Sur de la Florida

Aumenta admisión de minorías en las universidades públicas

Cientos de miles de personas marcharon a Tallahassee, en el 2000, para protestar contra el el plan One Florida. El reverendo Jessie Jackson ofreció un emotivo discurso en pro de la acción afirmativa.
Cientos de miles de personas marcharon a Tallahassee, en el 2000, para protestar contra el el plan One Florida. El reverendo Jessie Jackson ofreció un emotivo discurso en pro de la acción afirmativa. The Miami Herald

Una década después que el gobernador Jeb Bush anunció su controversial plan de eliminar la admisión universitaria sobre la base de la raza, el número de alumnos de minorías en todo el estado ha aumentado, según una revisión de las cifras de matrícula por parte del The Miami Herald/St. Petersburg Times.

"Ciertamente contradice a los que pronosticaron el Armagedón durante esos años'', dijo el canciller universitario Frank Brogan, quien era vicegobernador de Jeb Bush cuando lanzó One Florida, un plan que provocó marchas de protestas ante el Capitolio y en todo el estado.

La mayor diversidad en las 11 universidades públicas de la Florida ha sido impulsada fundamentalmente por los hispanos --que ha aumentado de 13.8 a 18 por ciento-- lo que refleja en parte los cambios demográficos en el estado.

La matrícula de alumnos negros ofrece un panorama no definido: una baja a nivel estatal, de 14 13.6 por ciento, con aumentos en algunas universidades y reducciones en otras.

Por ejemplo, en la Universidad del Sur de la Florida (USF) en Tampa aumentó de 9.2 a 11.5 por ciento, mientras que en la Universidad del Internacional de la Florida bajó de 14.6 a 12.4 por ciento.

"No tengo una opinión definida sobre si eso ha tenido un impacto negativo sobre la diversidad, dijo Bob Spatig, director de admisión de USF, refiriéndose a la eliminación de la admisión sobre la base de la raza. "Ciertamente no ha tenido [un impacto negativo] sobre la población hispana, pero creo que de alguna forma estamos haciendo todo lo posible para que no afecte las cifras de afroamericanos''.

Sin embargo, los funcionarios de admisión universitaria concuerdan en que One Florida ha mejorado su atención a la diversidad y medios alternativos para atraer a minorías. Ahora toman en cuenta factores como la geografía, el historial universitario de la familia y factores socioeconómicos.

Por ejemplo, tratan de atraer a estudiantes de primera generación con becas y tienen lazos más estrechos con escuelas en áreas urbanas de bajos ingresos.

"Creo que en su mayoría las universidades se han puesto a tono con la situación'', dijo John Barnhill, director de admisión de la Universidad Estatal de Florida en Tallahassee.

Jamel Langley pudiera haber asistido a Florida A&M, la universidad históricamente afroamericana donde su padre fue profesor. Pero Langley, que es negro, decidió asistir a la Universidad de la Florida.

"Sabía que no habría tantos alumnos de minoría en UF, pero cuando camino por el recinto veo gente que nunca he visto antes'', dijo Langley. "La universidad es la oportunidad para ver el mundo desde diferentes puntos de vista''.

Jeb Bush anunció los cambios en noviembre de 1999.

One Florida provocó una ola de oposición. Dos de los críticos más vehementes de One Florida, los legisladores Kendrick Meek y Tony Hill, realizaron una protesta de 25 horas hasta que Bush aceptó reducir el ritmo de la implementación de los cambios. Una semana después, mil estudiantes marcharon ante el Capitolio como protesta por One Florida.

Bush y cuatro alumnos de Florida A&M se reunieron y presentaron esta solución: la raza no se contemplaría como factor de admisión, pero los efectos sobre la diversidad se revisarían de manera regular.

"El sistema de la Florida está lejos de ser perfecto, pero un debate más amplio sobre eliminar obstáculos y crear un mayor acceso fue posible como resultado de la opinión pública'', dijo Meek, ahora representante federal demócrata por Miami, en una declaración esta semana.

"Siempre es bueno que las ideas de uno se validen'', dijo Jeb Bush durante una entrevista reciente sobre el aumento en la matrícula de alumnos de minorías. "Pero lo importante es que alumnos de todo tipo tienen una oportunidad''.

En los años transcurridos desde que One Florida entró en vigor, las universidades han supervisado cuidadosamente las cifras de minorías en sus aulas. Algunas muestran aumentos considerables, resultado de diferentes iniciativas de reclutamiento y realidades geográficas.

En FIU la matrícula de hispanos creció de 50.9 a casi 60 por ciento, algo que no sorprende dada la enorme población hispana del sur de la Florida. Igualmente, la matrícula de hispanos en USF aumentó de 8.8 a 12.6 por ciento. "One Florida nos permitió seguir tratando de atraer a ciertos grupos de alumnos'', dijo Spatig.

"Lo que está restringido es el uso de la raza en las decisiones de admisión. Pero podemos tener un programa de reclutamiento dirigido a los afroamericanos'', explicó.

Así que USF recluta en algunas secundarias rurales donde la mayoría de los alumnos son blancos y son los primeros de su familia en estudiar en la universidad. Pero también atraen alumnos de más de 100 secundarias donde la mayoría de los alumnos son hispanos, negros y de bajos ingresos.

Spatig y su equipo buscan alumnos de escuelas con calificación de D y F que superan a sus compañeros de aula en los exámenes y actividades extracurriculares.

Unos 750 alumnos se benefician de tres programas de USF que ofrecen asesoría académica avanzada para estudiantes de primera genneración, que en su mayoría son de minorías.

Juan Soltero, de Puerto Rico, es el primer presidente estudiantil hispano de USF. Su vicepresidente es de Brasil.

"Estamos muy orgullosos de eso'', dijo Soltero, de 21 años y cuya familia vive en Brandon. "La biblioteca, el sindicato estudiantil son lugares donde se ve la diversidad''.

El "mayor reto'' sigue siendo el reclutamiento de alumnos negros, particularmente hombres, dijo Barnhill, de FSU.

La universidad tiene uno de los mayores índices de graduación de alumnos negros del país, y mucho antes de One Florida era un líder en el reclutamiento de estudiantes de minorías. Pero la eliminación de la raza como factor de admisión no facilitó las cosas. La matrícula de estudiantes negros de FSU bajó durante la última década.

"También están los alumnos que están listos para la universidad, pero para ellos la competencia es enorme'', explicó Barnhill.

Hill dijo que los cambios en la Florida facilitaron a las grandes universidades del norte atraer a los estudiantes de minoría más brillantes con estudios gratis.

"No podemos usar la raza en el reclutamiento, pero Princeton y Harvard sí pueden'', dijo Hill, demócrata por Jacksonville. "Así que en vez de salir a buscar los mejores en las secundarias de minorías, necesitamos asegurar que todos los alumnos estén listos para la universidad''.

Algunas autoridades universitarias se preguntan cómo estarían las instituciones si el reclutamiento sobre la base de la raza estuviera en vigor todavía.

"Hemos trabajado duro para mejorar la diversidad y hemos hecho una buena labor en mantenernos a flote'', dijo Joe Glover, preboste de UF.

"Pero uno también puede preguntarse si no hubiéramos mejorado más sin esta norma. No podemos saberlo, pero la verdad es que no estamos satisfechos y tenemos que seguir tratando de mejorar''.

La Universidad Florida Atlantic tuvo un fuerte aumento en la matrícula de hispanos y negros.

Brogan, quien fue presidente de FAU durante más de seis años antes de tomar el cargo de canciller en septiembre, dice que eso refleja los esfuerzos por establecer relaciones con los estudiantes desde la escuela intermedia, así como cursos de verano y asistencia financiera.

"La matrícula de minorías no es algo que puede hacerse de vez en cuando'', dijo Brogan. "Es necesario prestarle una atención constante y cuidadosa''.

Para Jeb Bush, la próxima medida del éxito de la educación superior en la Florida debe evidenciarse en el número de togas y birretes que se entregan a las minorías.

"Matricularse es genial, pero eso no tiene un impacto tan sustancial como graduarse'', dijo Bush.

Shannon Colavecchio puede ser contactada en scolavecchio@sptimes.com

  Comentarios