Sur de la Florida

Se recrudece la batalla por alcaldía de Hialeah

Montaje fotográfico: el alcalde de Hialeah, Julio Robaina (izq.), aspira a la reelección, mientras su oponente el doctor Santiago Cárdenas pide una oportunidad a los votantes para llegar al ayuntamiento local.
Montaje fotográfico: el alcalde de Hialeah, Julio Robaina (izq.), aspira a la reelección, mientras su oponente el doctor Santiago Cárdenas pide una oportunidad a los votantes para llegar al ayuntamiento local. Roberto Koltun/El Nuevo Herald

Uno, busca la reelección; el otro, sueña con incursionar en la política para inyectar una dosis de cambio a la gestión municipal.

En Hialeah los únicos dos candidatos al ayuntamiento, el alcalde Julio Robaina, y el médico Santiago Cárdenas, están de acuerdo en luchar por mejorar la calidad de vida de sus habitantes, aunque difieren en la forma de conseguirlo.

"Hace cuatro años dije que iba a manejar la ciudad de Hialeah como un negocio privado. Y eso nos ha permitido hacer muchas cosas'', comentó Robaina, de 44 años y titular desde el 2005.

Con más de 10,000 habitantes por milla cuadrada, hay pocas ciudades en el condado con un ritmo de crecimiento tan marcado como el de Hialeah. Sin embargo, y a pesar de los avances de los últimos años en el campo de las inversiones industriales y los proyectos de viviendas asequibles, las cifras del Censo muestran que alrededor del 16 por ciento de su población vive por debajo del nivel de pobreza.

Cárdenas cree que las diferencias seguirán agudizándose y que por ese motivo es necesario implementar otras estrategias políticas para llegar a todos los residentes.

"Creo que el alcalde y el Consejo han sido muy indolentes. No se han dado cuenta de los problemas reales'', expresó Cárdenas, de 69 años. "Los gastos en la ciudad son muy altos y tenemos siete concejales para una población de 200,000 personas. Otras ciudades con el doble de habitantes funcionan con sólo cinco concejales''.

Cárdenas, quien se presentó sin mayor fortuna en la contienda municipal de hace cuatro años, agregó que la motivación que halló para entrar en la política ha estado impulsada por el deseo de resolver los problemas de la gente. Asimismo negó que esté buscando una forma de vida a costa del ejercicio político.

"Estoy dispuesto a trabajar por $1 mensual como alcalde y aspiro a que regresemos a esa forma antigua de democracia, aquella donde el alcalde se codeaba con los individuos'', apuntó Cárdenas. ‘‘Tampoco creo en los alcaldes fuertes ni en los machos latinos. Me parece que es la continuidad del caudillismo latinoamericano entronizado en nuestras ciudades''.

Mientras que la crisis presupuestaria, el recorte de las asignaciones estatales y la caída del sector inmobiliario han causado profundos estragos en las finanzas de otras ciudades y condados, en Hialeah la situación parece estar bajo control. El presupuesto, de unos $342 millones, que incluye aportes federales para el desarrollo de proyectos urbanísticos, cerró el año fiscal sin déficit.

Robaina aseguró que el manejo de los libros contables es una prueba de que su labor "ha sido efectiva'' en el campo económico, así como en la asistencia de los adultos de mayor edad y la seguridad urbana, entre otros rubros.

Al respecto, un informe de la oficina de estadísticas de la Policía Estatal de la Florida (FDE), reveló que la cantidad de asaltos en Hialeah decreció un 28 por ciento en los primeros seis meses del año. Otro reporte semianual, Uniform Crime Report, mostró que la ciudad experimentó una disminución en los delitos contra la propiedad (-27 por ciento), las agresiones de carácter sexual (-4.8 por ciento) y los robos de vehículos motorizados (-28 por ciento).

"Tampoco he subido los impuestos, ni los gastos, ni la presión adicional a los pequeños negocios. ¿Qué otra ciudad de este tamaño ha balanceado su presupuesto?", preguntó Robaina, quien dijo haber recibido donaciones por $500,000 para su campaña política.

En el caso de Cárdenas, el perfil de su campaña y la promoción de imagen han sido más discretos. Aseveró que no ha aceptado donaciones y que maneja un fondo de $45,000.

"El alcalde Robaina tiene una ventaja grande'', observó Darío Moreno, analista político y director del Metropolitan Center, de la Universidad Internacional de la Florida. "Ahora la gran pregunta es si Robaina tendrá la suficiente fuerza para ayudar a los candidatos [de su entorno] que se postulan al Consejo''.

Por otra parte, Cárdenas rechazó la idea de que se instalen máquinas tragamonedas en la ciudad, al tiempo que defendió la idea de poner fin al crecimiento desmesurado de las urbes.

"Hay que pensar en ciudades gemelas, módulos racionales de 80,000 o 100,000 personas, no más'', dijo.

Sobre el tema del hipódromo de Hialeah, Cárdenas enfatizó que desearía convertirlo en un parque central, "un pulmón, un punto de referencia porque es nuestro santuario''.

Hialeah Park despegará nuevamente como hipódromo el 28 de noviembre con un permiso de carreras de un cuarto de milla. En sus terrenos se planea la construcción de áreas de recreación y entretenimiento, tiendas, restaurantes, juegos de póquer y máquinas tragamonedas en un futuro cercano.

Robaina aseguró que el hipódromo se abrirá en fases y que generará miles de trabajos para beneficio de la comunidad.

"Soy el presidente de una corporación que se llama Hialeah'', indicó Robaina. "Y como toda corporación necesito productos nuevos para tener ingresos nuevos''.

  Comentarios