Sur de la Florida

Madre de joven asesinado culpa al sistema escolar

Anaís Cruz a su llegada a un bufete de abogados en Coral Gables para anunciar que pondrá una demanda contra la escuela donde fue asesinado su hijo de 17 años Juan Carlos Rivera.
Anaís Cruz a su llegada a un bufete de abogados en Coral Gables para anunciar que pondrá una demanda contra la escuela donde fue asesinado su hijo de 17 años Juan Carlos Rivera. The Miami Herald

Tras asegurar que no ha podido dejar de llorar desde hace dos semanas, la madre de Juan Carlos Rivera culpó el jueves al sistema escolar de Miami-Dade por la muerte de su hijo, ocurrida el mes pasado en el patio de la escuela secundaria Coral Gables.

"Esto pudo haberse impedido. La escuela tiene máxima responsabilidad. Se necesita más seguridad en las escuelas'', dijo Anaís Cruz, con los ojos enrojecidos e inflamados.

Cruz, de 42 años, habló con la prensa por primera vez el jueves sobre la tragedia que ha destruido a su familia.

Rivera, de 17 años, fue asesinado a puñaladas el 15 de septiembre por uno de sus compañeros en Coral Gables High. Andy Rodríguez, de 17 años, que vivía a una cuadras de la víctima, está acusado de asesinato en segundo grado. Es posible que ambos hayan peleado por una muchacha.

"Envié a mi hijo a estudiar a Estados Unidos y terminó brutalmente asesinado por una trivialidad'', dijo Cruz, rodeada de un equipo de abogados de la firma de abogados Haggard. "Le pido a Estados Unidos justicia para mi hijo''.

Michael Haggard advirtió que su bufete está avisándoles formalmente a las escuelas de Miami-Dade de que probablemente presentará una demanda después de seis meses, como lo requiere la ley. La demanda sostendrá que el distrito escolar fue negligente al no proteger a Juan Carlos.

El portavoz del distrito escolar, John Schuster, dijo que "el distrito escolar no hace comentarios sobre asuntos de posibles litigios''.

Haggard indicó que la familia está completamente en desacuerdo con el comentario que hizo el superintendente escolar Alberto Carvalho el día del asesinato, al afirmar que se trató de "un acto de violencia al azar'' que no podía haberse prevenido.

"No estamos de acuerdo'', dijo Haggard. "Ya ha habido varios menores muertos mientras están bajo el cuidado de nuestras escuelas. Este incidente era previsible para la Junta Escolar. Las escuelas tienen que encontrar una solución a este problema''.

"El cambio que queremos es para un aumento de la seguridad'' añadió Cruz. "Por favor, tomen medidas para ponerle fin a esto. Mi hijo no es el primero en morir, y no creo que vaya a ser el último''.

Todd Michaels, otro abogado de la firma, señaló que cinco estudiantes han sido asesinado en escuelas del sur de la Florida en los últimos cinco años: cuatro en Miami-Dade y tres en el condado Broward. Michaels dijo que cuatro años antes del asesinato de Rivera, a otro menor también lo asaltaron y lo golpearon en el patio de la secundaria Gables High.

"Sé que el superintendente ha dicho que uno no quiere que las escuelas de aquí parezcan cárceles'', señaló Haggard. "¿Qué queremos entonces? ¿Qué parezcan morgues?"

Michaels dijo que supieron que el ex superintendente Rudy Crew consideró instalar detectores de metales en 80 escuelas. Se aceptó una licitación de $190,000 al año, pero la oferta caducó en junio.

Schuster declinó comentar sobre el plan para instalar detectores de metales.

Anaís Cruz es médico en Cuba y había enviado a su Juan Carlos, vía España, a vivir en Miami con su abuela Bruna Peinado y con su tío Rafael Cruz.

Desde que llegó a Miami hace cinco meses, el joven estaba encantado con la vida en Estados Unidos.

"Siempre me decía: ‘Mami, me va a ser muy difícil irme de Miami' ''. Anaís habló con Juan Carlos por última vez cuatro días antes de su muerte.

Juan Carlos fue enterrado la semana pasada en un terreno donado en el cementerio Flagler Memorial.

Cruz, quien se quedaría en Estados Unidos mientras el caso de su hijo esté en las cortes, viajará a Nueva York para reunirse con su hijo más pequeño, quien tiene seis años y que todavía no sabe sobre la muerte de su medio hermano.

"No sé cómo le voy a dar la noticia, porque no puedo parar de llorar''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios