Sur de la Florida

FPL gasta millones para tratar de cobrar más a clientes

TRABAJADORES DE la FPL laboran en Pembroke Pines a finales de marzo del 2008.
TRABAJADORES DE la FPL laboran en Pembroke Pines a finales de marzo del 2008. J. ALBERT DIAZ / The Miami Herald

Florida Power & Light se ha gastado casi $5 millones tratando de subirle el precio de la electricidad a usted.

Los gastos de la compañía de servicios básicos más grande del estado en su esfuerzo al respecto incluye alrededor de $173,000 en cenas de negocios, $266,000 en hospedaje, $622,000 en costos legales y $870,000 por pago de horas adicionales, según documentos presentados ante la Comisión de Servicios Públicos (PSC).

Son $1.3 millones más de lo que la compañía había planeado para el caso de los precios, que será aprobado por la PSC, cuando hizo en marzo la solicitud para el aumento de $1,300 millones.

Los clientes no tienen que pagar la cuenta entera de $5 millones. FPL está pidiendo a la PSC que decida que los clientes paguen $3.6 millones, mientras que el resto provendrá de las ganancias de los accionistas.

El proceso de audiencias ante los reguladores estatales, cuyo fin se había fijado para septiembre, se ha prolongado en tiempo adicional a medida que la PSC se ha visto envuelta en controversias sobre sus estrechos vínculos con FPL. El gobernador Charlie Crist, quien prometiera ‘‘hacer limpieza'' nombró a David Klement para que ocupara el cargo de Katrina McMurrian, quien renunció al mismo cuando el gobernador no la ratificó, por el resto de su término. Klement comenzará a trabajar de inmediato.

Pero, mientras FPL lucha por incrementar su precio de base en un 30 por ciento, al menos uno de los cuatro comisionados del panel dijo el jueves que la compañía no ha resuelto problemas esenciales de calidad en sus servicios.

El comisionado Nathan Skop citó el caso de Stephanie Nagel, de 62 años, vecina de Mirror Lake en el condado Broward, cuyo barrio sufrió serios daños a causa de huracanes en el 2005 y ha experimentado numerosos apagones y problemas temporales con el servicio durante años.

Ella asistió a la audiencia pública de FPL celebrada en mayo en Plantation para quejarse y, luego de que la compañía le aseguró que el tendido y los postes de su época serían reparados y se renovarían equipos, no se ha hecho nada. Ella llamó el miércoles a Skop para quejarse de nuevo.

"Eso no tiene disculpa'', dijo Nagel a The Herald/Times. "Ellos me prometieron que se ocuparían de esos problemas. Yo no he tenido noticias de ellos en tres semanas''.

Skop señaló un documento de 14 páginas de la FPL que detalla los esfuerzos de la compañía por conseguir clientes que hablen bien de sus servicios en dos audencias públicas celebradas en el condado Broward con antelación a las audiencias del caso ante la PSC, y se preguntó por qué FPL parecía prestar más atención a conseguir opiniones favorables que a ocuparse de sus clientes insatisfechos.

"¿No sería más constructivo resolver los problemas de la gente que buscar relaciones en la comunidad?", preguntó Skop a Marlene Santos, vicepresidenta de servicio al cliente de FPL. ‘‘Cuando veo esto me deja mudo. Es bochornoso''.

Santos dijo a los comisionados que ella recibió la aprobación del presidente de FPL para conseguir testimonios favorables para las audiencias porque "no cabe duda de que él quería conseguir la mayor cantidad posible de gente con comentarios favorables''.

Ella admitió que empleados de FPL llamaron a clientes que aceptaron hablar a su favor y les recordaron que llegaran temprano para poner sus nombres en la lista.

La comisionada Nancy Argenziano dijo recordar haber escuchado horas de testimonios positivos antes de que las personas con experiencias negativas pudieran hablar.

"Fue algo muy, pero que muy mal balanceado, y eso me hace pensar que ustedes estaban tratando de echar a un lado lo negativo'', dijo.

Mientras FPL trataba de controlar sus audiencias públicas, la longitud de los debates del caso les ha hecho pasarse de su presupuesto, lo cual incluye: $65,000 en cenas de negocios adicionales, $68,000 en hoteles y hospedaje, $1,000 en boletos de avión, $260,000 en gastos de horas adicionales y $357,000 en servicios legales adicionales.

"Eso fue alucinante'', dijo J.R. Kelly, el abogado al frente de la Oficina de Defensa Pública que representa a los clientes en el caso.

"De tres a $3.5 millones de dólares no es algo completamente fuera de lo normal, pero alcanzar los $5 millones es mucho dinero''.

Dos costos que la compañía no había tenido en cuenta cuando presentó el caso son $175,000 por una inspección independiente de sus archivos de vuelos luego que Skop pidió los documentos para determinar cómo FPL estaba usando sus aviones corporativos, y $7,000 en "libros, suscripciones, uso incrementado de los archivos Lexis Nexis''.

  Comentarios