Sur de la Florida

Un gran cierre para Art Basel

Un hombre observa una escultura de mármol de Marc Quinn hoy, jueves 3 de diciembre de 2009, durante el primer día de Art Basel Miami Beach, en el Centro de Convenciones de Miami Beach, Florida (EEUU). La feria más prestigiosa de arte moderno y contemporáneo del hemisferio cumplió su octava edición en un excelente estado de salud y con fe en que los coleccionistas y marchantes se disputen las obras exhibidas. El evento se realizará hasta el próximo domingo. EFE/Gastón de Cárdenas
Un hombre observa una escultura de mármol de Marc Quinn hoy, jueves 3 de diciembre de 2009, durante el primer día de Art Basel Miami Beach, en el Centro de Convenciones de Miami Beach, Florida (EEUU). La feria más prestigiosa de arte moderno y contemporáneo del hemisferio cumplió su octava edición en un excelente estado de salud y con fe en que los coleccionistas y marchantes se disputen las obras exhibidas. El evento se realizará hasta el próximo domingo. EFE/Gastón de Cárdenas

La famosa roquera punk Patti Smith, que está en el Hotel Standard para una de las muchas fiestas relacionadas con Art Basel Miami Beach, que concluye hoy, se tomó el tiempo para charlar con un trío de extraños sobre sus piezas favoritas en el centro de convenciones: una pequeña foto de Man Ray y dos pinturas grandes de Yves Klein.

La supermodelo Naomi Campbell, también en la celebración del Standard el viernes por la noche para celebrar el lanzamiento de un libro del fotógrafo Bruce Weber, se tomó tiempo para mostrarse bien grosera con un par de personajes locales que cuestionaron su afecto por Fidel Castro.

Tiempo y latitud son las cosas que distinguen la octava edición de una feria de arte que con el tiempo se ha visto invadida por personas que veían la compra de objetos de arte simplemente como otra forma de consumo, y los fiesteros, que vinieron en avión simplemente para hacer ver que a ellos no se pierden nada.

Un buen detalle sobre la recesión mundial es que parece haberle renovado el rigor a la exposición. Las multitudes han sido visiblemente menores este año, pero los galeristas que están exhibiendo en todas partes desde Basel hasta Scope, Art Miami, NADA y Pulse están reportando buenas ventas y sonriendo bastante más que el año pasado, cuando la economía se fue de bruces exactamente antes que la feria se inaugurara.

"Este año Basel es para la gente que de veras está interesada en el arte, no la gente superficial. Hay menos adorno y más sustancia'', afirmó Micky Wolfson muy contento. Wolfson es el fundador del Museo Wolfsonian de Miami y estaba en el Museo Bass para la inauguración de una muestra con obras de la aclamada Colección Jumex, de México.

La exhibición fue uno de los éxitos de la semana Basel y no hubo nadie más entusiasmado que Dzine, el artista de Chicago que tomó una parte de la planta baja del Bass para presentar sus artefactos urbanos. Su mesa giratoria con incrustaciones de cristal Swaroski, que es lo primero que se ve al entrar al Bass, se vendió por $75,000 antes que la exhibición abriera.

"Esta vez se siente la energía. Todas las galerías están presentando sus mejores obras'', afirmó Dzine, también conocido como Carlos Rolon.

Había algo distinto en el aire desde el momento que Art Basel empezó con una fiesta en la divertida pista del Hotel Mondrian, con el sol poniéndose en etapas de color sobre el chispeante perfil miamense, que ahora tiene más rascacielos elegantes que nunca, aunque estén vacíos.

"Miami está bella este año, es increíble. Deberías estar aquí para verlo'', le decía un coleccionista alemán vestido de gris y con gruesas gafas de sol a su esposa por un teléfono móvil.

El público extranjero de Art Basel antes utilizaba adjetivos como "superficial'' e ‘‘inmaduro'' cuando venían a Miami. Pero mucho ha cambiado desde que esta feria de arte contemporáneo, la mayor y más prestigiosa del mundo, se arraigó aquí en el 2002.

No cabe duda que Miami ha cambiado. La recesión podrá haber pasado por alto pocos rincones del sur de la Florida, pero la semana pasada dondequiera que las muchedumbres ser reunieron, desde South Beach hasta el centro de Miami, la ciudad brillaba con edificios nuevos, galerías y restaurantes y tiendas de nombre, como la recién inaugurada boutique Christian Louboutin, en el Design District.

Pero ninguna estructura ha sido más reveladora que el Contemporary Art Space de De la Cruz Collection, un sofisticado museo de tres pisos para la colección de primera clase de Carlos y Rosa de la Cruz, que abrió en el Design District esta semana.

El arquitecto miamiense Chad Oppenheim abrió su casa de Sunset Island a media semana para una fiesta de personajes vinculados con Art Asia. The Ear (La Oreja) una película del creador chino Yi Zhou con el cantante de rap y pop Pharrell Williams, se proyectaba en una pared trasera.

"[El urbanista] Tony Goldman indicó que en una ciudad hay que completar una sonrisa'', comentó Oppenheim. "En Miami se acaban de completar varios proyectos y nosotros estamos llenando los vacíos''.

  Comentarios