Sur de la Florida

Emotiva llegada de madre del joven apuñalado

Cuando llegó a Miami a enterrar a su hijo adolescente, asesinado esta semana en la secundaria Coral Gables, Anaís Cruz se desplomó en los abrazos de su madre. "Mami, mami'', le dijo llorando a Bruna Peinado, con quien el muchacho estaba viviendo en Miami.

El encuentro del sábado en el Aeropuerto Internacional de Miami es la parte más reciente de la jornada de Cruz para darle el último adiós a su hijo, Juan Carlos Rivera.

Una docena de familiares fueron al aeropuerto a recibir a Cruz. La abrazaron, la besaron y la acariciaron. La mujer estaba demasiado débil para hablar.

"Mi hija está destruida," dijo Peinado. "Su hijo y ella eran una sola persona''. Estaba desesperada por verlo y él por verla a ella. Pero, desafortunadamente, sólo va a verlo en el funeral''. Rivera, de 17 años y alumno de segundo año de secundaria, fue asesinado a puñaladas el martes en la secundaria Coral Gables.

Un compañero de la escuela, Andy Rodríguez, de 17 años, ha sido acusado de asesinato en segundo grado en los hechos.

Los dos se empujaron mutuamente en el patio frente al gimnasio de la escuela, declararon testigos a The Miami Herald. Rodríguez entonces sacó una cuchilla, dijo la policía, y acuchilló de muerte a Rivera.

Los estudiantes dicen que el enfrentamiento fue por una jovencita. La familia de Rodríguez dice que no es cierto.

Rivera, que nació en Cuba, llegó a Miami hace cinco meses y fue a vivir con su abuela. Amigos y familiares dicen que se estaba adaptando bien a su nueva vida.

El joven hablaba frecuentemente de graduarse de secundaria y estudiar Veterinaria. ‘‘Era un muchacho educado, buena persona, que se había ganado el cariño de todo el mundo y perdió la vida injustamente'', dijo Peinado el sábado.

Tras la muerte de Rivera, la representante Ileana Ros-Lehtinen y el superintendente escolar de Miami-Dade, Alberto Carvalho, trabajaron para traer a Cruz, de 42 años, desde La Habana para asistir al funeral de su hijo.

Conseguir la autorización de salida del gobierno cubano no fue fácil porque Cruz es médico y necesita de un permiso especial para salir de la isla.

ABC Charters pagó los gastos de viaje de Cruz.

Una docena de familiares de Cruz fueron a recogerla al aeropuerto el sábado por la mañana.

Mientras otras familias esperaban felices, la de Anaís Cruz esperaba en un doloroso silencio.

Posteriormente, Peinado, que tenía una cruz de plata en el cuello, ofreció una improvisada conferencia de prensa. Cruz había salido del aeropuerto por otra salida.

Los reporteros le preguntaron a Peinado qué había dicho Cruz tras abrazarla.

"No dijo nada," respondió Peinado. "No tenía fuerzas."

Peinado le agradeció a Ros-Lehtinen y a las otras autoridades de Miami que trabajaron para que su hija pudiera venir a Miami. Luego, ella y su familia regresaron a su apartamento en Miami.

Kattia Castellanos, agente de la Policía de Coral Gables especializada en ayudar a los familiares de víctimas, dijo que la familia de Rivera tenía un mensaje para la comunidad.

"Ya basta'' dijo. "Tenemos que unirnos y decir que este tipo de comportamiento agresivo no se tolerará''.

El funeral del joven será el lunes en la funeraria La Nacional, en 151 NW 37 Ave.

El entierro será el martes en el cementerio Flagler Memorial, 5301 W. Flagler St.

  Comentarios