CHRISTINE KENT, en una silla de ruedas, participa en un servicio religioso en la iglesia Gracepoint de Fort Lauderdale. Abajo, con su inseparable compañero, su gato Cocoa. Christine quedó paralizada tras ser atacada en su casa por un hombre.
CHRISTINE KENT, en una silla de ruedas, participa en un servicio religioso en la iglesia Gracepoint de Fort Lauderdale. Abajo, con su inseparable compañero, su gato Cocoa. Christine quedó paralizada tras ser atacada en su casa por un hombre. The Miami Herald
CHRISTINE KENT, en una silla de ruedas, participa en un servicio religioso en la iglesia Gracepoint de Fort Lauderdale. Abajo, con su inseparable compañero, su gato Cocoa. Christine quedó paralizada tras ser atacada en su casa por un hombre. The Miami Herald