Sur de la Florida

Campaña contra comentarista de CNN por atacar a ilegales

LOU DOBBS, comentarista conservador de CNN, ha sido criticado 
severamente por los comentarios despectivos sobre los inmigrantes hispanos.
LOU DOBBS, comentarista conservador de CNN, ha sido criticado severamente por los comentarios despectivos sobre los inmigrantes hispanos. AP

Un grupo hispano de Miami planea una campaña nacional contra Lou Dobbs, comentarista conservador de CNN, y ha exhortado a la cadena de televisión a que controle lo que califican de comentarios "despectivos e incorrectos'' sobre los inmigrantes hispanos.

Jorge Mursulí, veterano activista por los derechos humanos en el sur de la Florida que ahora dirige Democracia U.S.A., tiene la esperanza de crear un movimiento popular de base para silenciar la implacable cruzada de Dobb contra los inmigrantes ilegales.

Entre otras cosas, Mursulí sostiene que Dobbs ha culpado a los inmigrantes del aumento de la lepra en Estados Unidos, de fomentar la creación de una "supercarretera'' de inmigrantes ilegales desde México hasta Canadá y de contribuir a la ola de delincuencia.

"Si CNN es, de verdad, el nombre más respetado en materia de noticias, nos vemos obligados a pedirles que hagan que el Sr. Dobbs se atenga a las normas periodísticas'', dijo Mursulí, cuyo grupo planea crear una página de internet contra Dobbs: www.EnoughisEnough!.com.

La campaña es la reacción negativa más reciente contra el cascarrabias presentador. Otros grupos defensores de la inmigración han ido más lejos, exigiendo a CNN que lo saque del aire por sus opiniones conservadoras y contra los inmigrantes. Dobbs, cuya esposa es mexicanoamericana, es uno de los presentadores de programas de entrevistas más populares de CNN.

Barbara Levin, portavoz de CNN, declinó comentar sobre el asunto en un mensaje electrónico a The Miami Herald. "Preferimos no hablar de eso'', escribió.

Pero Dan Stein, presidente de la Federación por la Reforma de la Inmigración en Estados Unidos (FAIR), que está a favor de una política de inmigración más estricta, calificó a Dobbs de "uno de los nombres más respetados del periodismo estadounidense''.

Stein dijo que las críticas de Dobbs usan información retórica e inflamatoria en un esfuerzo por determinar qué ideas se permite escuchar al público.

"Las organizaciones que tratan de silenciar el debate público son enemigas de la libertad'', afirmó.

"Tiene que haber un lugar para todas las voces en la plaza pública''.

Como parte de su campaña, Mursulí dijo que su organización pidió a una firma encuestadora de Miami que entrevistara a 100 hispano, fundamentalmente líderes políticos, empresariales, comunitarios y legisladores de todo el país.

Dijo que 90 por ciento de los encuestados consideran que Dobbs es un demagogo que usa su programa como púlpito para predicar el odio.

"El señor Dobbs tiene derecho a su opinión, pero también debe atenerse a los hechos'', dijo Mursulí, oriundo de Cuba y activista de los derechos civiles de los homosexuales y otras causas cívicas.

Durante los últimos cuatro años ha sido presidente ejecutivo de Democracia U.S.A., uno de los grupos hispanos de participación cívica, apoyo al votante y capacitación de liderazgo más enérgicos del país. Desde su fundación en la Florida en el 2004, los esfuerzos del grupo se han ampliado a Arizona, Nueva Jersey y Pennsylvania. El grupo está asociado con el Consejo Nacional de La Raza, el grupo hispano más importante de derechos civiles del país.

  Comentarios