Sur de la Florida

Fuertes aguaceros causan destrozos en el sur de la Florida

Debido a las lluvias que azotaron varios puntos del sur de la Florida durante la noche del jueves y el viernes, Miguel Pinto no solo tardó una hora más en llegar a su oficina en North Miami Beach. También debió llamar a un servicio de grúa para que remolque su automóvil que acabó descompuesto por las inundaciones.

"Ha sido una pesadilla'', dijo Pinto. El hombre no fue el único que la pasó mal.

Una racha de lluvias y vientos constantes de hasta 50 millas por hora vinculados a un sistema de baja presión que tomó depresvenidos a buena parte de la ciudadanía, castigaron sin descanso zonas densamente pobladas del casco urbano. Las alertas se concentraron al este de Broward y el noroeste de Miami-Dade, principalmente, donde se registraron unas 14 pulgadas de lluvia.

La inestabilidad meteorológica no quedó allí. En Homestead provocó un tornado a unas 4 millas hacia el este de esta ciudad, así como la interrupción del suministro eléctrico que afectó a unos 3,800 clientes de la compañía Florida Power & Light (FPL), según informó el portavoz de la empresa, Mayco Villafana.

"Todo este mal tiempo ha hecho que movilicemos cuadrillas de trabajadores en la calle para restaurar el servicio eléctrico progresivamente. Lo que ha sucedido es que mientras se recrudece el mal tiempo, tienes personas a las que se les restaura el servicio y otros que lo pierden'', anotó Villafana.

Hacia el oeste del estado floridano, la situación era bastante más tranquila en comparación a otros puntos con tendencia a sufrir inundaciones, como hacia el este de la carretera U.S. 441 y ciertas partes de Aventura, donde medio centenar de vehículos debieron ser sacados en grúas por las precitaciones.

Asimismo desde la tarde del viernes pobladores Fort Lauderdale caminaban en calles enteramente anegadas, al tiempo que un equipo de bomberos entraba en botes a un parque de casas móviles en Pembroke Pines que colapsó por el nivel de las aguas.

"Creo que hemos tenido algunas sorpresas con este sistema de baja presión. Este es un primer bocado de alteraciones relacionadas con el fenómeno de El Niño'', dijo Rust Pfost, un experto del Servicio Nacional de Meteorología. "La cantidad de agua que ha caído en las últimas horas ha sido realmente intensa'', agregó.

Los caprichos de este fenómeno meteorológico se caracterizan por una oscilación de las temperaturas de superficie del Pacífico tropical.

Los meteorólogos pronosticaron que los avisos de mal tiempo concluirán el fin de semana cuando se aproxime un frente que hará bajar las temperaturas, sin embargo, los destrozos que causaron los aguaceros en zonas como Hallandale Beach, donde se registraron 13 pulgadas de lluvia, continuarán por varios días.

Entretanto la severidad de las tormentas puso en alerta a equipos de rescatistas en los condados de Miami-Dade y Broward, que en las últimas 48 horas recibieron decenas de llamadas de choferes varados por el nivel de las aguas y sin poder abrir las puertas de sus vehículos.

"Desde anoche (jueves) hemos tenido una mini-emergencia'', sostuvo Ignatius Carroll, el portavoz del Departamento de Bomberos de la Ciudad de Miami que monitoreó la situación para asegurar la prestación de servicios a la comunidad.

Carroll aconsejó a los pobladores que sean cautelosos y se mantengan en alerta cuando las posibilidades de lluvia amenazan con convertirse en tormentas y peligros de tornados.

"En esta parte de la ciudad no se presentaron mayores problemas con casas inundadas; la preocupación ha sido a raíz de los congestionamientos de vehículos en calles y puentes'', añadió.

Autoridades del Departamento de Emergencias del Condado Miami-Dade detallaron que la racha de precipitaciones afectó áreas al norte de Biscayne Boulevard y causó algunos estragos en la fluidez del tránsito en los alrededores del American Airlines Arena.

Los aguaceros también provocaron inundaciones en Brickell y embotellamientos en vecindarios aledaños de la Pequeña Habana donde el sistema de alcantarillado no resistió la acumulación de aguaceros violentos.

"Hemos pedido mucha precaución a la gente, ya que tuvimos numerosas llamadas de carros que se quedaron atascados debido a la inundaciones que habían'', precisó la oficial Kenia Reyes, del Departamento de Policía de Miami.

"Felizmente no tuvimos ninguna otra emergencia'', acotó.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios