Sur de la Florida

No irá a prisión ladrón de locomotora

La Redland Tavern, al sitio donde fueron Alex Johnson y Brandon Dowdy luego de robar una locomotora.
La Redland Tavern, al sitio donde fueron Alex Johnson y Brandon Dowdy luego de robar una locomotora. Robert Samuels / Miami Herald Staff

El astuto ladrón de barba rala que dejó estupefactos en febrero a los detectives al robarse una locomotora CSX de 120 toneladas ha recibido un castigo apropiado.

Manténgase alejado de las vías férreas, le ordenó el juez a Brandon Dowdy.

Dowdy, quien tiene 22 años y vive en Cutler Bay, no recibió una condena criminal tras haber admitido el robo, pero este mes le dieron tres años de libertad condicional y 100 horas de servicio a la comunidad, además de la orden de restricción. El permanecerá tras las rejas hasta noviembre.

"Yo creo que [la decisión] fue muy justa'', escribió Dowdy a The Miami Herald en une-mail. El agregó: "Eso ha afectado mi amor por los trenes porque ya no puedo trabajar cerca de ellos o participar en actividad alguna que tenga algo que ver con ese medio de transporte''.

Representantes de CSX, una compañía de trenes de carga con sede en Jacksonville que da viajes a 23 estados al este del Mississippi, no quisieron hablar sobre la decisión. El portavoz de la compañía Gary Sease se limitó a señalar: "Este fue un delito muy grave''.

El delito tuvo lugar en febrero, cuando Dowdy fue arrestado bajo cargos de robo con allanamiento y robo de mayor cuantía de primer grado, un delito que puede ser castigado con 30 años de cárcel.

El se había colado con un amigo en un tren vacío en un desvío de Kendall. Allí, él llevó a cabo una complicada serie de pasos para encender el motor, y se llevó la locomotora No. 2617 de CSX a un paseo de siete millas.

Su amigo, Alex Johnson-Self, dijo a la policía que ellos estaban tratando de llegar a The Redland Tavern, un bar en South Miami-Dade que tiene estacionamiento para carros y caballos. Big Dick & the Extenders, un grupo musical que toca mucho allí, y que se ha hecho popular, iba a tocar esa noche.

Para cuando la policía encontró la locomotora en febrero, los dos amigos ya no andaban por todo aquello. Estaba abandonada en una línea que pasaba por un vivero mal iluminado, según una declaración jurada dada por el agente de policía de Miami-Dade Pedro Polo. Ellos se prepararon para lo peor. Se llamó al Departamento de Seguridad Territorial de EEUU, temiendo que un cerebro terrorista hubiera robado combustible con algún fin inescrupuloso.

No faltaba combustible en el motor, así que los detectives concluyeron que alguien se había llevado el tren para dar una vuelta. Dispositivos para controlar la vía férrea estaban rotos, y faltaba una manguera de aire.

La manguera de aire apareció en el camión picop Ford de Dowdy cuando este fue detenido mientras manejaba hacia el norte a casa de su padre en la zona central de la Florida (él iba mucho en tren).

"El sabía cómo funcionaban los seguros, los dispositivos para las diferentes líneas'', dijo Polo a la fiscalía. "El conocía el tren. Hasta donde yo sé, él se sabía el tren de atrás para alante y de alante para atrás. El lo sabía todo. . . Y a él le encantaban los trenes''.

Ryan Gustin, agente especial de la fuerza de seguridad de CSX que conoce de trenes, estaba también presente. Cuando Gustin trataba de describir al policía cómo operan los trenes, según los documentos, Dowdy terminaba la oración.

"Yo me quedé mirándolos embobado'', dijo Polo a la Fiscalía.

Resulta ser, según los documentos, Dowdy no cometió el delito por impulso. El admitió ante la policía que él había divisado esa tarde la locomotora solitaria, y lo había fascinado --era el mismo modelo con que él había trabajado cuando servía como voluntario en el Museo Ferroviario Gold Coast. Dowdy se subió a la locomotora para ver si podía encenderla. A eso de las 3:30 p.m., según los archivos de CSX, él movió el tren por dos minutos.

Sobre las 11:30 p.m., él regresó con un amolador de hachas, un martillo y un amigo.

Dowdy dijo a los detectives que había usado una llave reversa para mover el tren.

El decidió conscientemente viajar hacia el este, y no el oeste.

Si él iba hacia el este, dijo Dowdy a la policía, él sabía que el tren daría la vuelta e iría hacia el norte. Además, él quería llegar al bar en el sur.

El tocó el pito en cada cruce, para evitar accidentes.

Esto permitió también a Dowdy mover el tren a través de lo que se conoce como "territorio oscuro'' --un área desolada donde el tren no enviaría señales a Jacksonville.

¿Un plan alocado? Eso le pareció también al abogado defensor de Dowdy, Jay Kolsky, quien dijo a los jueces que el acusado había actuado de manera tan extraña porque no estaba tomando su medicina para su trastorno bipolar. Uno de los efectos secundarios, según Kolsky, es un "ego desmesurado'', por lo que Dowdy quiso saber si él sabía lo suficiente para encender una locomotora.

Después del incidente, CSX no dejó más la llave reversa en las locomotoras. Gustin, el agente de CSX, dijo en una declaración jurada que ellos habían empezado a hacer cosas "que probablemente debían haber empezado a hacer mucho tiempo atrás''.

"Yo no tengo problemas con él'', dijo Gustin en la declaración. "El fue muy franco y todo eso. El fue capturado. El estuvo muy dispuesto a brindar toda la información''.

Luego de que Dowdy fuer arrestado, llamó a su madre, Elizabeth Combs, para ver si pagaría su fianza. La fianza: $50,000. Su madre, quien ponía trenes de juguete en sus tortas de cumpleaños cuando él era pequeño, le dijo que no.

"Como padres'', dijo Combs, "tenemos que saber cuándo ser firmes. Y al hacer eso, a la larga, uno puede salvar la vida de su hijo en un futuro''.

"Todo el que oye la historia se echa a reír. Piensan que es graciosa. Pero yo me mantengo seria, porque ellos no son sus padres''.

Ellos se hablan ahora todos los días. Dowdy espera regresar a casa para el Día de Acción de Gracias.

"He aprendido de esta experiencia y espero seguirlo haciendo en el futuro'', dijo Dowdy a The Herald.

Cuando él salga, él quiere estudiar para hacerse un experto en motores diésel.

  Comentarios