Mientras los jóvenes se apiñaban llenos de miedo dentro de los armarios y las aulas cerradas, podían enviar mensajes de texto a familiares y seres queridos.
Mientras los jóvenes se apiñaban llenos de miedo dentro de los armarios y las aulas cerradas, podían enviar mensajes de texto a familiares y seres queridos. AL DIAZ adiaz@miamiherald.com
Mientras los jóvenes se apiñaban llenos de miedo dentro de los armarios y las aulas cerradas, podían enviar mensajes de texto a familiares y seres queridos. AL DIAZ adiaz@miamiherald.com