Sur de la Florida

Hombre mata a novia y se entrega a la policía

Jaclyn Elisse Torrealba fue asesinada el domingo por su novio.
Jaclyn Elisse Torrealba fue asesinada el domingo por su novio. Cortesía

Cuando Juan Carlos Portieles se apareció en una estación de la Policía de Miami-Dade con la cara y el cuerpo cubiertos de arañazos, admitió que había matado a su novia. Además, hizo otra revelación asombrosa: el cadáver de la novia estaba en su carro junto a la estación de policía.

Portieles, vecino de Hollywood, fue acusado el lunes de un cargo de asesinato en segundo grado por la muerte de Jaclyn Elisse Torrealba, estudiante de primer año de la Universidad Internacional de la Florida.

Cuando la joven desapareció el domingo, sus familiares y amigos comenzaron a colocar alertas en en Facebook y Twitter para localizarla.

Entre los mensajes de Facebook: "Jaclyn Elisse Torrealba. . . fue vista por última vez en el club nocturno Space el 11 de octubre a las 2 a.m. Estaba vestida de negro y la vieron por última vez con el DJ Seasunz. Todo el mundo está muy preocupado. . ''.

Torrealba y Portieles --un pinchadiscos con el nombre artístico de Seasunz-- habían tenido una "relación romántica'' durante unos dos años, según la policía.

Lo que sus familiares y amigos supieron luego de labios de la policía fue que Torrealba fue asesinada tras una discusión con Portieles.

La declaración jurada para el arresto, redactada por el detective Rolando de la Osa, de la Policía de Miami-Dade, relata la muerte de Torrealba: ella y Portieles tuvieron un "acalorado altercado verbal'' aproximadamente a las 6:30 a.m. del domingo en el suroeste de Miami-Dade.

No está claro sobre qué discutían, pero la situación se volvió violenta cuando Portieles comenzó "a golpear y a morder [a Torrealba] repetidas veces, y ella lo atacó a su vez''. Entonces él le apretó el cuello "hasta que ella dejó de moverse''.

Portieles tenía arañazos en la cara y el cuello y la mano derecha inflamada. Con el cadáver de la mujer en el asiento delantero del pasajero, Portieles "visitó a varios testigos. . . confiando a cada uno su participación en los hechos''.

Al menos uno de esos testigos llamó a la policía. Las autoridades no dijeron si alguien había visto el cadáver. Luego de recibir la llamada, la policía envió un mensaje de alerta a sus agentes, avisando de que un posible sospechoso de homicidio andaba por la calle en un Toyota Camry, dijo el detective Alvaro Zabaleta, portavoz de la Policía de Miami--Dade.

El domingo por la tarde, unas 12 horas después del crimen, Portieles se presentó en la oficina central de la policía y "le dijo al oficial de guardia lo que había hecho''.

Antes de ser arrestado los paramédicos lo trataron. Portieles ha tenido varios problemas con la policía, pero casi siempre por delitos menores.

Amigos y familiares de Torrealba la describieron como una adolescente vivaz e inteligente, que había sido vitorera y miembro del equipo de debate de secundaria. También dijeron que era una excelente alumna en las clases avanzadas y en bailes de hip-hop.

La joven se graduó el año pasado de la secundaria G. Holmes Braddock y acababa de empezar a estudiar en FIU. Quería ser abogada, dijo su padre.

"Ella era mi hija, mi corazón, mi ángel'', dijo su padre, Pablo Torrealba, maestro de Biología de Braddock.

Jaclyn estuvo en el 10 por ciento superior de calificaciones de su graduación, dijo.

"Era una hija maravillosa. Siempre tuve una excelente relación con ella. Era dulce y bondadosa'', dijo Pablo Torrealba el lunes.

El lunes por la mañana la noticia de su muerte llegó a todos en Braddock.

"Siempre estaba activa, contenta, era una estudiante feliz, una muchacha feliz'', dijo Jaquelyn González, quien le impartió clases de Inglés en onceno grado. "Tenía mucha participación en las actividades de la escuela''.

La escuela ofreció asesoría sicológica a los estudiantes.

"Sólo pensé en Pablo y su familia'', dijo González. "La compasión que brinda ese hombre es única entre los maestros de la escuela. El se toma muy en serio a sus estudiantes y su misión de maestro''.

Pablo Torrealba no quiso hablar sobre la investigación o las circunstancias que rodearon la muerte de su hija, diciendo que la policía le pidió que no lo hiciera.

"A ella le gustaba decir que tenía un buen equilibrio'', dijo. "No le gustaba ser demasiado estudiosa o demasiado fiestera''.

"Yo tuve 18 años maravillosos con ella y no sé lo que va a pasar ahora''.

Amigos, compañeros de clase y maestros contaron que la joven tenía una personalidad muy animada y le encantaba bailar. Entró en el grupo de vitoreras y compitió en grupos de baile. Durante su último año se incorporó al equipo de debate. Le gustaba también salir a bailar con sus amigos e ir a clubes.

"Le gustaba compartir con sus amigos. Siempre estaba riéndose'', dijo Génesis Martínez, de 17 años, estudiante de último año de Braddock que estuvo con ella en el equipo de debate. "Nunca decía nada malo de nadie''.

"Si miran cualquier fotografía, no hay ninguna en que no esté sonriendo'', agregó.

Jaclyn se mantenía al tanto de las noticias de último momento a nivel mundial, siempre preparada para los debates, según sus amigos.

Melissa Saavedra, de 18 años, su compañera del equipo de debates, dijo que todos la admiraban.

"Si quería divertirme, Jackie era a quien buscaba'', dijo. "Si necesitaba consejo, iba con ella''.

Saavedra dijo: "No tenía quejas sobre su vida. Todo le iba como quería. Es muy triste que haya terminado así'.

El redactor Adrian Ruhi, de The Miami Herald, contribuyó a esta información.

  Comentarios