Sur de la Florida

Redada contra fraude al Medicare

YUDEL CAYRO fue arrestado el martes en su casa de la Pequeña Habana.
YUDEL CAYRO fue arrestado el martes en su casa de la Pequeña Habana.

Agentes federales lanzaron el martes un gran operativo contra el fraude al Medicare en Miami, Detroit y Nueva York, arrestando a un médico del sur de la Florida, junto a 29 enfermeros y operadores de servicios de salud bajo cargos de presentar facturas falsas por más de $61 millones.

Entre los detenidos en el sur de la Florida está el doctor Fred E. Dweck, residente de Hollywood, director de Courtesy Medical Group, una clínica de Miami.

Dweck, de 74 años, fue detenido en su casa por agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), y acusado de aceptar sobornos por escribir recetas para unos 1,300 pacientes en Courtesy y otras clínicas locales. A los pacientes no les hacían falta las medicinas recetadas, la terapia física y otros costosos servicios cuyas facturas fueron cobradas al Medicare, según un encausamiento federal.

La cuenta al Medicare de Courtesy y otras clínicas alcanzó casi $41 millones entre el 2006 y el 2009. El gobierno pagó cerca de $24 millones.

De igual modo fueron arrestados los dueños de Courtesy Medical Group, Yudel Cayro y Arturo Fonseca, residentes de Miami-Dade. Agentes del FBI y del HHS allanaron su clínica, ubicada en el 1918 SW 57th Avenue, llevándose consigo archivos y computadoras, dijeron las autoridades.

Los arrestos culminaron un operativo federal para acabar con el método de fraude más reciente en el sur de la Florida: enviar al Medicare falsas reclamaciones de pago por cuidados en el hogar de diabéticos que no padecen la enfermedad. Los fraudes anteriores en la región, considerada como la capital nacional del fraude al Medicare, estuvieron dominados por reclamaciones falsas por equipos médicos y servicios a portadores del VIH.

La semana pasada, la oficina del Inspector General de la HHS emitió un informe de alarma que concluyó que el Medicare les pagó $520 millones a agencias del cuidado de la salud de Miami-Dade en el 2008 para el tratamiento de pacientes diabéticos, más de lo que la agencia gastó en el resto del país en su conjunto.

Funcionarios del Departamento de Justicia se sumaron el martes a la secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, en una conferencia de prensa en Nueva York para destacar las cinco nuevas causas criminales de Miami, Nueva York y Detroit. De igual modo, anunciaron la expansión de una fuerza especial contra el fraude al Medicare a Tampa, Brooklyn y Baton Rouge. El operativo existe en la actualidad en Miami, Los Angeles, Houston y Detroit.

Desde el 2007, los fiscales de la fuerza especial han presentado cargos judiciales contra más de 460 acusados que cobraron más de $1,000 millones en facturas fraudulentas al Medicare en Miami y otras ciudades.

Las autoridades señalaron que los fraudes de Miami se están extendiendo hacia el norte. Los dos casos de Detroit tienen que ver con facturas falsas por terapia física y ocupacional así como pruebas de diagnósticos. El caso de Nueva York gira en torno a reclamaciones falsas por equipos médicos y pruebas de diagnósticos.

"Sin embargo, sin importar qué tipo de fraude al Medicare se ha cometido ni dónde, hay un denominador común: la avaricia'', dijo en la conferencia de prensa Lanny Breuer, asistente del fiscal general de la división criminal del Departamento de Justicia. ‘‘Estas personas le roban al Medicare dinero valioso al enviar facturas por servicios que no se recibieron o no se necesitaban''.

Dweck, así como Cayro y Fonseca, se encontraban entre los 15 encausados por un jurado de instrucción federal de Miami. Fueron acusados de conspiración para cometer fraude al cuidado de la salud.

También fueron encausados los enfermeros Isis Torres, Francisco Portillo, Armando Sánchez, Sheillah Rotta, Teresita Leal y Silvio Ruiz, así como los asistentes de enfermería Lissbet Díaz y Marlenys Fernández, el enfermero con licencia práctica Alain Fernández, los reclutadores de pacientes Eduardo Romero y Antonio Ochoa, y el paciente del Medicare William Madrigal.

De acuerdo con el encausamiento, los seis enfermeros falsificaron hojas clínicas al describir síntomas que no existían para proporcionar servicios de cuidado de la salud en las casas que no eran necesarios.

Madrigal fue implicado como un paciente que recibió sobornos a cambio de dejar que los dueños de clínicas utilizaran su número de Medicare para enviar facturas falsas.

Por otra parte, las autoridades dijeron que a Dweck se le pagaron $100 por cada receta y turno referido a una agencia del cuidado de la salud, y a los pacientes entre $700 y $1,500 en sobornos mensuales por dar sus números del Medicare. Los propietarios de clínicas también sobornaron a los pacientes dándoles alimentos, ayuda en la casa, y hasta televisores de pantalla plana, dijeron las autoridades.

En un encausamiento separado que se dio a conocer el martes, tres personas de Miami-Dade y una de Broward fueron acusadas en conexión con un fraude de $5.8 millones al Medicare en una clínica para portadores del VIH entre el 2004 y el 2008.

Los cuatro fueron acusados de conspiración para cometer fraude al Medicare a través de Tendercare Medical Center, una presunta clínica en Miami. Los acusados son los operadores de la clínica, David Marrero y María Volero Marrero, junto con los reclutadores de pacientes Keith Ernest Humes y Lawrence Edward Humes.

  Comentarios