Sur de la Florida

Miami: programas sociales en peligro

Willie Harris, del Programa de Atención a los Desamparados de la ciudad de Miami, conversa con Andrew Lowery, de 48 años.
Willie Harris, del Programa de Atención a los Desamparados de la ciudad de Miami, conversa con Andrew Lowery, de 48 años. Marice Cohn Band/The Miami Herald

Según la propuesta de presupuesto que trata de compensar un enorme déficit de $118 millones, la ciudad de Miami tendría que cerrar su red de oficinas de NET, las sucursales del Ayuntamiento en los barrios que resuelven problemas locales.

El plan presupuestario del alcalde Manny Díaz también contempla eliminar la oficina de películas de la ciudad, responsable del programa más popular de la televisión por cable este verano: Burn Notice.

También se prevé eliminar el fideicomiso sin fines de lucro que administra el Virginia Beach Key Park, un lugar histórico que antiguamente era sólo para negros, y que se reinauguró a bombo y platillo hace menos de dos años tras una restauración que costó millones de dólares.

Las tres entidades están entre numerosos programas municipales o patrocinados por el gobierno municipal que los encargados del presupuesto tienen planeado eliminar. También se han propuesto fuertes reducciones en la policía, los parques y otros servicios municipales.

Es posible que esos programas puedan volver a contar con al menos parte de los fondos cuando la Comisión de Miami concluya el jueves el proceso de presupuesto, que está sujeto a negociaciones que un asistente de la Comisión calificó de "muy flexibles''.

Pero el hecho que se planee eliminar algunas entidades consideradas intocables ilustra la gravedad de la crisis. Incluso si los comisionados aprueban el presupuesto de $511.4 millones de Díaz --algo muy poco probable--, tendrían un déficit de $28 millones.

"La gente tiene que darse cuenta que la crisis presupuestaria es mucho más aguda en Miami que en Miami-Dade, que está recibiendo toda la atención'', dijo Darío Moreno, director del Centro Metropolitano de la Universidad Internacional de la Florida. "Casi una octava parte de su presupuesto ha desaparecido. Su situación es desesperada''.

La dificultad política y práctica de las decisiones a tomar no puede ser más patente que en el caso del fideicomiso de Virginia Key, respaldado por gran parte de los líderes afroamericanos municipales y condales, o la propuesta de eliminar las oficinas NET, que son populares en muchas áreas desde donde un viaje al Ayuntamiento es précticamente inconcebible.

Los administradores y los miembros del fideicomiso de Virginia Key Park pasaron gran parte de la semana pasada reunidos en el ayuntamiento con los administradores municipales y dos comisionados clave, Marc Sarnoff, cuyo distrito incluye la histórica playa propiedad de la ciudad, y Michelle Spence-Jones, cuyo distrito abarca la mayoría de los barrios afroamericanos de la ciudad.

Spence-Jones declaró a través de un asistente que desea que de alguna manera se siga financiando el fideicomiso de Virginia Key, para dar tiempo al grupo a convertirse en autosuficiente. También apoya con firmeza que sigan abiertas las oficinas NET, por lo menos las de su distrito, según el asistente.

Los directores del fideicomiso dijeron que eliminar tan abruptamente los $1.2 millones que el grupo recibe del municipio pondría en peligro el futuro del parque, así como otros fondos, en particular $20 millones en bonos del Condado para construir un museo especializado en la historia social y natural del lugar.

"De cierto modo, nos tomaron por sorpresa. Nuestro personal desaparecería y todas las operaciones en curso se detendrían de inmediato'', dijo el presidente del fideicomiso, Gene Tinnie. "El costo de la interrupción del servicio a los contribuyentes podría exceder el ahorro propuesto''.

Otras oficinas pequeñas de la ciudad también quedan eliminadas en el plan de presupuesto, como la Oficina de Iniciativas Sustentables del alcalde, que coordina los programas verdes de la ciudad de apoyo al ambiente, así como la Junta de Relaciones Comunitarias, $750,000 para festivales y $1 millón para adquisición de parques y áreas verdes.

Entre las entidades que enfrentan el cierre total, la pérdida de las oficinas NET sería probablemente la que más daño causaría a los vecinos. Eliminar a esa entidad ahorraría $4.5 millones y le costaría el empleo a 49 trabajadores municipales, entre ellos algunos miembros de los equipos de apoyo a los desamparados, que han recibido muchos elogios y cuya supervisión y financiación parcial está a cargo de NET.

Las 13 oficinas de NET, creadas en los años 90 en momentos que el Ayuntamiento recibió fuertes críticas del público por descuidar sus barrios, ofrecen a los vecinos servicios municipales, permisos para cortar árboles o celebrar fiestas, o asistencia para problemas que van desde baches en las calles, contaminación sonora y basura indebidamente arrojada.

Los funcionarios de NET también identifican y solucionan problemas mediante inspecciones en los barrios y coordinan la limpieza de basureros ilegales, dijo el administrador de NET, David Rosemond.

Existe también un fuerte apoyo para la playa de Virginia, que durante décadas de segregación fue la única abierta para los miamenses afroamericanos y luego estuvo cerrada más de 20 años. Fue revivida tras una campaña de 10 años liderada por la ya fallecida Athalie Range, la primera comisionada afroamericana de Miami, acicateada por planes de que el municipio la entregara en algún momento a promotores inmobiliariosprivados.

Los líderes del fideicomiso dijeron que temen que esa misma idea se esté manejando, mientras los administradores municipales los exhortaban a explorar la posibilidad de asociarse con promotores inmobiliarios para establecer centros de hospedaje u otras empresas lucrativas.

"Hemos tenido conversaciones muy informales e indiferentes sobre este tema'', dijo Tinnie. ‘‘Yo no me opongo a negociar con intereses privados, pero tenemos una visión. Es como si nadie entendiera la idea de que un espacio natural abierto es un recurso económico''.

El fondo supervisó las renovaciones y administra el parque de 82 acres, incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos. Este año suplementaron el financiamiento municipal con casi $1 millón en ingresos de donaciones, estacionamiento, conciertos, festivales y alquileres.

Pero esos eventos podrían desaparecer si no hay personal para apoyarlos, dijeron administradores del fideicomiso.

El dinero municipal cubre el sueldo de 15 empleados a tiempo completo que dan mantenimiento a la playa, planean y dirigen las renovaciones, el museo y se ocupan de las visitas de tema histórico o natural.

Aunque la playa no cerraría, pasaría a manos del Departamento de Parques, que ya tiene sus recursos a plena capacidad y que además enfrenta un reducción de presupuesto de 25 por ciento.

Sin embargo, al menos una de las entidades no enfrenta el cierre. El Fideicomiso del Bayfront Park, la entidad semiindependiente que administra el parque del downtown, recauda la mayor parte de su presupuesto de $3.6 millones con eventos pagados. Sus finanzas se vieron recientemente estimuladas por un acuerdo con Live Nation para que maneje su popular anfiteatro. La agencia promotora de conciertos gastó más de $2 millones en renovaciones.

La propuesta de presupuesto elimina completamente la contribución de $585,000 del gobierno municipal al parque, lo cual obligaría a reducir servicios y sueldos, y congelar empleos, dijo el director del Fideicomiso del Bayfront, Timothy Schmand. Aunque la recaudación no ha sido la mejor debida a la crisis económica, Schmand dijo que organizará más eventos pagados para compensar.

"Una de las ventajas es que tenemos la capacidad de generar ingresos. Nos sentimos optimistas'', dijo.

  Comentarios