Sur de la Florida

Inocente después de 35 años en prisión

JAMES BAIN es libre y su sonrisa es más que elocuente, a pesar de los años que pasó en la cárcel.
JAMES BAIN es libre y su sonrisa es más que elocuente, a pesar de los años que pasó en la cárcel.

James Bain usó el jueves un teléfono celular por primera vez en su vida, para llamar a su madre anciana y decirle que lo habían puesto en libertad después de 35 años transcurridos tras las rejas debido a un crimen que no cometió.

Los teléfonos celulares no existían en 1974, el año en que fue sentenciado a cadena perpetua por secuestrar a un niño de 9 años y violarlo en un campo vecino.

Tampoco existían las sofisticadas pruebas de ADN que usaron recientemente las autoridades para descubrir que él no pudo haber sido el violador.

"No hay nada que pueda reemplazar los años que Jamie ha perdido'' dijo Seth Miller, abogado del Florida Innocence Project (Proyecto para la Inocencia en la Florida), quien ayudó a Bain a recobrar la libertad.

Bain pasó más tiempo en la cárcel que ninguno de los otros 246 presos exonerados anteriormente en todo el país gracias a evidencia de ADN. El que más tiempo había cumplido antes que él fue James Lee Woodard of Dallas, quien fue puesto en libertad el año pasado tras 27 años de prisión por un asesinato que no había cometido.

Al salir el jueves del juzgado del Condado Polk, con una camiseta negra que decía ‘‘inocente'', Bain habló de su profunda fe religiosa y dijo que no abrigaba resentimiento.

"No, no estoy resentido'', dijo. "Porque tengo a Dios''.

Bain, de 54 años, dijo que está impaciente por comer pavo frito y beber Dr Pepper. Afirmó además que tenía la esperanza de continuar estudiando.

Amigos y familiares lo rodeaban al dejar la Corte luego de que el juez James Yancey ordenó su libertad. Su madre, de 77 años, quien está débil de salud, prefirió esperarlo en casa. Con una amplia sonrisa, Bain, dijo que está impaciente por pasar tiempo con ella y con toda su familia.

Poco antes, el juzgado estalló en aplausos luego de que Yancey dictarasentencia.

"Señor Bain, estoy firmando la orden'', dijo Yancey. "Usted es un hombre libre. Felicidades''.

Los abogados del Innocence Project of Florida se involucraron en el caso de Bain meses atrás, luego de que él presentara varias peticiones pidiendo pruebas de ADN. Todas habían sido rechazadas.

Finalmente, un juez ordenó las pruebas, y los resultados llegaron la semana pasada de un respetado laboratorio privado en Cincinnati.

El fue identificado visualmente por la víctima, aunque las pruebas disponibles en esa época no pudieron vincularlo al crimen.

El niño escogió a Bain de un grupo de fotografías, aunque persisten dudas sobre si los detectives lo influenciaron.

Bain tenía 19 años cuando lo sentenciaron.

Ed Threadgill, el fiscal original del caso, dijo que no se acordaba de todos los detalles, pero que en aquel momento todo parecía indicar que él era culpable. "Ojalá hubiéramos tenido ese tipo de evidencia en esa época cuando yo era fiscal. Estoy muy contento de que el hombre haya sido puesto en libertad'', dijo Threadgill, quien tiene ahora 77 años y es ahora un juez de apelaciones retirado. "El sistema entero está concebido para impedir que eso pase. Y fracasó''.

Eric Ferrero, portavoz del Innocence Project, dijo que se podía sacar un perfil de ADN de evidencia que tiene décadas si se ha preservado adecuadamente. Eso significa que haya estado sellada en una bolsa y guardada en un lugar con control de clima, que es como se guarda en estos momentos la mayoría de la evidencia. El proyecto enfrenta un problema mayor en el caso de que la evidencia se haya perdido o destruido que con obtener perfiles de ADN usables de pruebas existentes, afirmó.

La Florida aprobó el año pasado una ley que concede a ex presos inocentes $50,000 por cada año que pasaron en la cárcel. Eso significa que Bain tiene derecho a $1.75 millones.

  Comentarios