Sur de la Florida

Trifulca en juicio por asesinato de estudiante

Un juez de los tribunales de delincuencia juvenil de Miami-Dade dictaminó el martes que Andy Rodríguez (de espaldas en la foto junto a su abogado), sea juzgado como un adulto por la muerte a puñaladas de un compañero de clase el mes pasado en la escuela Coral Gables Senior High.
Un juez de los tribunales de delincuencia juvenil de Miami-Dade dictaminó el martes que Andy Rodríguez (de espaldas en la foto junto a su abogado), sea juzgado como un adulto por la muerte a puñaladas de un compañero de clase el mes pasado en la escuela Coral Gables Senior High. AL DIAZ/The Miami Herald

Una breve audiencia en el caso de un adolescente acusado de asesinar a puñaladas a un compañero de clase en la escuela Coral Gables Senior High, terminó el martes en una trifulca cuando partidarios del joven se enfrentaron con los medios de prensa.

Minutos después de que el juez de circuito Orlando Prescott dictaminara que Andy Rodríguez, de 17 años, sería juzgado como adulto por homicidio en segundo grado, la madre desesperada del joven se desplomó a la salida del juzgado; su abuela se apretó el pecho, respirando con dificultad.

Mientras parientes, amigos y compañeros de clase de Andy acompañaban a las mujeres afuera del tribunal, se desató una pelea con los medios de prensa que esperaban a la salida de la corte.

Dos hombres no identificados echaron mano a las cámaras de televisión, mientras que otros empujaron a los periodistas o se colocaron frente a ellos para bloquear las cámaras. Algunos de los adolescentes, todos los cuales llevaban sus camisas blancas de la escuela, retaron a los reporteros a pelear a puñetazos.

Las muchachas del grupo trataron de calmar los ánimos: "¡Están haciéndole daño a Andy si se portan de esta manera! ¡Basta!'', gritó una de las jóvenes.

Alexander Michaels, el abogado de Rodríguez, trató de controlar la situación desatada frente al tribunal y pidió disculpas luego por la conducta de los adolescentes.

"Esto está mal, pero ellos son muchachos y están alterados porque no pudieron ver a Andy'', dijo Michaels. "Fue maravilloso de verdad que vinieran aquí a dar apoyo a su amigo; es una vergüenza que las cosas hayan terminado de este modo''.

Rodríguez comparecerá por primera vez el miércoles en el juzgado para adultos, dondeserá juzgado por la muerte de su compañero de clase Juan Carlos Rivera, también de 17 años, quien fue apuñalado en el patio de la escuela.

La pelea, según sus compañeros de clase, habría sido por una muchacha. De ser condenado, Rodríguez podría recibir cadena perpetua.

Antes de la trifulca que se desató afuera, Rodríguez hizo su última comparecencia ante el tribunal de menores, vestido con un mono deportivo azul, y llevando esposas y grilletes.

Luego de ver a su familia, luchó por mantener su compostura. Mientras el juez hablaba, Rodríguez se mantuvo de pie cerca de su madre, Idalma Castresana, su abuela Elsa Alfonso y una hermana menor, quien no fue identificada.

Alfonso pidió al juez por medio de un traductor si podía besar a su nieto.

"No, señora'', respondió el juez.

Al salir de la pequeña sala del juzgado, Rodríguez, con lágrimas en los ojos, le lanzó un beso a su abuela.

"No llores, Andy'', le dijo su hermana adolescente.

El abogado de Rodríguez dijo que el traspaso al tribunal de adultos era algo esperado, y que lo bueno era que la fiscalía no hubiera llevado el caso ante un gran jurado para un cargo de homicidio en primer grado.

La autopsia reveló que Rivera había recibido cinco puñaladas con un cuchillo de 3 pulgadas. Dos heridas en el corazón y en los pulmones fueron fatales.

Rodríguez fue arrestado cerca de la escuela minutos después de la pelea, ocurrida el 15 de septiembre.

"Luego de revisar toda la evidencia que se encuentra disponible, estamos de acuerdo con la policía en su valoración del crimen y acusamos a Andy Rodríguez de homicidio en segundo grado'', dijo en una declaración la fiscal estatal Katherine Fernández Rundle.

A la audiencia del martes asistió también un abogado en representación de la familia de Rivera.

Todd Michaels, de la firma legal Haggard, dijo que era interesante "que un grupo grande de adolescentes se habían vestido espontáneamente con la misma ropa'' para asistir a la audiencia.

La semana pasada, la familia de Rivera celebró una conferencia de prensa para notificar al sistema escolar de Miami-Dade que planean presentar una demanda alegando que hubo negligencia de su parte en la muerte del adolescente.

La madre de Rivera, Anaís Cruz, recibió una visa humanitaria para viajar de Cuba a Miami con el objeto de asistir al funeral de su hijo.

Rivera, quien apenas hablaba inglés, había llegado de Cuba vía España cinco meses antes.

La madre de Rodríguez ha dicho que hay cosas ocultas en la historia, que Rivera había estado provocando a su hijo, lo cual habría desencadenado la pelea fatal.

Michaels urgió a los periodistas a mantener su mente abierta, y dijo que no pensaba exponer todos los hechos del caso ante los medios de prensa, sino en el juzgado.

"Yo les pido que no saquen conclusiones por el momento, hasta que no se revelen todos los hechos'', dijo.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios