Sur de la Florida

Ex alcalde Ferré buscará la banca de Mel Martínez

La era de Maurice Ferré no ha terminado. A los 74 años, el afable ex alcalde de Miami se niega a desaparecer del panorama político, ahora buscando llenar el escaño de senador que dejara recientemente en Washington el republicano Mel Martínez.

En 1973, Ferré se convirtió en el primer alcalde hispano de la Ciudad de Miami. En el 2010, espera ser el primer senador puertorriqueño en el Congreso y también el segundo hispano que represente a la Florida.

"Hace falta liderazgo audaz de la Florida en Washington'', afirmó Ferré el miércoles, pocas horas después de lanzar oficialmente su candidatura por el Partido Demócrata. "En todos los índices sociales, la Florida es el último estado o el antepenúltimo''.

"Creo que con el récord político de 25 años que tengo, puedo ayudar a cambiar eso'', subrayó Ferré, quien fue alcalde de Miami durante 12 años, más tiempo que ningún otro.

De familia acaudalada, abatido a veces por la quiebra y por varias derrotas electorales, a Ferré se le conoce como el "alcalde del progreso'', porque fue durante su gestión que Miami adquirió el aspecto de gran ciudad.

Valiéndose de su experiencia, audacia y carisma en la comunidad hispana, Ferré espera derrotar a rivales con inicios de campaña multimillonarios. Su principal contrincante es el representante Kendrick Meek, de Miami, que hasta mediados de año había recaudado $2.7 millones.

Si es electo entre los demócratas, Ferré tendrá que encarar al ganador entre los republicanos, Charlie Crist, gobernador de la Florida, y Marco Rubio, ex representante estatal.

"Obviamente, enfrenta muchos obstáculos para ser exitoso, siendo el primero la recaudación de fondos'', observó Jeff García, un estratega del Partido Demócrata de la Florida. "Por otra parte, tiene que demostrar que puede conseguir apoyo político y financiero afuera de Miami''.

"No obstante, tú y yo sabemos que Maurice es uno de los políticos más brillantes y sabios de la Florida y que sería ingenuo desestimarlo'', agregó.

Según García, Ferré no solamente estaría respaldado por el voto hispano, sino también podría recibir el apoyo de aquellos votantes que no simpatizan con Meek.

Ferré desciende de un linaje de personalidades de fuerte voluntad y de grandes designios.

"Heredé los genes de mi familia'', precisó el ex alcalde para explicar por qué no se ha rendido a su edad.

Su tío, Luis A. Ferré, fue gobernador de Puerto Rico y fundador del Partido Nuevo Progresista (PNP). Su tía, la monja Sor Isolina Ferré recibió la Medalla de la Libertad concedida por el gobierno norteamericano. Rosario Ferré, su prima, es una de las autoras puertorriqueñas más conocidas. Su primo Antonio Luis Ferré es el presidente de los periódicos El Nuevo Día y Primera Hora.

"Ellos ha sido una inspiración para mí'', acotó.

Ferré destacó que no está aspirando al Senado como puertorriqueño, sino como norteamericano, como embajador del estado de la Florida.

Pero aún así, los boricuas verían su victoria como un hito histórico. Sería la primera vez que una persona nacida en Puerto Rico tiene poder de voto en el Congreso.

"Nosotros no tenemos representación en el Senado y nuestra representación en la Cámara está limitada'', señaló a El Nuevo Herald Kenneth McClintock, Secretario de Estado de Puerto Rico. "Por eso es tan importante poder contar con alguien como Maurice Ferré que conoce Puerto Rico y se identifica con nosotros plenamente''.

La última vez que Ferré sufrió un revés político fue en el 2001, cuando perdió frente al actual alcalde Manny Díaz. Al aceptar su derrota declaró que se retiraba de la política.

"No soy el único político que eso'', recordó Ferré el miércoles. "Nixon dijo lo mismo y luego salió presidente de Estados Unidos''.

No todos los momentos de la carrera de Ferré han estado revestidos de gloria. Su último mandato como alcalde estuvo asediado por el caos.

"Yo me he equivocado en muchas cosas. He tenido errores en mi vida política y los admito; de ellos he aprendido'', reconoció Ferré. "Por eso mi historial es my claro y público. Para mí lo importante es cumplir con lo que se promete''.

Ferré aseguró que si en tres o cuatro meses no logra obtener $1 millón, se retira de la campaña. En las próximas semanas tiene pautados eventos de recaudación de fondos en otras ciudades del país.

"En la vida no hay nada seguro'', reflexionó Ferré. "Tengo esta visión, este sueño que creo puede ser una realidad. Estas campañas se van viendo paso a paso. Hay cambios increíbles. Es una de las grandes cosas que tiene la democracia''.

  Comentarios