aumento en las inscripciones del Medicaid y los costos puede significar que habrá recortes en otra parte, o impuestos más altos.

Sin embargo, tal vez no haya que llegar a ello. El principal proyecto de ley de la Cámara dice que el gobierno federal se encargaría de pagar todos los nuevos costos del Medicaid hasta el 2014. A partir de esa fecha, el gobierno federal pagaría el 90 por ciento, costándole el 10 por ciento restante unos $430 millones anuales a los contribuyentes de la Florida.

El resumen de una propuesta bipartidista del Senado, que se dio a conocer esta semana , es mucho menos claro. La propuesta dice que los gobiernos estatales y federales continuarán compartiendo los costos. No especifica proporciones, pero un importante senador dijo que el gobierno federal pagaría una "parte enorme''.

Los defensores de los servicios sociales dicen que aumentar la cobertura del Medicaid en realidad podría reducir los costos a largo plazo.

Laura Goodhue, directora ejecutiva de la organización Florida Community Health Action Information Network, de tendencia liberal, dijo que el dinero federal del Medicaid que se utiliza en la Florida tiene un "efecto multiplicador''.

"A los hospitales se les paga. A los médicos se les paga. La gente está saludable y puede ir a trabajar'', dijo Goodhue. "Cubrir un millón de personas más en un estado con cuatro millones de personas sin seguro es una buena inversión, sobre todo si el gobierno federal paga casi todos los gastos. Esto ayuda a las personas que de otra forma llenarían las salas de emergencia o deambularían enfermas de un lado a otro porque no pueden recibir atención médica''.

El presidente Barack Obama mencionó el Medicaid sólo seis veces en su discurso del miércoles por la noche donde reiteró el apoyo a un plan de salud de "opción pública'' que competiría con las aseguradoras privadas. Obama dijo que el plan de 10 años y $900,000 millones no sería una carga más para el déficit.

"Reducir el malgasto y la ineficiencia en el Medicare y el Medicaid pagaría por la mayor parte de este plan'', dijo Obama.

Aunque Obama logre mantener su promesa, a los legisladores estatales les preocupa que la propuesta del Presidente aumenta la presión en el Congreso para aprobar que los estados tengan que asumir una porción mayor de los costos del Medicaid.

Las principales propuestas de la Cámara y del Senado en Washington podrían aumentar las inscripciones del Medicaid, ya que harían elegible a casi todo el que gane menos del 133 por ciento del nivel de pobreza. El nuevo umbral podría ser de $29,326 para una familia de cuatro, o $14,404 para una persona sola.

En la actualidad, la mayoría de los adultos sin hijos no tienen derecho a recibir Medicaid. Algunos aspectos del Medicaid establecen que el umbral de ingresos para poder ser elegible equivale a 100 por ciento del nivel de pobreza.

Si los cambios finalmente se realizan, las inscripciones del Medicaid a nivel nacional podrían aumentar en 10 millones, de acuerdo con un análisis hecho por la Oficina de Presupuesto del Congreso, que concluyó que el proyecto de ley de la Cámara podría conducir a déficit federales. El Medicaid tenía alrededor de 50 millones de miembros en el 2007 --antes que surgiera la crisis económica-- , pero esta semana un portavoz de la agencia dijo que la agencia federal que supervisa al Medicaid no tiene idea de cuántas personas están inscritas actualmente.

En la Florida, la Agencia para la Administración del Cuidado de la Salud estima que las inscripciones del Medicaid podrían aumentar 46 por ciento hasta alcanzar cerca de cuatro millones de personas, si la elegibilidad se amplía.

La expansión del Medicaid le resulta atractiva a los médicos y a las compañías de seguros, ya que ambos tienen la opción de participar en el programa. Aproximadamente 1.2 millón de miembros del Medicaid en la Florida están inscritos en planes de cuidado de salud administrados por compañías de seguros y grupos médicos. Comparado con un nuevo plan público, el Medicaid también aseguraría con más rapidez a más personas, toda vez que se trata de un programa que ya existe y cuenta con una red de proveedores.

  Comentarios