Sur de la Florida

Condenan a implicados en célula terrorista de Miami

Un día después de que dos sujetos descritos como soldados, en una confabulación terrorista para destruir el edificio Sears Tower de Chicago y bombardear oficinas del FBI, fueran condenados a menos de 10 años en prisión, otros dos hombres recibieron sentencias similares en una corte federal de Miami.

La jueza federal de distrito Joan Leonard, en audiencias el miércoles y el jueves, dijo que los cuatro eran seguidores que participaron mucho menos que el jefe, Narseal Batiste, en discusiones de posibles ataques terroristas. Las conversaciones fueron grabadas por el FBI usando a un informante que se hizo pasar por operativo de Al Qaida.

La confabulación nunca fue más allá de discusiones, lo que llevó a los abogados defensores y a algunos expertos en terorismo a describir el caso como "inflado'' desde el arresto de los ‘‘Liberty City Heaven'' en junio del 2006. Aparentemente, Lenard compartía esa opinión, por lo menos en relación con los cuatro que han sido sentenciados hasta ahora.

"Según yo veo este caso, esos jóvenes buscaban algo. No sé, tal vez haya sido su ingenuidad o su juventud lo que los hizo caer bajo la influencia de un hombre con necesidad de controlar; y se convirtieron en seguidores suyos'', dijo Lenard.

Los fiscales pedían entre 30 y 50 años de cárcel por cada uno de los individuos, con Batiste enfrentando un máximo de 70 años cuando lo sentencien este viernes. En mayo, en el tercer juicio del caso luego de dos procesos nulos, dos de los acusados quedaron absueltos.

Lenard sentenció al autodescrito como "Soldado número uno," Patrick Abraham, de 30 años, a aproximadamente 9 años el jueves; Stanley Phanor, de 34 años, recibió ocho años.

El miércoles, Lenart sentenció a Burson Augustin, de 24 años, a seis años de cárcel, y a su hermano Rothschild Augustine, de 26, a siete años.

Lenard dijo que un agravante del terrorismo que se pude aplicar en cada uno de los casos habría de resultar en una sentencia exageradamente fuerte, de modo que ella optó por moderación,

Abraham, nativo de Haití que ha estado preso desde el 2006, pidió excusas por lo que ocurrió, pero insistió en que nunca quiso ser terrorista.

"No soy enemigo de nadie'', dijo, "No soy enemigo del gobierno''.

  Comentarios