Sur de la Florida

Esposa de jefe de policía de Fort Lauderdale será sentenciada hoy viernes

Apenas una semana antes que su esposa sea sentenciada por haberle disparado en medio de una disputa domestica, Frank Adderley, jefe de policía de Fort Lauderdale, presentó los papeles de divorcio, y documentos judiciales donde demostraba que fue un regalo de Navidad a otra mujer lo que desató la furia de Eleanor Adderley.

Frank Adderley presentó el divorcio el 23 de septiembre, alegando que su matrimonio de 18 años con Eleanor

Adderley estaba "irremediablemente roto". De igual modo, Adderly reclamó la custodia del hijo de 16 años de la pareja.

Desde el incidente que ocurrió en julio del 2008 en la casa de Plantation donde los Adderly vivían, un juez le ordenó a la pareja que no tuvieran contacto entre sí.

Está fijado que el viernes, Eleanor Adderley, de 46 años, sea encarcelada cuando el juez de Circuito Jeffrey Levenson la sentencie. La mujer se enfrenta a nueve meses en una cárcel del condado, o hasta 30 meses de prisión por haberle disparado a su esposo.

Las autoridades dijeron que Eleanor Adderley utilizó el arma del jefe de la policía por dispararle cuando él estaba acostado en la cama, y luego dispararle dos veces más cuando ella lo perseguía por la casa mientras él trataba de escapar hacia la casa de un vecino. El jefe de policía, de 48 años, estaba desarmado.

En documentos judiciales donde pedía la sentencia más leve para su cliente, David Bogenschutz, abogado de Adderly se basó en informes de salud mental con el fin de presentar el cuadro de una mujer traicionada que no pudo lidiar emocionalmente con la la infidelidad de su esposo, que se volvió cada vez más depresiva, con deseos suicidas y se alejó de la sociedad. Según su abogado, Adderly perdió peso, sufrió crisis de llanto, así como insomnio.

Ni Frank Adderley ni su abogado de divorcio, William L. Gardiner III, pudieron ser localizados para conocer sus comentarios a pesar de los múltiples mensajes telefónicos que se les dejaron.

La acusación inicial de asalto con agravantes con un arma de fuego en contra de Eleanor Adderley conllevaba una sentencia obligatoria de 20 años de cárcel.

Sin embargo, bajo los términos de un acuerdo, Eleanor Adderley se declaró nolo contendere en el cargo de asalto con agravantes con un arma de fuego, así como también en el cargo de usar un arma en un inmueble con personas dentro, eliminando así la sentencia obligatoria de 20 años de prisión.

La mujer dijo que no tenía intención de herir a su esposo, sino de asustarlo. "Pensé que si le disparaba, él se daría cuenta de que estaba hablando en serio", dijo.

Cuando Eleanor entró en el dormitorio donde estaba su esposo, el jefe de la policía vio el arma en su mano y le pidió: "Baja la pistola. No me mates".

Ella apuntó al piso y disparó, dijo Eleanor Adderley, y cuando él salió huyendo, le disparó al suelo en el patio "para asustarlo".

Ninguno de los dos acudieron nunca a la sesión consejería de matrimonio que se les recomendó asistieran al día siguiente del incidente.

  Comentarios