Sur de la Florida

Arrestan a tres políticos de Broward

Fitzroy Salesman, comisionado de Miramar.
Fitzroy Salesman, comisionado de Miramar. Lou Toman/Sun Sentinel

Los sobornos se colocaron en una bolsa de plástico, un sobre de cartas y en un agenda de cuero negro, más de $40,000 en efectivo que agentes encubiertos del FBI, que se hacían pasar por empresarios corruptos, dijeron que pagaron a tres políticos de Broward arrestados el miércoles en casos de fraude no relacionados.

Con grabadoras ocultas, las operaciones del FBI atraparon al comisionado condal Josephus Eggelletion Jr.; a Beverly Gallagher, miembro de la Junta Escolar, y a Fitzroy Salesman, ex comisionado de Miramar. Los arrestos asombraron a la clase política de Broward, que todavía trata de recuperarse del caso de corrupción del ex jefe de policía Ken Jenne en el 2007.

Se esperan más arrestos después que los agentes comenzaron a interrogar a decenas de personas vinculadas al lucrativo programa de construcción de escuelas del Condado Broward, entre ellos el cabildero Neil Sterling, empleados del Distrito Escolar y contratistas de construcción.

"Todavía no hemos acabado'', afirmó Jeffrey Sloman, fiscal federal interino.

La representante Debbie Wasserman Schultz, demócrata por Weston y que sirvió ocho años en la Legislatura con Eggelletion, expresó su pesar por los arrestos.

"Afecta la confianza del público en sus líderes electos'', subrayó.

De los tres arrestados, Gallagher es el único acusado de cometer delitos recientemente. Gallagher fue acusada de recibir sobornos de un contratista de Broward que trataba de conseguir obras del Distrito Escolar.

Eggelletion fue acusado junto a dos empresarios de Broward y un abogado de las Bahamas de confabularse para lavar dinero de un negocio ilegal de inversiones. Salesman, que sin darse cuenta condujo a los agentes del FBI a Eggelletion, fue acusado de recibir sobornos sobre un proyecto municipal.

Fuentes policiales familiarizadas con la investigación aseguraron que la pesquisa se centra en la relación de Gallagher con el cabildero Sterling y otros que trataban de conseguir respaldo de los miembros de la Junta Escolar, para aprobar proyectos de construcción de escuelas.

El miércoles por la tarde, Eggelletion, Salesman y Gallagher se presentaron ante la magistrada federal Lurana Snow. Los tres fueron liberados bajo fianza.

El gobernador Charlie Crist emitió una orden ejecutiva que suspende a Eggelletion y Gallagher. El gobernador entrevistará candidatos y hará nombramientos interinos en algún momento en las próximas semanas. Según una demanda penal presentara en el tribunal sobre las tres investigaciones:

* Gallagher aceptó $12,500 de agentes del FBI que se hacían pasar por asesores de contratistas que trataban de conseguir proyectos de construcción escolares. Específicamente, el dinero se entregó a cambio de los esfuerzos de Gallagher a nombre de una compañía de vidrios que trataba de conseguir obras subcontratadas en un proyecto de renovación de $71 millones en la secundaria Hollywood Hills.

En una actividad social celebrado en noviembre del 2007, Gallagher habló con el agente encubierto del FBI que se hacía pasar por representante de la compañía de vidrios. Tres meses después, Gallagher se reunió con el agente, quien le dijo que la firma tenía problemas para conseguir la precalificación de un contrato. El agente le preguntó si podía contratarla como ‘‘asesora''.

Ella aceptó y ayudó a la compañía a concertar una reunión con Michael Garretson, superintendente interino de construcción del Distrito Escolar, para que la compañía de cristal pudiera recibir la precalificación. Garretson no fue acusado de nada.

El agente encubierto le dijo a Gallagher que la compañía de vidrio le había pagado $4,000, que compartió con Gallagher en un restaurante; el agente le dio a Gallagher una agenda con el efectivo adentro, que ella colocó "en una bolsa plástica en que había colocado las sobras de su cena'', según la demanda.

Según la demanda, Gallagher posteriormente influyó sobre una comisión escolar para que recomendara a una empresa de construcción en particular para el proyecto de renovación de la secundaria Hollywood High. El agente encubierto le dijo a Gallagher que le pagaría por ‘‘enganchar'' a su compañía de vidrio para obras de subcontratación en el proyecto. Ella aceptó.

La compañía de construcción no se menciona por su nombre en la demanda, pero la Junta Escolar entregó el contrato finalmente a James B. Pirtle Construction. Entre el primero de enero del 2002 y el 11 de agosto de este año, según documentos públicos, el Departamento de Instalaciones del Distrito Escolar le entregó 27 contratos a Pirtle.

La demanda expresa que Gallagher le dijo a agentes encubiertos que hablaría con Garretson, el superintendente interino de Construcción, para que votara por Pirtle.

Las renovación de Hollywood Hills se canceló más tarde, además de otras docenas de proyectos de construcción que el distrito echó a un lado debido a problemas de presupuesto.

Garretson negó el miércoles que Gallagher o ningún otro miembro de la Junta Escolar le hubiera pedido escoger a una compañía específica para un proyecto de construcción.

"A mí no, nunca'', dijo Garretson a un reportero de The Miami Herald, y agregó que agentes del FBI y Seguridad Territorial habían visitado su oficina el miércoles por la mañana para hacerle preguntas.

Los agentes le preguntaron si algún miembro de la Junta Escolar le dicho alguna vez a él o a sus empleados que votara por una compañía en particular, contó Garretson. Fue la primera vez que habló con alguien sobre la investigación, afirmó.

"Yo sólo puedo hablar por mí, pero les dije que no votaba sobre la base de los miembros de la Junta, sino en el historial de trabajo de la compañía de construcción'', dijo.

Según fuentes, agentes del FBI están analizando la relación de Gallagher con Sterling, un veterano cabildero de Broward que representó a Pirtle y se informó aque yudó a Gallagher a obtener un empleo en la organización sin fines de lucro Community Blood Centers hace unos siete años. No fue posible contactar a Sterling para que comentara al respecto.

* Eggelletion presuntamente ayudó a tres hombres a lavar $23,000 cobrados como parte de un plan ilegal de inversión. Los otros arrestados fueron Ron Owens y Joel Williams, ambos empresarios de Broward. El tercer acusado es el abogado bahamense Sidney Cambridge. Las alegaciones en contra de Eggelletion no tienen relación con su cargo público.

En el 2006 agentes encubiertos le dijeron a Eggelletion que estaban interesados en abrir una cuenta de banco en paraíso fiscal para un "operación de estafa de inversiones de alto rendimiento para un europeo que no existe, que le enviaría estados de cuenta ‘falsos' a clientes'', expresa la demanda. El político dijo que tenía contactos en las Bahamas.

Eggelletion y los otros ayudaron a crear la cuenta bancaria en las Bahamas para girar $900,000 obtenidos en el plan fraudulento de inversión, expresa el documento; Eggelletion debía recibir dinero del negocio.

En febrero del 2008 Eggelletion se reunió con Owens y tomó una agenda de cuero negro que contenía $15,000 en efectivo, una parte de las ganancias para Eggelletion, según la demanda.

Esa cifra coincide con los $15,000 que Eggelletion mencionó como ingresos de Owens en su declaración de finanzas presentada en agosto para la declaración de impuestos del 2008. También mencionó que le debía a Owens la misma cifra como deuda en el formulario.

Para establecer su relación con Eggelletion, los agentes encubiertos del FBI donaron $5,000 a la fundación de golf del comisionado.

* Mientras era comisionado de Miramar, Salesman aceptó $5,840 de agentes del FBI que se hicieron pasar por contratistas que buscaban realizar negocios con el municipio de Miramar.

Un agente encubierto del FBI y un testigo que cooperaba se reunieron con Salesman en abril del 2006 para conseguir obras de construcción. Según la demanda, Salesman aceptó un sobre que contenía $1,000 del agente y luego hizo una llamada telefónica a una persona que según Salesman era un funcionario de alto rango de Miramar.

La demanda afirma que Salesman le preguntó al funcionario si tenía algún contrato sin licitación por $50,000 y entonces hizo una cita con el funcionario para ese mes, tras agregar que llevaría a la persona que pensaba era un contratista.

Salesman le dijo al contratista que el funcionario le "debía'' un favor porque en el pasado le había conseguido un empleo y aumentos de sueldo, según la demanda. Ese funcionario municipal organizó otra reunión para que el contratista se reuniera con otro funcionario sobre el diseño y construcción de un proyecto de una glorieta destruida por el huracán Wilma.

Salesman también creó las condiciones para que el contratista realizara trabajos de renovación en un gimnasio municipal, indica la demanda.

Los reporteros Lesley Clark, Amy Sherman y Diana Moskovitz, de The Miami Herald, contribuyeronn a este reportaje.

  Comentarios