Sur de la Florida

Alcalde de Miami alerta a policías sobre despidos

UN AGENTE de la ciudad de Miami trabaja en un área frente al Hotel Intercontinental en el downtown.
UN AGENTE de la ciudad de Miami trabaja en un área frente al Hotel Intercontinental en el downtown. El Nuevo Herald

El alcalde Manny Díaz subió la parada en su batalla con los sindicatos municipales de Miami al enviar una carta a más de 100 agentes de policía, indicándoles que podrían quedar cesantes en octubre si el contrato sindical con el municipio no se renegocia.

A medida que se acerca la audiencia final sobre el presupuesto del municipio, Díaz y otras autoridades municipales se han quejado de que los contratos sumamente beneficiosos de los sindicatos municipales de policías y bomberos, que garantizan grandes aumentos de sueldo, son una carga demasiado pesada para el municipio.

Miami está en medio de una de las batallas de presupuesto más caldeadas en una década y trata de cubrir un déficit de $118 millones causado por el desplome del mercado inmobiliario, menos ingresos por concepto de inversiones y un aumento enorme por concepto de sueldos y beneficios de pensión.

El gobierno municipal y la Comisión aprobaron los contratos, pero ahora dicen que deben renegociarlos para poder equilibrar el presupuesto,

"Están llamando a la gente y los despiden'', dijo Armando Aguilar, presidente de la Orden Fraternal de la Policía.

Eso no es completamente cierto.

Las cartas, con fecha 14 de septiembre, y recibidas el miércoles, fueron enviadas a los agentes con 18 meses de servicio o menos, y están sujetas a lo siguiente: si el sindicato llega a un acuerdo con el municipio antes de finales de mes, los agentes podrían quedarse en sus puestos.

Las cartas, firmadas por el jefe de la Policía de Miami, John Timoney, están escritas en papel con el membrete del administrador municipal Pete Hernández. En la carta Timoney agradece a los agentes por sus servicios.

"Son tiempos difíciles en el Departamento de Policía de Miami y en el municipio'', dijo el comandante Delrish Moss, portavoz de la Policía de Miami. "Tenemos la esperanza de que la semana próxima varios problemas se solucionen y nadie pierda su empleo''.

Díaz se ha enfrentado a a la Policía, cuyo sindicato ha batallado contra la reducción de sueldos. El alcalde también tiene en la mira a 33 policías que deben entrar próximamente al departamento.

Javier Fernández, jefe de despacho de Díaz, dijo que el gobierno municipal no ha recibido ‘‘ninguna concesión del sindicato de policías y se prepara para una eventualidad''.

Aguilar calificó las cartas de "práctica laboral injusta'' y agregó que dirá muchas más cosas en una conferencia de prensa programada para el jueves.

El gobierno municipal y los cinco miembros de la Comisión tienen hasta finales de mes para equilibrar el presupuesto operativo de $511.4 millones que propuso el alcalde.

Cuando los comisionados recibieron su propuesta, Díaz había cubierto $90 millones del déficit de $118 millones con despidos, reducciones en la Policía y reducciones escalonadas de sueldo. A la Comisión le correspondía cubrir los $28 millones restantes. La Comisión no puede aumentar los impuestos en una audiencia final sobre el presupuesto fijada para el 24 de septiembre.

Díaz dijo que si los sindicatos accedían a las reducciones escalonadas de salario --que comienzan con 15 por ciento para los que ganan más de $250,000, y siguen con 6 por ciento para los que ganan $40,00-- eso podría cubrir el déficit.

El gobierno municipal trata de reducir $10 millones del presupuesto de los bomberos, $10 millones a la Policía y $8 millones a los miembros de la Federación de Empleados Estatales, Condales y Municipales de Estados Unidos.

Robert Suárez, jefe del sindicato de los bomberos, se ha reunido regularmente con el administrador Hernández y ambas partes piensan que dentro de poco se podría alcanzar un acuerdo.

  Comentarios