Sur de la Florida

Miami-Dade se une a lucha contra el tráfico humano

Anuncios en paradas de autobuses en la ciudad de San Diego son parte de la campaña nacional contra el tráfico humano.
Anuncios en paradas de autobuses en la ciudad de San Diego son parte de la campaña nacional contra el tráfico humano.

Oculto a simple vista es el lema que ha comenzado a aparecer en autobuses locales del sur de la Florida como parte de una nueva campaña publicitaria nacional encaminada a obtener la ayuda del público en el rescate de víctimas del tráfico humano.

Percibido como una forma de esclavitud de la era moderna, el tráfico humano involucra habitualmente a mujeres jóvenes o niñas, que son forzadas a realizar labores de sirvientas, trabajadoras agrícolas o prostitutas. Las víctimas generalmente vienen de países pobres y son traídas de contrabando a Estados Unidos u otros países industrializados contra su voluntad.

Varios casos espeluznantes de tráfico humano han sido descubiertos en el sur de la Florida en años recientes. Los casos locales incluyeron a una peruana forzada a trabajar en Key Biscayne en condiciones insalubres, por largas horas y poco salario, y una joven de 14 años obligada a prostituirse por un hombre de Fort Lauderdale que operaba un servicio de acompañantes.

La Agencia de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) encabeza la campaña en Miami y otras 13 ciudades en un esfuerzo por conseguir la ayuda de la ciudadanía en la identificación de víctimas.

La iniciativa publicitaria incluye anuncios y vallas con un número para denunciar casos: 1-866-DHS-2-ICE o 1-866-347-2423.

Además de Miami, las otras áreas metropolitanas incluidas en la campaña son Atlanta, Boston, Dallas, Detroit, Los Angeles, Philadelphia, Newark, Nueva Orleans, Nueva York, St. Paul, San Antonio, San Francisco y Tampa.

En Miami-Dade, la campaña consiste en anuncios en 30 autobuses públicos. En otras ciudades, la iniciativa incluye anuncios en paradas de autobuses y vallas en las carreteras.

Un comunicado emitido recientemente por Nicole Navas, vocera de ICE en Miami, daba más detalles sobre la iniciativa.

"Afiches, vallas y anuncios en paradas de buses salieron a la luz pública el mes pasado con el lema Oculto a simple vista [Hidden in Plain Sight]'', según el comunicado. ‘‘El objetivo de la campaña es elevar el conocimiento público sobre la existencia del tráfico humano en comunidades de todo el país, y solicitar a las personas a tomar acción si se topan con posibles víctimas''.

El comunicado dijo que unas 800,000 personas -- incluidos hombres, mujeres y niños -- resultan ser víctimas del tráfico humano anualmente en todo el mundo. Estas víctimas, según ICE, son llevadas a trabajar contra su voluntad en labores sin o poca remuneración o forzados a la prostitución.

"ICE pide la asistencia del público y solicita que permanezcan alertas para así poder detectar e identificar a las víctimas de esta forma de esclavitud de la era moderna'', precisó el comunicado enviado por Navas. "Incluyen sirvientes domésticos, empleados en fábricas que explotan a los obreros, trabajadores del comercio del sexo, y recogedores de frutas, muchos de los cuales fueron seducidos con promesas falsas de prosperidad. Pero, en última instancia, fueron forzados a trabajar sin paga y no pudieron escapar de su situación''.

Anotó el comunicado que en el 2008, se creó la Fuerza de Tarea del sur de la Florida contra el Tráfico Humano, que cuenta con agentes de varias agencias como ICE, el Buró Federal de Investigaciones (FBI), los departamentos de policía de Miami-Dade y Homestead, el Departamento del Trabajo y la fiscalía federal.

El comunicado citó como ejemplo uno de los casos descubiertos por la unidad especial.

En noviembre del 2008, la Fuerza de Tarea abrió una investigación sobre un residente de Fort Lauderdale identificado como David Pierre, después de que agentes federales rescataran a una joven de 14 años que trabajaba para un servicio de acompañantes supuestamente operado por éste.

El 9 de junio, Pierre fue encausado por un gran jurado federal bajo cargos relacionados con el comercio sexual de menores de edad. El 22 de octubre, fue sentenciado a 120 meses de prisión seguido de cinco años de libertad supervisada.

  Comentarios