Sur de la Florida

Las promesas y los peligros de la nanotecnología

El doctor Richard Cote (izq.) y su colega Ram Dat del Instituto de Nanociencias de la Universidad de Miami.
El doctor Richard Cote (izq.) y su colega Ram Dat del Instituto de Nanociencias de la Universidad de Miami. ALEX KOLYER / Para THE MIAMI HERALD

En la Universidad Estatal de la Florida (FSU), un grupo de ingenieros ha creado una nueva armadura de protección corporal para las tropas estadounidenses. Es más duradera, más resistente a las balas, y suficientemente ligera como para cubrir los brazos y las piernas además del torso.

"Sin duda es más flexible y más cómoda'', dijo Frank Allen, director de operaciones del Instituto de Materiales de Alto Rendimiento de la FSU.

Los ingenieros construyeron una armadura de "nanotubos de carbono'', un carbono que ha sido vaporizado y reformado en partículas que sólo tienen unos pocos átomos de tamaño, lo que lo hace muchas veces más ligero y fuerte que el acero. Los científicos están utilizando la nanotecnología, que es la creación y manipulación de materiales al nivel atómico.

La nanotecnología, nacida en las mentes de los científicos en los años 50, empleada por las novelas y películas de ciencia ficción desde la década del 80, y bajo desarrollo práctico desde los años 90, por fin está comenzando a dar frutos prácticos en los terrenos de la ciencia, la tecnología y la medicina.

La nanotecnología ofrece grandes oportunidades en el desarrollo de materiales para productos que van desde la crema para el sol y las computadoras hasta los viajes espaciales. Sin embargo, representa también un peligro potencial y provoca interrogantes éticas.

"La nanotecnología tiene el potencial de cambiar el propio carácter de la vida humana, de forma tal que ni siquiera la bomba atómica pudo hacer'', dijo el profesor Charles Rubin, experto en ciencias políticas que enseña ética en Duquesne University.

Si la nanotecnología algún día puede devolver la visión a los ciegos a través de dispositivos implantados en el cerebro, dijo Rubin, de forma igualmente fácil puede crear armas que controlen la mente.

En 1995, el autor de ciencia ficción Neal Stephenson, en su novela Diamond Age, sugirió un "revólver en el cráneo'' que usaban algunos villanos del libro, un revólver calibre .38 sumamente mejorado que se implanta en el cráneo, era controlado por los ojos, y disparaba con la mente.

"También en medicina, la noción de extender por largo tiempo la vida humana es algo extremadamente problemático'', dijo Rubin. "Mucha gente piensa que no es necesariamente algo bueno. De igual modo, se podría extender la maldad humana''.

Rubin argumenta que incluso las leyes federales tal vez no resulten suficientes para controlar semejante poder a menos que los científicos y el público estén absolutamente conscientes de la necesidad que hay de limitarlo.

La nanotecnología siempre ha provocado cierta controversia, ya que las predicciones de sus empleos prácticos siempre se han mezclado con posibilidades espantosas de cómo podría dañar a la humanidad.

Todo comenzó en 1959 con una charla del físico de Richard Feynman, de Caltech, titulada ‘‘There's Plenty of Room at the Bottom''. Feynman describió la idea de manipular la materia hasta llevarla al nivel atómico, donde las leyes de la física cambian y los materiales adquieren diferentes cualidades --para bien o para mal-- de fuerza, conductividad y flexibilidad.

En 1986 se publicó el libro Engines of Creation, escrito por Eric Drexler, ingeniero que estudió en MIT, quien predijo que la nanotecnología podría crear robots médicos que podrían viajar a través de los capilares humanos, limpiándolos de placas, una idea en la que se trabaja activamente en la actualidad.

Drexler también habló de un mundo apocalíptico en el cual nanorobots asignados a limpiar un derrame de combustible, comienzan a replicarse a sí mismos, y terminan consumiendo todas las materias biológicas, convirtiendo a la Tierra en un lugar inhóspito.

En el 2002 esta idea fue llevada mucho más lejos en la novela Prey, de Michael Crichton, autor de Jurassic Park. Metidos en una nube de nanopartículas que se escapan del laboratorio, decenas de micro-robots que se reproducen por sí mismos tienen como presas a los seres humanos.

En una fecha más reciente, a medida que la nanotecnología tiene un uso mayor, han surgido otros peligros. Ahora a los científicos les preocupa que los minúsculos nanomateriales parecidos a las fibras que se usan para combatir las enfermedades dentro del cuerpo puedan causar los mismos tipos de inflamaciones pulmonares, incluso cáncer, como las fibras en el asbesto.

Jane's, el grupo de investigaciones con sede en Londres que publica Jane's All the World's Aircraft, advierte que la nanotecnología se puede usar para crear nuevas armas nucleares en miniatura que sean más pequeñas, ligeras, fáciles de transportar y de esconder en países que no levanten sospechas. Jane's dice que las nanotécnicas diseñadas para entregar medicinas de una forma más directa también pueden llevar sustancias tóxicas, lo que las convertiría en una forma de bioterrorismo.

"Con todas las cosas maravillosas que estamos viendo, quisiera que también hubiera voces suficientemente fuertes hablando sobre la necesidad de las restricciones'', dijo Rubin.

  Comentarios