Sur de la Florida

Familia describe a estudiante apuñalado como tranquilo y respetuoso

Hace sólo un mes y cuatro días que Juan Carlos Rivera compartió con su familia una cena muy especial en el apartamento que ocupaba junto a su abuela y un tío en el noroeste de Miami. Fue su último cumpleaños.

La noche fue sencilla pero cargada de emociones, risas y buenos deseos. No era para menos. El joven cumplía 17 años y tenía en claro lo que quería ser en la vida.

"Amaba a los animales y quería ser veterinario'', declaró a El Nuevo Herald Bruna Peinado, de 77 años y abuela de Juan Carlos. "En todo el mundo no había quién lo superara. Era respetuoso, educado y buen estudiante. Llegaba a la casa con una sonrisa, nunca dejaba de estar alegre''.

Rivera murió en la mañana del martes en la secundaria Coral Gables, localizada en el 450 Bird Road. Fue acuchillado violentamente por otro alumno del plantel, Andy Rodríguez, de 17 años, en lo que se cree fue una riña juvenil por ganar la atención y el afecto de una compañera de estudios.

Lejos de ser un chico conflictivo e introvertido, Rivera destacaba por su carácter amistoso, espíritu deportivo y responsabilidad a la hora de cumplir con sus obligaciones escolares, dijeron sus familiares.

Peinado contó que su nieto solía levantarse a las 5:30 a.m. para darse una buena ducha, tomar desayuno y alistarse con tranquilidad. Como cualquier muchacho de su edad, era fanático de los deportes --practicaba fútbol-- y tenía aficiones como montar a caballo.

Hijo único y de padres separados, Rivera tiene un medio hermano por parte de padre en Nueva York, Kevin, de 6 años.

"Tenía pasión por su hermanito'', detalló Rafael Cruz, tío y tutor legal de Rivera.

En medio de la tragedia, la familia buscaba frenéticamente desde las primeras horas del miércoles la posibilidad de conseguir una visa humanitaria para Anaís Cruz, la madre de 42 años, que vive en La Habana.

Anaís es una doctora en Medicina Integral que realiza sus labores en el policlínico de Coco y Rabí, en el municipio 10 de Octubre. Pese a la magnitud de la tragedia la gestión humanitaria podría complicarse, ya que generalmente el gobierno cubano restringe las salidas temporales o definitivas a los profesionales de la salud, a menos que se trate de misiones especiales.

"La familia quiere estar reunida para recordar a un joven que siempre estaba concentrado en sus estudios y que era respetuoso, sobre todo con las personas mayores a las que consideraba sagradas'', precisó Cruz.

Mientras, el padre de Juan Carlos --un médico residente en la ciudad española de Valencia-- también gestiona un permiso de entrada a Estados Unidos para asistir a los servicios fúnebres, aún sin fecha establecida.

"Su papá lo mandó de España porque Juan Carlos quería vivir en Miami con nosotros'', indicó Peinado. "Todavía recuerdo cuando lo fuimos a recibir al aeropuerto. Estaba muy contento de estar aquí porque su tío lo quiere como a un hijo y yo como una madre''.

Estremecidos por el dolor de haber perdido a un ser querido, Peinado y Cruz no se resignan a aceptar una muerte que ha impactado a la comunidad por el grado de violencia y el clima de inseguridad que pareciera respirarse en algunas escuelas surfloridanas.

De hecho, el miércoles circulaban en internet al menos tres videos que muestran peleas entre estudiantes de la escuela Coral Gables en un patio cercano donde muriera acuchillado Rivera. En uno de los videos, los alumnos pelean en un área donde aparentemente hay una cámara de seguridad.

Las riñas a puño limpio pudieron haber ocurrido durante el año escolar 2008-2009, a juzgar por las fechas en que fueron colgados en la red. Duran varios minutos y en ningún momento se observa la intervención de un profesor, policía u otra autoridad, a pesar de que hay decenas de estudiantes congregados.

Las imágenes fueron colgadas en la red por una usuaria identificada como "localissy'' y habían sido vistos por alrededor de 4,000 personas.

"Todavía no comprendemos lo que ha sucedido'', indicó Peinado, con la voz entrecortada. "Ni nieto no le hacía daño a nadie. Somos pobres, pero con principios''.

Quienes desean colaborar con la familia pueden enviar sus donaciones a nombre de Juan Carlos Rivera al Intercredit Bank NA, 3730 NW 79th Avenida, Miami Florida, 33166. Número de cuenta: 500382606 / ABA Routing: 067011812.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios