Sur de la Florida

Sorpresiva renuncia del jefe de la policía de Miami

El hombre fuerte de la Policía de Miami, John Timoney, se adelantó a los hechos y anunció que el 15 de enero abandonaría su puesto.

La decisión de Timoney fue dada a conocer a través de una carta al administrador de la Ciudad y coincidió con la juramentación al cargo del nuevo alcalde de Miami, Tomás Regalado, quien ya había dejado en claro que una de sus primeras decisiones en el municipio sería buscar un reemplazo en la dirección policial.

"En las próximas semanas nosotros estaremos trabajando con la nueva administración para ayudar en la transición'', indicó Timoney en su carta. "Estaré disponible a cualquier hora, día o noche, para ayudar en este asunto''.

Timoney, de 61 años, fue nombrado en el 2003 para recuperar el paso perdido de unas fuerzas policiales que estaban bajo intenso escrutinio público, frenar la ola delictiva e imponer un nuevo orden de acción entre sus agentes, 11 de los cuales estaban siendo investigados por actuar de mala fe y preparar falsas pruebas.

También Timoney aseguró en su carta que abandonaba el puesto con la satisfacción de haber revitalizado un departamento que ahora ha ganado respeto y prestigio.

"Durante mis siete años nosotros redujimos satisfactoriamente el delito en todas sus categorías, el número de policías involucrados en balaceras (una de las principales preocupaciones cuando llegué) y básicamente eliminamos por completo los tiroteos controversiales'', anotó Timoney. "Como resultado de las reformas internas, fuimos el primer departamento policial en la nación en obtener la aprobación completa de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia''.

Antes de las elecciones del 3 de noviembre, Timoney parecía estar dispuesto a pelear por su cargo hasta las últimas consecuencias y defender su perfil de un jefe que no estaba dispuesto a tolerar ningún acto de corrupción en sus filas.

Sin embargo, su presencia fue desgastándose por continuas peleas con el sindicato policial y la acusación de manejar un automóvil de lujo gratuitamente. El miércoles fue imposible contactar a Timoney.

El miércoles, Regalado pareció tomar el alejamiento de Timoney como un hecho que tenía que concretarse, más temprano que tarde.

"Es un tema que era parte de mi campaña'', precisó Regalado al término de la ceremonia de juramentación. "Dije que no me sentía cómodo con Timoney en la policía y que necesitamos una nueva dirección porque hay una moral muy baja en el departamento. Cosas que debían implementarse, Timoney no las hizo. Podrá ser muy respetado pero su estrategia no ha funcionado. El crimen está arriba''.

Las ordenanzas del ayuntamiento indican que el alcalde no puede despedir al jefe de policía. Pero el administrador de la Ciudad, Pete Hernández, sí puede despedirlo.

"Es una cuestión de expectativa. Había cierta brecha'', afirmó Hernández. "Ahora tengo que sentarme con la policía y los sindicatos de la ciudad para renegociar nuevos contratos''.

  Comentarios