Sur de la Florida

Regalado y Sánchez protagonizan 'balacera' verbal

Fotomontaje: Los comisionados y candidatos a la alcaldía de Miami, Joe Sánchez (izq.) y Tomás Regalado abordaron temas actuales y candentes durante un debate en el Museo de Ciencias.
Fotomontaje: Los comisionados y candidatos a la alcaldía de Miami, Joe Sánchez (izq.) y Tomás Regalado abordaron temas actuales y candentes durante un debate en el Museo de Ciencias. THE MIAMI HERALD

Los aspirantes a la alcaldía de Miami, Tomás Regalado y Joe Sánchez debatieron fuertemente el miércoles durante 90 minutos en un foro donde se tocaron temas que fueron desde el estadio de béisbol de los Marlins hasta el candente tema de un plan para construir un hospital y la crisis de presupuesto de municipio.

Sentado ante una enorme multitud en el Museo de Ciencias de Miami, los comisionados postulados por el cargo que dejará vacante el alcalde Manny Díaz en noviembre se interrumpieron mutuamente, otras veces fueron interrumpidos por los asistentes e incluso hubo temas en que estuvieron de acuerdo.

El foro -- en que Michael Putney, reportero político de WPLG-Canal 10 moderó las preguntas de los asistentes-- hizo preguntas de seguimiento y dejó que los comisionados se hicieran un par uno al otro, pero la situación se caldeó.

La chispa mayor de la noche fue cuando Sánchez retó a Regalado, el comisionado que más tiempo lleva en la Comisión en la historia de Miami, sobre finanzas personales.

Sánchez le preguntó a Regalado si estaba calificado para dirigir las finanzas municipales, dado que el Servicio de Rentas Internas (IRS) le había intervenido su sueldo de comisionado y le habían puesto una prohibición de venta a su propiedad.

Regalado replicó: "No le debo un centavo al IRS''.

Agregó que problemas anteriores se debieron a que su esposa perdió el empleo y que esos asuntos se solucionaron.

"Cuando a mi esposa la cesantearon en la radio, no pudimos pagar los impuestos ese año'', dijo Regalado. Y enumeró sus cuatro activos: "Mi casa en Shenandoah y tres hijos. A los tres les pagué la universidad''.

El dabate comenzó mucho antes que Sánchez y Regalado llegaran al lugar un poco después de las 6:30 p.m. En el estacionamiento, partidarios de campaña caminaban por el lugar con letreros. Dentro de la sala, que estaba repleta, los candidatos compartieron con los asistentes, respondieron preguntas y probaron alimentos entregados por restaurantes locales.

Cuando empezaron las preguntas, Regalado y Sánchez estuvieron fundamentalmente de acuerdo en la necesidad de que el sindicato de la policía del municipio hiciera concesiones para poder balancear el presupuesto, que tiene un déficit de $118 millones debido, en parte, al fuerte aumento de los salarios en un contrato aprobado por el municipio en 2007.

No estuvieron, sin embargo, completamente de acuerdo. Cuando Regalado dijo que había sido el único comisionado en votar contra un contrato del sindicato, Sánchez dijo que su contrapartida estaba jugando con la semántica: aunque Regalado había votado contra un contrato sindical siete años atrás, había votado a favor del contrato de 2007 que es el responsable del actual déficit de Miami.

Los comisionados discreparon en prácticamente todos los otros temas importantes.

En relación con el estadio de $642 millones en la Pequeña Habana, Sánchez fue abucheado cuando dijo que la medida crearía hasta 5,000 empleos y revitalizaría el barrio.

Regalado, que votó contra el proyecto, dijo: "Los Marlins se salieron con la suya a costa de Miami."

Mientras Sánchez dijo que mantendría al administrador del municipio Pete Hernández y al jefe de la policía John Timoney, Regalado dijo que el municipio necesitaba un nuevo jefe y que no tomaría una decisión sobre Hernáánndez hasta que no fuera electo alcalde.

Sobre el polémico plan de uso de terrenos Miami 21, Regalado dijo que no podría apoyarlo en una segunda lectura a no ser que se le hiciera na enmienda para incluir cambios solicitados por un grupo de asociaciones de propietarios que lo apoya.

Sánchez, que inicialmente votó en contra porque incluia una restricción de altura en algunos vecindarios, pero que posteriormente lo apoyó, dijo: "Siempre estuvo por Miami 21."

Y sobre el fallido negocio de terrenos del Mercy Hospital, Regalado dijo que había votado en contra porque los condominios planificados no eran coherentes con el vecindario: Sánchez dijo haber votado a favor porque, al hacer crecer al Mercy, se estaba ayudando a un vecindario que ncesitaba un hospital de primera.

Al final, en discursos de dos minutos sobre sus argumentos para ser electos, ambos estuvieron de acuerdo en que Miami enfrenta graves desafíos.

  Comentarios