Sur de la Florida

Preocupa incidencia de cáncer en poblado

LOS RESIDENTES de izq. a der. Becky y Hanna Samarripa, la familia Dunsford, Jennifer, Greg y su hijo Garrett, Jessica y Tracy Newfield son algunos de los esperan los resultados de la investigación.
LOS RESIDENTES de izq. a der. Becky y Hanna Samarripa, la familia Dunsford, Jennifer, Greg y su hijo Garrett, Jessica y Tracy Newfield son algunos de los esperan los resultados de la investigación. The Miami Herald

The Acreage, una esquina de la zona occidental no incorporada del Condado Palm Beach, es un área rústica de caminos de tierra, canales y sendas de caballos donde algunos están preocupados por la invasión de cáncer.

Los padres, algunos que nunca se habían conocido, se reúnen para discutir los casos: los niños con quistes o tumores cancerosos en el cerebro, los viajes al Hospital Infantil de Miami para operaciones. Los síntomas, algunas veces enigmáticos y engañosos, que a final de cuentas llevaron a un diagnóstico. También hablan de adultos enfermos y de las toxinas que piensan que pudieran estar contaminando al aire, la tierra y el agua de la comunidad, así como de su sosiego espiritual.

Durante meses, autoridades condales y estatales han estudiado esta comunidad de granjas, huertos y viviendas suburbanas unas 15 millas al noroeste de West Palm Beach para determinar si se puede confirmar la existencia de una incidencia concentrada de enfermos de cáncer. El Departamento de Salud del estado está en la segunda fase del estudio. Se espera que el jueves la activista ambientalista Erin Brockovich llegue a West Palm Beach para reunirse con los vecinos de The Acreage.

Según un padre, a 18 niños y 51 adultos de esta zona de unos 50,000 habitantes les han diagnosticado tumores y quistes cerebrales en los últimos 15 años. De ese grupo, 16, entre ellos tres menores de 15 años, han muerto. La última muerte fue la de un joven de 20 años en septiembre.

‘‘Nosotros simplemente queremos saber si vivimos en un ambiente saludable y seguro'', dijo Jennifer Dunsford, que organizó a sus vecinos cuando a su hijo, Garrett, le diagfue diagnosticado con un tumor benigno del cerebro en enero de 2088. "Con el pasar de los meses hemos empezando a conecter los puntos, y simplemente hay demasiados puntos''.

Algunos residentes están preocupados por que Acreage esté afectada por tumores cancerosos provocados por los pesticidas en los huertos de cítricos y los campos de caña de azúcar, o por filtraciones tóxicas de una cercana planta de motores de aviones de Pratt & Whitney.

Los representantes de la planta ha negado toda responsabilidad en otras publicaciones pero no respondieron a una solicitud de entrevista del Miami Herald. Los funcionarios del Departamento de Protección Ambiental de la Florida reportan que la instalación cumple con todas las regulaciones sobre desperdicios tóxicos o peligrosos.

El lento y complicado proceso para resolver el misterio -- algunas investigaciones de este tipo se demoran durante años -- ha dejado a esta comunidad fatigada y dividida. Lo que está en juego es la salud, la reputación y el legado del Acreage que, durante décadas, hha sido un magneto para residente de Miami-Dade y Broward ansisos por escapar del caos urbano.

"Las familias del Acreage están divididas en dos grupos: los que piensan que está sucediendo algo alarmante y los que creen que hay mucha exageración'', dijo la Dra. Alina Alonso, directora del Departamento de Salud del Condado de Palm Beach. "Eso es infortunado porque creo que, como mínimo, ocasiona alguna fricción. Nosotros hemos estado tratando de llegar al fondo de los hechos''.

A fines de agosto, funcionarios estatales reportaron la posibilidad de elevados niveles de cáncer en The Acreage entre 1995 y 2007 mostrando que la región había tenido 1,369 casos de varios tipos de cáncer durante ese período. Estadísticamente, en la Florida, la tasas esperada para ese mismo período de 12 años es de 1,056 casos.

Los funcionarios advirtieron que su estudio estaba basado en las estadísticas del Censo de EE. UU. del 2000 que necesitaban ser actualizadas. Un aumento de la población disminuiría el índice per cápita de cáncer. Con todo, los resultado de Acreage fueron suficientemente significativos como para garantizar una segunda fase del estudio.

El estudio identificó 23 casos de tumores malignos del cerebro y del sistema nervioso central; 18 de los cuales se produjeron entre 2000 y 2007. De esos, seis casos fueron de cáncer del cerebro en niños y otros tipos de cáncer del sistema nervioso central, una estadística que algunas familias dicen es demasiado baja porque no toma en cuenta los tumores benignos. Alonso dice que su equipo de epidemiología también va a entrevistar a las familias de las víctimas de cáncer diagnosticado después de 2007, incluyendo a, por lo menos, cinco niños diagnosticados en 2008.

Ahora el equipo está recalculando las tasas de cáncer utilizando estimados de población más exactos, trabajando para determinar si un tipo de cáncer particular es más común de lo esperado y explorando las historias personales. El jueves, el Departamento de Protección Ambiental del estado anunció que el agua potable de la población es generalmente segura.

Algunos residentes piensan que el problema pudiera no ser un grupo canceroso.

"Comprendo que si usted tiene un hijo enfermo quiera hacer todo lo posible por él. Si es un ggrupo canceroso, es un grupo canceroso. Pero las pruebas no parecen estar señalando en ese sentido'', dijo Jeff James, que contrató una empresa para probar el agua en dos casas de su propiedad en The Acreage. "Estoy muy seguro de que esto se va a resolver y que la gente va a recordar que hubo un gran temor sobre el cáncer, que se hicieron un montón de pruebas , y que salieron bien''.

A fines de los años 1990, el estado investigó el Condado de St. Lucie cuando funcionarios descubrieron 28 casos de cáncer del cerebro en niños y de cáncer del sistema nervioso central en un período de 15 años. Funcionarios nunca pudieron establecer un vínculo entre el cáncer y el medio ambiente, y el brote permaneció como un misterio.

"Los grupos cancerosos en si mismos son muy raros, y encontrarles una causa es más raro todavía'', dijo Alonso. "Así que, infortunadamente, estamos tratando con algo que en ocasiones la ciencia no puede responder''.

Nunca se ha podido probar oficialmente un incidente de grupo canceroso en la Florida, pero todos los años el Departamento de Salud recibe varias llamadas y correos electrónicos de personas preocupadas sobre sus comunidades.

"Aquí hay una historia de comunidades que plantean el problema. Nostros tomamos las llamadas seriamente y las usamos como una oportunidad para educar'', dijo Tara Hylton, epidemióloga de cáncer que trabaja en el departamento. "Típicamente, la persona dice que tiene un vecino con cáncer y que, a tres cuadras, alguien también lo tiene. Tienden a olvidar lo común que es el cáncer''.

La Sociedad Americana del Cáncer dice que una de cada tres personas va a ser diagnosticada con cáncer en el curso de una vida.

La Florida promedia alrededor de 100,000 nuevos casos diagnosticados todos los aos; 550 implican niños. De esa cifra, 140 son cánceres de cerebros pediátricos, según el Sistema de Información del Cáncer de la Florida, un proyecto conjunto del Departamento de Salud de la Florida y de la Escuela Miller de Medicina de la Universidad de Miami.

  Comentarios