Sur de la Florida

Madre de joven asesinado podría llegar a Miami en breve

Anaís Cruz
Anaís Cruz Cortesía de la policía de Coral Gables

En cuestión de horas podría estar llegando al sur de la Florida la madre del estudiante Juan Carlos Rivera, quien fue acuchillado hace cuatro días por un compañero de clases en el patio de la escuela secundaria Coral Gables.

La noticia del inminente arribo de Anaís Cruz llenó de regocijo a los familiares de la víctima en Miami. La consejera Kattia Castellanos, coordinadora de la Unidad de Víctimas del Departamento de Policía de Coral Gables y asignada para confortar a los parientes del joven, sostuvo que lo más difícil del trámite ya había sido superado.

"Está confirmado. Sólo falta que Anaís recoja el viernes su pasaporte visado, porque todo está listo'', aseguró Castellanos.

A mitad de semana la abuela de Rivera, Bruna Peinado, visitó la oficina de la representante republicana Ileana Ros-Lehtinen con el propósito de que la ayudara a conseguir una visa humanitaria para su hija de 42 años, a fin de que pudiera asistir a los funerales de su hijo.

En La Habana, Cruz sostuvo una entrevista de rigor el jueves a primera hora en la Sección de Intereses de Estados Unidos. Alrededor de las 3 p.m. recibió el visto bueno del Ministerio de Salud Pública de Cuba tras un exhaustivo chequeo de sus antecedentes. Una agencia local de viajes, ABC Charters, subsidiaria de American Airlines, se ofreció a donar el boleto aéreo a Miami.

"Era la prueba más difícil porque además estaba esperando una entrevista en el 2010 para salir del país'', indicó Castellanos. El padre de Cruz es naturalizado estadounidense y vive en Miami hace más de tres décadas.

El último paso que resta para completar el trámite de Cruz es el permiso de salida (carta blanca) de la Dirección de Inmigración y Extranjería de Cuba, algo que no representaría problema alguno en base al trámite previamente aprobado por las autoridades del Ministerio de Salud.

Cruz es una doctora en Medicina Integral que realiza sus labores en el policlínico de Coco y Rabí, en el municipio 10 de Octubre. El temor era que los funcionarios cubanos rechazaran de plano la solicitud y se negaran a tramitar cualquier petición de salida, ya que el gobierno de la isla restringe los permisos temporales o definitivos a los profesionales de la salud, a menos que se trate de misiones especiales.

Ros-Lehtinen comentó que los resultados que se han conseguido hasta el momento para facilitar el viaje de la madre de Rivera lo antes posible constituían "una buena noticia en esta triste y trágica situación''.

"Hemos tenido éxito en obtener una visa temporal para Anaís en la Sección de Intereses norteamericana en La Habana. Continuaremos trabajando con ella y el Departamento de Estado para agilizar el proceso para su entrada a los Estados Unidos'', anotó Ros-Lehtinen.

Mientras, el tío del joven de 17 años, Rafael Cruz, un médico de 44 años, expresó su agradecimiento por la ayuda y solidaridad que están recibiendo de las autoridades surfloridanas y la comunidad en general, en medio del luto y el dolor por haber perdido a un muchacho ‘‘excepcional'', tal como lo recordaron amigos y parientes de la víctima.

"Sin el apoyo de la congresista y todas las personas que se han preocupado por nosotros, no sé como hubiese sido todo esto'', indicó Rafael, quien fungía como tutor legal del estudiante cuando falleció al ser acuchillado cinco veces por Andy Rodríguez, otro adolescente de 17 años.

El hecho ocurrió durante una riña por ganar la atención y el afecto de una compañera de estudios, aunque esta versión ha sido negada por algunos escolares del plantel. Ahora es muy probable que los fiscales encausen a Rodríguez como un adulto y contemplen una condena de cárcel muy fuerte en base a las circunstancias que rodearon el crimen.

La autopsia no dejó dudas de que se trató de un ataque extremadamente violento: Rivera fue herido cinco veces con un arma blanca, una cuchilla de tres pulgadas. Dos de las heridas -- en el corazón y los pulmones -- fueron mortales.

Pese al luto y la expectativa por el anunciado arribo de la madre de Rivera, sus parientes en Miami estuvieron en la mañana del jueves en una funeraria local haciendo los arreglos necesarios para los servicios fúnebres, aún sin fecha establecida. El distrito escolar y United Way han ofrecido cubrir los gastos del funeral. Rivera se había establecido hacía poco tiempo en Miami. De hecho, hace menos de cinco meses había llegado después de visitar a su padre en la ciudad española de Valencia.

El 12 de agosto pasado Rivera celebró su último cumpleaños. Aquel día recibió los saludos de sus parientes más cercanos y un abrazo especial a distancia de su madre.

Rafael declaró que no había tenido la oportunidad de hablar con su hermana "porque ella está muy mal'' anímicamente.

"Me he comunicado con las personas autorizadas a representarla, un amigo de la familia y un compañero de trabajo del hospital donde Anaís trabaja'', informó. "Ellos la están cuidando''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios