Sur de la Florida

Bomberos cuestan caro al contribuyente

LA NOMINA de los bomberos ha hecho que los pagos municipales por beneficios de pensión superen los $100 millones en el 2010.
LA NOMINA de los bomberos ha hecho que los pagos municipales por beneficios de pensión superen los $100 millones en el 2010. THE MIAMI HERALD

Aunque su jerarquía en el cuerpo de bomberos de Miami es de nivel medio, el capitán Raúl Fernández podría terminar como el tercer bombero que más caro le cueste este año a los contribuyentes de Miami.

El paquete de compensación total de Fernández, de unos $349,279, está sólo por debajo de los del jefe de bomberos, Maurice Kemp, y la asesora jurídica municipal, Julie Bru, entre los 3,500 empleados de Miami.

Fernández, que lleva 24 años en los bomberos, ganó más de $152,000 de sueldo básico y otros $96,000 por concepto de 500 horas extra.

"Para poner las cosas en perspectiva, durante los primeros 10 años en el trabajo tuve que poner pisos para ganar dinero extra'', indicó Fernández. "Ahora tengo delante un cofre lleno de oro y quiero meter la mano".

"¿Lucen mal esas cifras? Sí, por supuesto. Pero yo trabajé esas horas. Tuve que sacrificarme por un tiempo, pero valió la pena''.

Mientras Miami libra una enconada batalla de presupuesto, la más difícil en más de una década, el alcalde Manny Díaz tiene la vista puesta en el astronómico aumento de sueldo y prestaciones de los bomberos sindicalizados como Fernández.

Más que la de ningún otro departamento, la nómina de los bomberos ha hecho que los pagos por concepto de beneficios de pensión municipales superen los $100 millones en el 2010.

Eso es un aumento de 48 por ciento en comparación con este año. En el 2010, uno de cada cinco dólares que el municipio recaude se usará para cubrir las pensiones de policías, bomberos y empleados en general.

Tenga en cuenta lo siguiente:

* De los aproximadamente 630 bomberos, 19 cuestan a los contribuyentes más de $300,000 al año en sueldo y prestaciones; otros 161 ganan más de $200,000.

* Ocho bomberos cuestan más a los contribuyentes que los $329,447 que gana el administrador municipal, Pete Hernández.

* Pero eso palidece en comparación con los 47 bomberos cuyo sueldo y beneficios excede los $265,117 en compensación anual que Miami le paga a su alcalde, Manny Díaz.

"Nosotros estamos bien pagados'', dijo el presidente del sindicato de bomberos de Miami, Robert Suárez. "Yo no voy a decir lo contrario''.

Después de años de estar a la zaga de sus colegas en la Florida, dijo Suárez, los bomberos de Miami se han mantenido entre los tres primeros lugares del estado desde el 2007, cuando el último acuerdo colectivo les concedió enormes aumentos y mejoró sus incentivos y otros pagos especiales.

Aunque es difícil hacer comparaciones justas porque los contratos varían mucho entre las municipalidades, Suárez dijo que Miami Beach y Miami-Dade son los dos departamentos de la Florida con compensación similar o mayor.

Lo mismo que Fernández, el capitán Jon E. Hart es supervisor de paramédicos avanzados en la Estación de Brickell.

Hart, que lleva 29 años con los bomberos, se retiró técnicamente en el 2006 pero sigue siendo uno de los que más gana en el departamento según el plan de retiro de pagos diferidos del estado.

Hart recibió más de $157,000 en sueldo básico y más de $101,000 en horas adicionales como parte de un paquete de compensación estimada que le costó al municipio $311,000.

Pero eso ni siquiera incluye la pensión anual de $118,000 que comenzó a recibir en el 2007.

Marc Sarnoff, comisionado de Miami, expresó la creciente reacción del gobierno municipal ante el aumento astronómico de la compensación de los bomberos.

"Yo habría matado a mi consejero de carrera en la secundaria por no decirme que me hiciera bombero'', dijo Sarnoff, que se graduó de Derecho en la Universidad Loyola.

Sarnoff llama la atención sobre la información nacional de compensación de médicos y cirujanos para enfatizar lo que quiere decir sobre los bomberos, que sólo necesitan un diploma de secundaria o su equivalente.

Según estadísticas del Departamento del Trabajo federal, docenas de bomberos de Miami están ganando más que cirujanos generales ($228,000), obstetras ($203,000) y pediatras ($132,000) que comienzan a trabajar en sus especialidades.

Suárez dijo que los líderes del sindicato de los bomberos están atentos a las críticas al exceso de compensación, especialmente en un momento en que otros apenas pueden pagar sus cuentas y y en municipio en que casi el 25 por ciento de la población vive por debajo del nivel de pobreza.

El presidente del sindicato de bomberos está tratando de convencer a sus afiliados de que acepten reducciones de sueldo y otras prestaciones que ahorraría $15 millones a la ciudad el 2010, más de los $10 millones que Díaz pidió originalmente en concesiones al sindicato, para ayudar a eliminar un déficit de $118 millones en el presupuesto del próximo año.

A diferencia de la Orden Fraternal de la Policía de Miami, que se ha negado a hacer concesiones, los bomberos han estado dispuestos a negociar una reducción general de salario: ‘‘Sabemos que si apretamos mucho la ciudad se ahoga'', dijo Suárez.

El mayor aumento de sueldos ocurrió tras ratificarse el contrato de octubre del 2007. A los bomberos se les garantizaron aumentos generales del 5 por ciento anual durante los tres años del contrato.

Pero eso no es todo. Además, los bomberos sindicalizados reciben por lo menos un aumento del 2.5 por ciento cada seis meses hasta que lleguen al tope de la escala, más pagos complementarios como el aumento del 14 por ciento a todos los paramédicos con certificación estatal.

Joe Arriola, ex administrador de Miami, dijo que "la razón fundamental'' por la que renunció a su cargo en el 2006 fue la negativa de Díaz a apoyarlo en negociaciones duras con los tres sindicatos.

Arriola dijo que quería obligar a los sindicatos a declarar una tregua. "Ellos se hubieran opuesto'', dijo Arriola. "El asunto hubiera ido a los tribunales y los tribunales hubieran visto las cifras''.

Arriola estaba en los laterales cuando su sucesor, Pete Hernández, y el director de Relaciones con los Empleados, Héctor Mirabile, aprobaron los lucrativos contratos por tres años que ahora obligan a Miami a quejarse de que no tiene dinero.

"Ellos echaron por la borda'', dijo Arriola refiriéndose a los contratos del 2007, "todo por lo que yo había trabajado. Esa fue mi última pelea con Manny Díaz. Yo quería haber llevado a los sindicatos a un impasse. . . Pero al final Manny no tuvo el valor de hacerlo''.

La redactora Jennifer Lebovich contribuyó a este reportaje.

  Comentarios