Sur de la Florida

Policías aprueban acuerdo con la Ciudad

UN MIEMBRO del sindicato de policías hace un recuento de los votos.
UN MIEMBRO del sindicato de policías hace un recuento de los votos. PATRICK FARRELL / The Miami Herald

Los policías de Miami votaron el lunes abrumadoramente a favor de una amplia gama de concesiones, que podrían ayudar a la Comisión municipal a equilibrar el presupuesto de $511.4 millones.

Los miembros de la Orden Fraternal de la Policía votaron 512-62 a favor de diferir por seis meses un próximo aumento de sueldo de 3 por ciento, fijado para octubre. También renunciaron por un año a recibir uniformes nuevos, exámenes médicos y no cobrarán en efectivo los días acumulados de vacaciones.

Estas concesiones le podrían ahorrar a la ciudad de Miami cerca de $9 millones, aunque todavía queda mucho por hacer para solucionar un déficit de $118 millones. De haber votado contra el plan, la Policía de Miami se arriesgaba a perder 177 empleos, entre ellos 106 agentes activos.

"Estamos sumamente contentos de que ambas partes hayamos alcanzado un acuerdo justo'', dijo Armando Aguilar, presidente del sindicato de policías.

Con esta votación deben terminar las largas y en ocasiones tensas negociaciones entre el municipio y el sindicato.

A principios de mes, el alcalde de Miami, Manny Díaz, envió su propuesta de presupuesto a la Comisión con un déficit de $118 millones.

El plan del alcalde contempla que los tres grandes sindicatos de empleados municipales hagan concesiones por unos $28 millones, o se arriesgan a perder 500 empleos. El municipio tiene 3,500 empleados.

Díaz propuso cubrir el déficit restante de $90 millones mediante reducciones de sueldo escalonadas para los empleados no sindicalizados, reducir la plantilla a nivel de departamentos y eliminar algunas plazas. Los contratos y las compras están congelados desde mediados del verano, mientras que las asignaciones de vehículos y teléfonos móviles se ha reducido o eliminado.

La principal queja de Aguilar a la propuesta fue que podría obligar a realizar reducciones de salario a los policías, lo que haría aumentar el riesgo de que los agentes se vayan, y al mismo tiempo reduciría el incentivo para reclutar nuevos policías.

"Se nos ha pedido ayudar económicamente a políticos que gastan mucho dinero'', dijo Aguilar el lunes.

La Comisión municipal podría haber aprobado el despido de empleados sindicalizados el jueves pasado. Sin embargo, decidió posponer la votación hasta el martes para dar a los agentes sindicalizados más tiempo para llegar a un acuerdo con el municipio.

Por su parte, la Asociación Internacional de Bomberos llegó a un acuerdo tentativo que incluye reducción de sueldos y renunciar a aumentos aprobados en octubre, lo que le ahorraría al municipio más de $10 millones. Se cree que sus 600 miembros votarán el martes.

Y la filial en Miami de la Federación de Empleados Estatales, Condales y Municipales de Estados Unidos --con casi 2,000 miembros que ocupan plazas civiles en la policía y los bomberos, y trabajan principalmente en parques y obras públicos-- también tiene un acuerdo tentativo, que incluye un plan temporal de retiro adelantado que le podría ahorrar al municipio unos $8 millones.

Sin embargo, el sindicato de la policía fue el objetivo principal de la alcaldía, sobre todo del alcalde Díaz, que se ha enfrentado públicamente a Aguilar.

Hace dos semanas, Pete Hernández, administrador de Miami, y John Timoney, jefe de la Policía de Miami, enviaron cartas a más de 130 agentes agradeciéndoles sus servicios e informándoles que podrían perder sus empleos si no se llegaba a un acuerdo antes de finales de mes.

Cientos de policías llenaron el jueves el salón de la Comisión de Miami que trató el asunto de los despidos y las reducciones. Durante la reunión, la comisionada Michelle Spence-Jones les ordenó a Hernández y a Aguilar que se retiraran a un salón para tratar de llegar a un acuerdo. Spence-Jones le rogó a Aguilar que "hiciera su mayor esfuerzo''.

Aguilar y Hernández llegaron a un acuerdo tentativo el sábado. Cuando la propuesta se sometió a votación el lunes, casi 90 por ciento de los sindicalizados la respaldaron.

  Comentarios