Sur de la Florida

Protesta masiva frente al nuevo estadio de los Marlins

A gritos de "¡Mentirosos, mentirosos, mentirosos!'' con megáfonos, y deteniendo el tráfico, cientos de trabajadores de la construcción protestaron en contra del nuevo estadio de béisbol de los Marlins en La Pequeña Habana el martes por la mañana, reclamando que se les han negado los empleos que les prometieron.

Los trabajadores –de sindicatos, compañías de construcción del área, y contratistas independientes– dijeron que estaban protestando porque los Marlins no han empleado a trabajadores locales para ayudar a edificar el nuevo parque.

"Se suponía que el estadio trajera empleos y mejorara nuestra economía, pero eso es una gran mentira", dijo Jesús Contreras, quiern añadió que se le negó el trabajo que solicitó.

De igual modo, entre los que participaron en la protesta estaba Raúl Casares, presidente de RC Aluminum, cuya licitación fue rechazada para otorgársela a una firma de Indiana, según dijo. "Hay algo oscuro y extraño en todo esto", agregó Casares.

A caballo, la policía de Miami trataba de controlar el caos en la demostración que tuvo lugar a lo largo de la calle 7 y la avenida 14 del noroeste.

Un representante de los Marlins respondió entregándole a la prensa hojas con información sobre la construcción, donde se afirmaba que no era cierto lo que la muchedumbre clamaba. Según los papeles que entregó el representante, los Marlins se habían excedido de los objetivos de la participación local en el proyecto.

Hasta el 31 de octubre, el 59% de los trabajadores y empresas eran de Miami-Dade, dice el documento que entregó el representante de los Marlins. Igualmente, dice que el 94 por ciento de la fuerza laboral vive en la Florida, de la cual el 61% vive en el Condado Miami-Dade, y el 22 por ciento en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios