Sur de la Florida

Alta cifra de adultos sin seguro médico

Un asombroso 53 por ciento de los adultos de entre 18 y 64 años en Hialeah no tienen seguro médico, casi tres veces el promedio nacional. Al mismo tiempo, sólo 13.8 por ciento de los habitantes de ese grupo de edad en Weston no tienen seguro, el índice más bajo del sur de la Florida.

Esas cifras tan exactas se dieron a conocer por primera vez el martes, cuando la Oficina del Censo publicó la información más detallada hasta el momento sobre la ubicación de las personas sin seguro médico, que incluye a todas las comunidades con más de 70,000 habitantes.

En momentos que los líderes del país siguen debatiendo los méritos de la reforma del sistema médico, la información publicada, que corresponde al 2008, dada a conocer por la American Community Survey, confirmó lo que se sabe desde hace mucho tiempo: que la Florida en general, y el sur de la Florida en particular, tienen un índice inusualmente elevado de personas sin seguro.

En la Florida, un promedio de 3.7 millones de personas no tuvieron seguro durante los últimos tres años --20.5 por ciento-- el cuarto índice más elevado del país. En Broward, 21.8 por ciento no tienen seguro. En Miami-Dade la cifra es 28.1 por ciento, casi el doble del promedio nacional de 15 por ciento.

Como el Medicare cubre la mayor parte de las necesidades de los ancianos y varios programas estatales-federales prestan servicio a muchos niños, las mayores disparidades están en el grupo de entre 18 y 64 años. Más de una tercera parte de los habitantes de Miami-Dade en esta categoría no tienen seguro médico, liderados por Hialeah (53.1 por ciento) y Miami (45.8 por ciento). En Broward, Pompano Beach era el lugar con el índice más alto, 39.6 por ciento.

La mayoría de los expertos dijeron que no les sorprendía que hubiese tantas personas sin seguro médico en Hialeah, donde 95.9 por ciento de la población es hispana, según la información más actualizada del Censo. "La mayor tasa de personas sin seguro en el país es entre los hispanos'', dijo Steven Ullmann, experto en política de salud de la Universidad de Miami.

Las cifras más recientes del Censo muestran que 30.7 por ciento de los hispanos no tenían seguro en el 2008, una ligera baja en comparación con 32.1 por ciento en el 2007. En el caso de los blancos no hispano, fue de 10.8 por ciento en el 2008, un aumento en comparación con 10.4. Entre los negros, la cifra fue de 19.1 por ciento, el mismo índice del 2007.

En general, la información más reciente del Censo revela que en el 2008 había 46.3 millones de personas sin seguro, un ligero aumento en comparación con 45.7 por ciento en el 2007, pero algunos expertos piensan que en este momento la cifra puede ser mucho mayor debido a los grandes despidos provocados por la recesión.

Darío Moreno, director del Centro Metropolitano de la Universidad Central de la Florida, señaló que la falta de beneficios médicos muestra lo mucho que ha cambiado Hialeah. "Hialeah era una de las ciudades más sindicalizadas en el sur, con una base de manufactura de textiles, plásticos y otros productos. Piense en Eastern Airlines, en Pan American, que tenían presencia aquí. Esos eran empleos bien pagados con seguro médico''.

Eso ha cambiado. Hialeah es ahora una zona de empleos del sector de servicios de negocios pequeños, que por lo general no pueden darse el lujo de ofrecer prestaciones.

Los habitantes de todas las edades de Hialeah tienden a tener un alto índice de falta de seguro médico: 28 por ciento de los menores carecen de cobertura, más del triple del promedio nacional. El 5 por ciento de los mayores de 65 años tampoco tienen seguro, según la información del Censo. Una posible razón de lo elevado de esas cifras es que las personas sean inmigrantes recientes que no cumplen los requisitos para beneficiarse de programas gubernamentales.

Weston es la mejor zona del sur de la Florida en materia de cobertura médica para los niños, donde sólo 3.8 por ciento no tienen cobertura, una tercera parte del promedio nacional. El peor lugar en el sur de la Florida: Pompano Beach, donde 30.2 por ciento de los menores carecen de seguro.

Ullmann señaló que ampliar la cobertura médica para los niños en los programas gubernamentales podría beneficiar la salud a largo plazo. Citó encuestas que indican que sólo el 5 por ciento de los niños que reciben Medicaid no tienen un lugar donde reciban servicios médicos rutinarios, mientras que 29 por ciento de los menores sin seguro carecen de semejante lugar. "Eso significa una mayor presión en el uso de las salas de emergencia'', en la que el tratamiento es mucho más caro que en la consulta médica.

Alan Sager, experto en Política de Salud de la Universidad de Boston , dijo que los datos más recientes subrayan nuevamente las grandes desigualdades en el sistema médico del país. "Sabemos desde hace mucho tiempo por mucho tiempo que hay mucha diferencia entre los estados, desde un 3 por ciento a un 5 por ciento en Massachusetts, a mucho más del 20 por ciento en Texas. De modo que es razonable temer que pueda haber diferencias aún mayores en áreas geográficas más pequeñas''.

A diferencia de los países de Europa, dijo Sager, el tamaño de la empresa para la que se trabaja determina con frecuencia si las personas tienen seguro médico.

Gerard Anderson, profesor de Política de Salud de la Universidad Johns Hopkins, dijo que según ciertas propuestas de reforma se podría exigir a los trabajadores sin seguro o a sus patrones en lugares como Hialeah que comiencen a contribuir a los programas de servicios médicos. "Eso podría afectarlos mucho''.

  Comentarios