Sur de la Florida

Distrito escolar de Broward construyó más de la cuenta

Durante años el Distrito Escolar de Broward construyó escuelas incluso después que la matrícula comenzó a bajar, sabiendo que el estado pronto cancelaría el programa de construcción escolar.

Ahora el distrito enfrenta el problema políticamente complicado de tener que reasignar a miles de alumnos a diferentes escuelas para equilibrar las escuelas con muchos alumnos con las de poca matrícula.

Cuando la Junta Escolar se reúna el martes, comenzará a desentrañar cómo el distrito acabó por construir tantas escuelas que el estado le ha ordenado que cancele todo nuevo proyecto.

En total, Broward tiene espacio para 32,000 alumnos más de los que hay en el condado. La mayoría de los estudiantes que no se han matriculado viven en la zona este del condado, mientras que varias escuelas en el suroeste siguen atestadas.

Los miembros de la Junta han comenzado a escuchar críticas a un cambio de demarcación proyectado este año para la escuela intermedia Pioneer, en Cooper City, con el que se trasladarán cientos de alumnos al este, en Hollywood,

La preocupación por el exceso de construcciones impulsó el arresto en septiembre de Beverly Gallagher, a quien se acusa de aceptar sobornos de $12,500 por parte de agentes encubiertos del FBI que se hacían pasar por contratistas.

Pero la cosa comienza a finales de los años 90, cuando Broward no podía construir escuelas con suficiente rapidez para sus prósperos vecindarios.

Con un crecimiento aparentemente infinito, el distrito justificaba fácilmente la construcción de nuevas escuelas, un proceso que los funcionarios estatales revisa cada cinco años. Un plan del 2001 pronosticaba más alumnos, y por lo tanto más escuelas, hasta el 2006.

Pero la matrícula empezó a decaer en el curso escolar 2005-2006, por primera vez desde los años 70. Y en vez de un nuevo estudio, el estado le concedió a Browar tres prórrogas de un año que permitieron al distrito seguir construyendo sobre la base de proyecciones de matrícula que rápidamente quedaban obsoletas.

Broward pidió las prórrogas en gran medida porque estaba en desacuerdo con las proyecciones del estado, que mostraba que el distrito tendría menos alumnos de lo que calculaba el distrito, dice el superintendente Jim Notter, quien añadió que las cifras del estado siguen siendo menores.

Los distritos pueden solicitar prórrogas, y muchas veces lo hacen, por motivos como necesitar más tiempo para revisar la información de matrícula o después de un huracán, dice Tom Inserra, administrador de Planeación de Escuelas del Departamento de Educación de la Florida, que concedió la última prórroga a Broward.

"Especialmente en los [distritos] más grandes, eso no es nada raro'', dijo.

Según la encuesta de 2009-2014 y con un presupuesto de construcción menor, los miembros de la Junta Escolar cancelaron planes de docenas de escuelas adicionales en agosto. Entre esos había proyectos aprobados por la Junta y en los que el distrito ya había empezado a invertir cuando recibieron los resultados preliminares del nuevo mapa en noviembre pasado.

Uno de esos proyectos, una adición de 24 aulas en la escuela intermedia Westglades, en Parkland, atrajo la atención de Dave Rhodes, director de Auditoría de Instalaciones del distrito.

La documentación muestra que Rhodes se negó a aprobar la continuación del proyecto porque se había aprobado sobre la base del cálculo anterior. Fue alguna otra persona. El nuevo mapa preliminar mostraba que Parkland no necesitaba más aulas.

"Es problemático que el Distrito siga añadiendo capacidad sin necesidades claramente documentadas'', escribió Rhodes en un mensaje electrónico el 27 de enero a Thomas Cooney, asesor jurídico del distrito. En el mensaje, Rhodes calcula que el distrito escolar gastó $300 millones en aulas nuevas desde el 2005.

  Comentarios